Latinoamérica Hoy

Al cumplirse un mes de su destitución, Lugo se resiste a las medidas de Franco

El expresidente paraguayo Fernando Lugo ratificó ayer al cumplirse un mes de su destitución que resistirá al “golpe de Estado”, en momentos en que el Gobierno de su sucesor, Federico Franco, sufre otro revés en instancias del Mercosur.

“No vamos a retroceder en este momento en nuestra lucha pacífica para que vuelva la democracia y se anule la parodia del juicio político del 21 y 22 de junio pasados”, aseveró Lugo en un mensaje leído ante los medios de prensa.

El exmandatario habló en esos términos después de que el Tribunal Permanente de Revisión (TPR) del Mercosur declarara “inadmisible” el procedimiento de urgencia demandado por el nuevo Gobierno para revertir la suspensión temporal de Paraguay y la incorporación plena de Venezuela al bloque regional.

Lugo calificó como un “golpe de Estado” perpetrado por la “oligarquía económica y política” el juicio por mal desempeño en sus funciones al que lo sometió el Legislativo y que devino en su separación del cargo, el 22 de junio último.

Durante la lectura del mensaje en el “Frente Guasú Róga”, la nueva sede de la plataforma que lo apoya, explicó que se había reunido hoy con dirigentes de los 17 departamentos (provincias) del país para articular la “resistencia de lucha hasta la conquista de la genuina y verdadera democracia”.

El “juicio político” tuvo como detonante la muerte de 17 policías y campesinos en un tiroteo durante un desalojo de “sin tierras” en una hacienda de Curuguaty (nordeste) cuya propiedad se disputan el Estado y el político y empresario Blas N. Riquelme.

Lugo manifestó que esa situación “fue vilmente manipulada para justificar la maniobra antidemocrática de los parlamentarios golpistas” y que el Gobierno de Franco “sospechosamente ha dado muestras de que no tiene ningún interés” en dilucidar lo ocurrido.

Resaltó que tampoco se debe confundir “el pacifismo” de sus seguidores “con tolerancia a las violaciones a la democracia”.

La crisis generada con la destitución de Lugo motivó el 29 de junio pasado la suspensión temporal de Paraguay en el Mercosur y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), bloques que sostienen que se produjo un “quiebre democrático” en el país.

Con respecto a la nueva resolución adoptada por el Tribunal del Mercosur, el Gobierno de Franco calificó ayer de “inaceptable” el fallo y acusó a la corte de configurar “una situación de denegación de Justicia” al aceptar su competencia para tratar la cuestión de fondo planteada en la demanda de Paraguay, “pero derivar la solución” a “un procedimiento de cumplimiento imposible”.

La crisis paraguaya motivó las recientes visitas de delegaciones de la Organización de Estados Americanos y del Parlamento Europeo, que previsiblemente mandarán misiones de observación al país durante la campaña para las elecciones de abril de 2013.

Foto: El destituido presidente paraguayo, Fernando Lugo, su asesor y exsecretario de Acción Social, Hugo Richer (i), y el exministro de relaciones exteriores, Jorge Lara (d), asisten a una conferencia de prensa en Asunción (Paraguay). EF

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »