Mundo

Al menos 16 muertos en un ataque contra tres hoteles de Costa de Marfil

13 de marzo de 2016 – EFE.

El presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara, ha confirmado la muerte de 14 civiles y dos militares en el atentado perpetrado este domingo contra varios complejos hoteleros en la ciudad de Grand Bassam.

Uno de los heridos es trasladado en un coche de la Policía. Reuters.

Uno de los heridos es trasladado en un coche de la Policía. Reuters.

Anteriormente, el ministro del Interior, Hamed Bakayoko, había informado de la muerte de seis supuestos terroristas tras el ataque. “Tres hoteles en la ciudad de Grand Bassam han sido atacados este domingo por un grupo de hombres armados. Las fuerzas de seguridad han intervenido de manera inmediata y han matado a seis terroristas. La operación sigue en marcha”, ha declarado a la televisión nacional del país.

El ataque ha sido perpetrado por un mínimo de cuatro hombres armados con fusiles de asalto Kalashnikov en un complejo turístico frecuentado por occidentales en la localidad marfileña de Grand Bassam –sur del país–, según testigos de la agencia de noticias Reuters.

Los asaltantes se dieron posteriormente a la fuga dejando atrás granadas de mano y un par de cargadores, de acuerdo con las mismas fuentes.

El incidente parece seguir el patrón de otros ataques islamistas como los ocurridos hace dos meses en un hotel y una cafetería de Uagadugú, la capital de Burkina Faso, y que se cobraron las vidas de decenas de personas.

El ataque, ocurrido a media tarde, tenía como objetivo el bar del hotel Étoile du Sud, situado en primera línea de playa de Grand Bassam, una zona turística muy popular entre los marfileños y los extranjeros que viven en Costa de Marfil.

Según las primeras informaciones, al menos seis atacantes armados con fusiles kalashnikov y granadas comenzaron a disparar indiscriminadamente contra la gente que estaba en el bar y algunos testigos aseguraron a la prensa local que gritaban “Allahu akbar” (Alá es grande), por lo que se trataría de yihadistas.

Sin embargo, ninguno de los grupos terroristas que operan en África Occidental, entre ellos Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), han reivindicado el ataque, por lo que por el momento es pronto para sacar conclusiones.

Unidades de las fuerzas especiales del Ejército marfileño y tropas francesas destacadas en este país africano se desplazaron hasta Grand Bassam para ayudar a evacuar a los heridos y a los trabajadores y clientes de los hoteles de la zona.

Se trata de la primera vez que Costa de Marfil es objetivo de un ataque de estas características, aunque el país estaba en alerta tras los atentados yihadistas contra hoteles de Burkina Faso y Mali ocurridos en los últimos meses.

Las fuerzas de seguridad sospechan que la intención de los atacantes era replicar la misma estrategia que utilizaron los terroristas en anteriores ataques, en los que después de disparar contra los clientes, entraron en el recinto para tomar rehenes, algo que en esta ocasión no ocurrió.

A mediados de enero, al menos 26 personas de 18 nacionalidades murieron en un ataque parecido perpetrado por un comando de Al Qaeda contra el hotel Splendid de la capital de Burkina Faso, Uagadugú, en el que 156 personas fueron liberadas tras una operación de rescate que duró toda la noche.

En noviembre, un ataque contra un lujoso hotel de Bamako se saldó con 27 muertos, entre empleados y clientes del hotel, además de los 13 asaltantes, todos abatidos por las fuerzas de seguridad, que también tuvieron que realizar una operación de rescate para liberar a casi 200 rehenes.

Al Qaeda en el Magreb Islámico ha declarado en numerosas ocasiones que los ciudadanos occidentales, y más concretamente los de Francia, se han convertido en objetivo prioritario del grupo, aunque en sus ataques no discriminan por nacionalidad y también afectan a la población local.

La “caza al occidental” fue declarada sin tapujos por esta organización extremista en un comunicado emitido en enero cuando reveló la identidad de tres malienses que perpetraron los atentados de Burkina Faso.

Estos ataques se enmarcan dentro de las acciones de AQMI contra “los focos de los cruzados que saquean nuestras riquezas, agreden a nuestras familias y violan nuestros lugares sagrados”, explicaba dicho comunicado.

Senegal es otro de los países que está en alerta máxima y que tras los ataques de Costa de Marfil se podría convertir en objetivo prioritario de los yihadistas, según los expertos.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »