Latinoamérica Hoy

Alejandro Toledo: «Si Keiko gana pondrá en libertad a su padre»

4 de junio de 2016 – Agencias.

El ex presidente Alejandro Toledo (2001-06) ha sido uno de los más implacables críticos con Keiko Fujimori, la candidata con mejores perspectivas, según las encuestas, para ganar la presidencia de Perú mañana en segunda vuelta. Toledo también concurrió con su partido Perú Posible, pero apenas consiguió el 2% en la primera vuelta. Ahora ha anunciado su apoyo al candidato tecnócrata y liberal Pedro Pablo Kuczynski. Toledo, que publica en España su libro «La sociedad compartida. Una visión para el futuro global de América Latina», está convencido de que si Keiko Fujimori resulta vencedora, liberará a su padre, Alberto Fujimori, condenado a 25 años de prisión por su responsabilidad en varias matanzas durante su presidencia.

Toledo puso en orden las cifras y alentó la inversión, pero también se vio salpicado por varios escándalos de corrupción EFE.

Toledo puso en orden las cifras y alentó la inversión, pero también se vio salpicado por varios escándalos de corrupción
EFE.

–Los sondeos dan a los dos candidatos casi empatados, ¿cuál puede ser el elemento decisivo en el resultado?

–La contienda está muy ajustada. Los sondeos oficiales indican que ambos están muy cerca, con tres o cuatro puntos de diferencia, y existe una gran bolsa de indecisos, gente que no quiere ir a votar porque no les gusta ninguno de los dos. Votos blancos, nulos y ausencias pueden ser los elementos que marquen una gran diferencia.

–¿Como sería un Perú gobernado por Keiko Fujimori?

–Es un gran interrogante. Fujimori ha sido la primera dama de la dictadura con su padre. Su padre se fugó del país, se escondió en Japón y renunció por fax a la presidencia, algo surrealista. Descubrimos luego que no era peruano. Ella fue la primera dama, dándole la espalda a su mamá. Eso es lo que conocemos de ella, además de la corrupción y los vínculos con el narcotráfico. Si gana espero que haga un giro sustancial de lo que fue la dictadura de su padre y de lo que hizo ella como primera dama.

–¿Cree que las elecciones están siendo limpias?

–Ésta es una contienda democrática, pero no muy limpia en lo relativo al Jurado Nacional de Elecciones (el consejo electoral peruano). Supone una elección entre una persona cuestionada por el autoritarismo de su padre y un tecnócrata con edad que tiene experiencia en política. Kuczynski fue mi ministro de Economía, pero si gana su política va a depender mucho de la gente que le rodea, de si es gente que conoce Perú por dentro. Pero no creo que bajo un Gobierno de Kuczynski haya violaciones de los derechos humanos ni se rompan las reglas del Estado de Derecho.

–¿Liberará Keiko a su padre encarcelado si gana las elecciones?

–Tengo la impresión de que será así. Liberará a su padre y también al ex director del Servicio de Inteligencia, Vladimiro Montesinos. La decisión de liberar a su padre puede producir un gran tumulto entre la población.

–¿Cómo es el país que deja Ollanta Humala?

–Recibí la economía en 2003 con un PIB que decrecía -3%, con una recesión que venía desde 1997; por eso tuve dificultades al principio, porque tuve que centrarme en la economía. En estos años, el PIB ha crecido entre el 7% y el 8%. Cuando nos vimos en la disyuntiva, no muy agradable, de escoger entre Humala y Keiko en las anteriores elecciones, tuvimos que optar, tanto Mario Vargas Llosa como yo, por Humala, pero siempre y cuando se mantuviera en los marcos del Estado de Derecho y respetara los derechos humanos y las instituciones. Y eso lo ha cumplido. No lo ha hecho mal, no ha habido escándalos, pero no ha sido el Gobierno más brillante. La economía ha disminuido, pero también es cierto que los precios de las materias primas en el mercado han caído, y esto nos lleva al imperativo de diversificar la economía para dejar de ser un país exportador y entrar en una economía del conocimiento.

–¿La oligarquía empresarial manda más que la clase política en América Latina?

–Absolutamente, creo que hay una complicidad que debe romperse entre la oligarquía empresarial y una clase política que está mucho más interesada en el corto plazo. El mundo necesita mucho más liderazgo.

–¿Cuáles son los retos del continente?

–En mi libro explico que las guerras del futuro no serán por el fanatismo religioso ni por el control del petróleo. En 2050, cuando seamos 2.000 millones más de habitantes, las guerras estarán motivadas por la escasez de agua, la seguridad alimentaria y los efectos adversos del cambio climático. Y es responsabilidad del liderazgo que hoy día no tenemos en el mundo la toma de decisiones que reviertan esa tendencia.

–El narcotráfico ha afectado seriamente a Perú. ¿Existe el riesgo de que penetre en las instituciones?

–Los partidos tienen que ser fuertes, con políticas de Estado, y no ser contaminados con el narco. Es una amenaza para América Latina, sobre todo porque tenemos una arquitectura institucional muy frágil y porque el narcotráfico puede penetrar la fibra más íntima de las instituciones.

–¿Cómo valora lo que está pasando en Venezuela?

–Maduro caerá por temas muy graves en la gestión económica. Primero, el país tiene una inflación oficial de más del 180%. Segundo, hay un tipo de cambio controlado que tiene un impacto adverso en las exportaciones. Y tres, el precio del petróleo ha pasado de 120 dólares a 28 dólares el barril. Por eso, Maduro no tiene dinero para pagar su clientelismo regalando pescado a los pobres en lugar darles el derecho a tener un trabajo. Hay desabastecimiento, hay conflictos entre el Congreso y el autoritarismo de Maduro. Pero vamos a tener luz al final del túnel. Quiero expresar mi profundo respaldo a Luis Almagro, secretario general de la OEA, por la posición que finalmente ha adoptado. La Carta Democrática que ha activado Almagro es la Constitución de América Latina y su decisión de invocar el artículo 20 es alentadora.

–¿Y cómo ve Argentina?

–Macri está yendo por el buen camino. Es mucho más realista. Tiene la dura tarea de enderezar la economía, limpiar las instituciones de justicia y reinsertar al país en el mundo. En Ecuador, el presidente Correa ha anunciado que no seguirá y en Bolivia, el referéndum ha impedido la reelección a Morales. Espero que algo pueda suceder en Nicaragua en este sentido. Hay una tendencia que me permite declararme cautelosamente optimista.

Cierre de campaña con empate técnico entre candidatos

En el último sondeo de votación, la distancia entre la candidata presidencial Keiko Fujimori y el economista Pedro Pablo Kuczynski se reduce. El apoyo de los votantes a Fujimori no disminuye, sin embargo es Kuczynski quien logra aumentar el respaldo entre los peruanos. Con tan sólo 0,6 puntos de diferencia, todo puede pasar mañana en las presidenciales de Perú. El estudio de Gfk, que por ley no puede ser publicado en Perú, le da 50,3 % de votos válidos a Fujimori y 49,7 % a Kuczynski. Según otros dos simulacros de votación a los que ayer tuvo acceso Efe, Fujimori mantiene su ventaja sobre Kuczynski, aunque la diferencia entre ambos se ha acortado. Ayer, en el cierre de campaña Fujimori prometió la creación de 20 cárceles más y Kuczynski dijo que en su país se necesita «democracia, un Perú Unido».

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »