Mundo

Alta Costura, pespuntes de ensueño

El estreno de Raf Simon en Dior, la genial locura de Gaultier, el nuevo y tierno “vintage” de Chanel, la sofisticación y pureza de Armani Prive, los estampados florales y la pomposidad de los volúmenes de Giambattista Valli o la colección de Versace inspirada en el tarot son algunos de los apuntes que se han visto en la Alta Costura de París para el próximo invierno.

El modisto belga Raf Simons se estrena en la casa Dior a lo grande, con una colección de alta costura de líneas puras y siluetas muy definidas, toda ella presentada en varios salones adornados con orquídeas blancas, rosas color rosa, rojas, iris o mimosas.

A base de volúmenes contenidos y formas arquitectónicas, Raf Simon construyó un fabuloso espectáculo de costura multicolor que comenzó con una serie de trajes negros, algunos con pantalones pitillos, vestidos rectos recogidos a la cintura con cinturones metálicos y chaquetas entalladas.

El nuevo traje sastre con pantalón con sello Simons para Dior se confeccionó con un “top” palabra de honor, una minifalda y un pantalón pitillo, una apuesta que era pura poesía. El amarillo, el rojo, el azul sobresalen sobre los tonos blancos, grises y negros.

El belga echó mano de tejidos estampados con flores para crear bellísimos vestidos de baile con faldas muy amplias, con los torsos muy ceñidos, unos con escote en “v” y otros con el patrón palabra de honor.

Inspirado en la luz de día y de la noche, Giorgio Armani Privé subió a la pasarela diseños bañados en lujo, en ocasiones con audaces escotes que llegaban hasta la cintura. En cuanto a las tonalidades, el diseñador italiano barajó todas las tonalidades de un único día, desde el amanecer hasta la noche oscura tiñeron sus modelos de contrastes entre azules, lilas y malvas muy claros, rojos, púrpuras y negros.

El terciopelo, la seda, la organiza y el gazar fueron los tejidos que eligió para la próxima temporada invernal 2013, en la que el diseñador presentó prendas de fiesta muy femeninas que jugaban con otras masculinas de fiesta bordadas con lentejuelas y cristales.

Así se vieron sorprendentes chalecos bordados, sobre elegantísimas y voluminosas faldas largas, y pantalones siempre anchos y fluidos.

Para la tarde, Armani propone trajes de lana azules y negros con bordados. La noche llega llena de misterio y seducción gracias a los velos y tocados de tul de seda aderezados con azabaches y lentejuelas que acompañaban a vestidos de ensueño.

Un nuevo “vintage”
El “kaiser” de la moda, Kart Lagerfeld, propuso un nuevo “vintage” tintado en gris, plata y rosa pastel, colores que adquieren mayor vida a base de bordados de nácar, plumas, flores y volantes. El universo del lujo de Chanel desempolva los mejores diseños de la historia de la firma.

La chaqueta, alguna con el famoso patrón “Bar”, que ideó Christian Dior, ha sido la verdadera protagonista del desfile. En rosa empolvado, en salmón, en gris, en blanco o en negro y con pespuntes de hilos metálicos, la chaqueta se combina con pantalones anchos, faldas y vestidos.

Para las ocasiones más elegantes, Lagerfeld reservó los trajes de chaqueta cortos, que adornó con efectos de lazos y volantes de seda sobre el pecho. También brindó la oportunidad a la mujer de lucir vestidos con línea evasé por encima de la rodilla, modelos confeccionados con un nuevo “tweed” y que, para sorpresa de muchos, combinó con medias de seda plateadas.

Cerró el desfile un voluminoso vestido de novia de línea piramidal, compuesto por varias capas de tul que se cierran en la espalda con un hermoso lazo. Sobre el diseño nupcial, un delicado abrigo de mohair cubierto de plumas blancas y mohair.

Mil y una noches
Con nuevos colores y ricos tejidos, el libanés Ele Saab siguió la estela de Constantinopla para presentar modelos que recrean la atmósfera de las mil y una noches. Verde, negro, rosa palo, azul cielo y beige son algunos de los colores que utiliza sobre transparencias y vestidos bordados con favorecedores escotes, algunos con una vertiginosa forma en “v”.

Las flores inundaron la colección de alta costura de Giambattista Valli, vestidos sofisticados con forma de caracola y generosos volúmenes, que recordaba a las creaciones de Úngaro. Con el rojo y el verde, colores protagonistas, el diseñador fue arrugando, doblando y plegando tejidos exquisitos hasta crear vestidos largos y cortos con originales cuellos.

Donatella Versace, con una colección inspirada en el tarot, fue la encargada de abrir los desfiles de alta costura de París, escenario en el que presentó una colección en la que el denominador común fueron los colores fuertes y los patrones futuristas. / EFE-Reportajes

Foto: Donatella Versace, con una colección inspirada en el tarot, encargada de abrir los desfiles de París. / Efe.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »