Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Asesino de Oslo afirma haber actuado en defensa propia durante el primer juicio en su contra

Anders Behring Breivik, autor de la masacre del pasado 22 de julio en Noruega, en el que murieron 77 personas aceptó los hechos, pero negó su culpabilidad en los mismos durante el juicio que enfrenta en Noruega. El sindicado, se defendió ante la justicia argumentando que actuó en “defensa propia”

Breivik apenas pudo hablar esta jornada, pero tuvo tiempo de rechazar la autoridad de la corte de Oslo, que acogerá el juicio las próximas diez semanas.

“No reconozco a los tribunales noruegos porque han recibido su mandato de los partidos políticos que apoyan el multiculturalismo”, dijo Breivik, de 33 años, no se levantó cada vez que los magistrados entraban en la sala.

El primer desafío de Breivik se produjo antes del inicio del juicio, cuando, después de que le quitaran las esposas, extendió el brazo derecho y saludó con el puño cerrado.

Y luego se mantuvo impasible mientras la fiscal leía la acusación y nombraba a las víctimas o al reproducirse una llamada a la policía de una joven, encerrada en un baño en la isla de Utøya -escenario de la masacre- mientras se oían de fondo los disparos.

A pesar de que las miradas de los jueces, del fiscal y de los psiquiatras que lo han examinado y evalúan su comportamiento se dirigían hacia él, Breivik ni se inmutó.

Incluso esbozó alguna sonrisa al verse en las imágenes captadas por las cámaras de vigilancia o al escucharse a sí mismo en las llamadas que hizo a la Policía el día de los atentados.

Sólo se le vio emocionado con el vídeo propagandístico, resumen de su manifiesto, que colgó en internet el día de los atentados y que hoy se pudo ver por primera vez durante el juicio.

Frente a su frialdad, familiares de las víctimas presentes en la sala no pudieron reprimir la emoción ni las lágrimas en varios momentos, aunque de forma contenida.

“No fue un reencuentro agradable, está claro, pero ayuda que el juicio haya comenzado”, dijo en uno de los descansos del juicio Tore Sinding Bekkedal, superviviente de Utøya y presente en la corte.

En su explicación, el fiscal Svein Holden hizo un repaso a los inicios de Breivik en el mundo de la política, con su paso por las Juventudes del populista Partido del Progreso.

Holden relató también otros puntos de su vida, como sus ganancias vendiendo pasaportes falsos, su afición por los juegos bélicos o la escritura de “2083: Una declaración de independencia europea”, el manifiesto de 1.500 páginas en inglés que Breivik considera su obra cumbre y que difundió por la red el día de los atentados.

Los fiscales reiteraron que no decidirán hasta el final del juicio si piden cárcel, en caso de que se considere que no es un enfermo mental, o su ingreso en un psiquiátrico, si ocurre lo contrario, debido a que hay dos informes con conclusiones opuestas.

Su abogado, Geir Lippestad, insistió en que la defensa pedirá que sea considerado penalmente responsable y, aunque dijo que entiende que las víctimas no estén de acuerdo con que Breivik tenga varios días para declarar, resaltó que es su “derecho fundamental”, además de un “medio importante” para explicar “por qué hizo lo que hizo”.

Nueve meses después de los atentados, Breivik contará con la plataforma que deseaba para difundir sus ideas, a la vez que el centro de Oslo, como entonces, se vuelve a cubrir poco a poco de rosas dejadas por los ciudadanos en recuerdo de las víctimas.

Foto: El asesino de Oslo durante el juicio en Noruega.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *