Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Así fue el impacto de la «madre de todas las bombas» (video)

14 de abril de 2017 – Nueva York – Agencias.

El Pentágono difundió el vídeo del momento en que la bomba GBU-43, la mayor no nuclear del arsenal estadounidense, nunca utilizada hasta ayer, impacta contra un sistema de cuevas del Estado Islámico (EI) en Afganistán.

Las imágenes aéreas muestran el momento en que la conocida como “Madre de todas las bombas” impacta en la ladera de una montaña en el distrito de Achin, provincia de Nangarhar, con una potencia equivalente a 11 toneladas de TNT.

Una inmensa columna de humo y escombros aparece tras la explosión, que en este tipo de explosivos ocurre antes de tocar tierra para crear una potente onda expansiva capaz de derrumbar túneles y búnkers al crear un pequeño terremoto.

Trump volvía a hacer historia al autorizar el lanzamiento de la mayor de las bombas no nucleares del inventario del Pentágono contra un objetivo del grupo terrorista Estado Islámico en el noreste de Afganistán, según el departamento de Defensa. Así lo confirmó el mandatario antes de poner rumbo a su resort de fin de semana de Mar-a-Lago, en Florida. «He dado la total autorización para este operativo. Estoy muy orgulloso de nuestro Ejército. Ha sido una misión de éxito. Miren lo que está ocurriendo en las últimas ocho semanas en comparación con lo que ha ocurrido durante los últimos ocho años», indicó en referencia a la gestión de política exterior de su antecesor, Barack Obama.

Es la primera vez en la historia que EE UU utiliza este arma, conocida de forma coloquial como «la madre de todas las bombas», que se identifica técnicamente como GBU-43/B Massive Ordnance Air Blast (MOAB, por sus siglas en inglés). Fue desarrollada durante la Guerra de Irak, está en servicio desde 2003 y sólo había sido testada en modo prueba, pero ayer esta bomba se utilizó en una operación de combate contra un complejo e instalaciones del EI, el cual opera en Afganistán, Pakistán y Uzbekistán.

La GBU-43/B estadounidense, que tiene un peso de 9,5 toneladas, fue lanzada muy cerca de la frontera con Pakistán. Fue arrojada desde la parte trasera de un avión de carga C-130 y guiada por un sistema de posicionamiento global. El poder de destrucción de la «bomba madre» es equivalente a 11 toneladas de TNT. No obstante, esa potencia es mucho menor que las 15.000 toneladas de TNT de energía liberada por «Little Boy», la bomba nuclear lanzada en Hiroshima (Japón) en 1945, una fracción mínima del poder de una ojiva nuclear actual.

Según el comunicado del Comando Central de Estados Unidos, el cual controla esta zona geográfica de la comunidad internacional, «las fuerzas estadounidenses y afganas llevaron a cabo un ataque contra un complejo de túneles del Estado Islámico en el distrito de Achin, en la provincia de Nangarhar, dentro de su operación para derrotar a este grupo terrorista».

La decisión de lanzar esta bomba en la región de Nangarhar se produce días después de que cayese el capitán de la Marina Bill Salvin tras una operación en la misma provincia de Nangarhar en el este del país asiático. El 8 de abril, Salvin murió en una batalla cara a cara con los yihadistas. La provincia de Nangarhar, en el este afgano y cerca de la frontera con Pakistán, es la remota región que la que los yihadistas del EI se han asentado para ampliar su presencia en la que llaman provincia de Jorasán (parte de su autoproclamado califato).

Tras el lanzamiento de la bomba, el general John W. Nicholson, comandante de las fuerzas de Estados Unidos en Afganistán, reconoció que «mientras el Estado Islámico pierde terreno, utilizan artefactos explosivos improvisados, búnkers y túneles para defenderse. Por eso, ésta es la munición correcta para reducir los obstáculos y mantener el impulso de nuestra ofensiva».

Las características de este explosivo es que está diseñado para explotar justo encima de su objetivo. Al mismo tiempo, la presión que crea destruye todo lo que hay alrededor. Al cierre de esta edición se desconocía el alcance del ataque y si había bajas civiles. Según CNN, el Pentágono ha enviado drones de reconocimiento y está utilizando también satélites para cuantificar el daño y el resultado del lanzamiento.

Por su parte, el Gobierno afgano afirmó a última hora de ayer que estaba en contacto con Estados Unidos y que fue informado del lanzamiento en Afganistán contra las milicias yihadistas. «El Gobierno afgano estaba (en contacto) informado/al tanto del ataque aéreo por fuerzas estadounidenses en el distrito Achin en Nangarhar», indicó en la red social Twitter Shah Hussain Murtazavi, portavoz del presidente afgano, Ashraf Gani.

Esta nueva operación en el exterior ordenada por Trump pone de manifiesto el giro del presidente que en campaña prometió reducir las misiones de EE UU en el exterior, ya que suponían una gran inversión en detrimento de los propios estadounidenses. Sin embargo, desde el ataque a una base del régimen sirio como respuesta al ataque químico de Asad contra su propia población, el mandatario estadounidense parece estar disfrutando de las buenas críticas recibidas, algo a lo que el nuevo inquilino de la Casa Blanca no suele estar acostumbrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *