La nación

Así puede la CIA grabar tus conversaciones a través del televisor de tu salón

7 de marzo de 2017 – Londres – Agencias.

El portal de filtraciones WikiLeaks ha anunciado hoy que comenzaba a difundir una serie de documentos de la CIA, bajo el nombre en clave de “Vault 7″, en lo que, aseguran, es la mayor filtración de secretos de la historia de la agencia.

La primera parte de esta filtración, que se ha hecho pública hoy y que se denomina “Year Zero”, comprende 8.761 documentos y archivos de una red de alta seguridad situada en el interior de la sede del Centro para Ciber Inteligencia, en Langley (Virginia, EE UU). Según se revela, el consulado de Fráncfort es la base de sus operaciones cibernéticas en Europa.

Imagen del 5 de febrero del 2016 del fundador de WikiLeaks, Julian Assang, en el balcón de la embajada de Ecuador en Londres.

El portal, dirigido por el australiano Julian Assange, asegura que su serie “Vault 7” abarca el periodo de 2013 a 2016.

“Year Zero” expone el alcance del programa de ‘hacking’ de la CIA, lo que incluye arsenal malicioso y docenas de ataques de día cero usados como armas, que explotan las debilidades de un amplio rango de compañías y productos de Europa y Estados Unidos, según el portal.

Pérdida del control de la información

Según explica Wikileaks, la CIA perdió recientemente el control de la mayoría de sus programas de hackeo, incluyendo “malware”, virus y troyanos, sistemas de control de malware remoto así como numerosa documentación asociada a esta información.

De hacer caso a las afirmaciones de la organización, toda esta información, que supone cientos de millones de líneas de código, dan a su posesor una total capacidad de “hackeo” de la CÍA. El rastreo de todos estos archivos y documentos desvela que han circulado entre antiguos “hackers” del Gobierno de Estados Unidos, contratistas y personal no autorizado. De hecho, una de estas personas no autorizadas habría sido la fuente que ha proporcionado a Wikileaks esta información.

Control sobre dispositivos móviles y Smart TV

Algunos de estos productos son, según WikiLeaks, el iPhone de Apple, los teléfonos Android de Google, Windows de Microsoft y hasta los televisores de Samsung Smart TV, que pueden convertirse en micrófonos encubiertos mediante un software supuestamente elaborado en colaboración con el MI5 británico.

De este modo, el sistema es capaz de tomar el control sobre los Smart TV de Samsung y hace creer al usuario que está apagado, cuando en realidad está encendido. En el modo “Fake-Off”, el televisor graba cualquier conversación que se produzcan en su radio de acción y la envía a través de Internet a un servidor secreto de la CIA.

Asesinatos encubiertos en coches inteligentes

Otro paso que ya había dado la CÍA, y que parece más propio de la ciencia ficción que de la realidad, es la capacidad de infectar los sistemas operativos de los vehículos inteligentes, que les permitiría tomar el control de éstos y “provocar asesinatos casi indetectables”.

Assange había planeado una rueda de prensa a través de internet para presentar su proyecto, pero posteriormente anunció en Twitter que sus plataformas habían sido atacadas y que tratará de comunicarse más adelante.

En un comunicado, el periodista y experto informático, refugiado en la embajada de Ecuador en Londres desde 2012, dijo que su última filtración es “excepcional desde una perspectiva legal, política y forense”, y añadió que supone “un gol en propia puerta” para la agencia estadounidense.

Denunció además que “hay un riesgo extremo de proliferación en la carrera acelerada por las ciberarmas”, que resulta de la incapacidad de las agencias de seguridad para controlarlas una vez las han creado y de su “alto valor de mercado”.

WikiLeaks sostiene que la CIA ha ido aumentando sus capacidades en la lucha cibernética hasta rivalizar, “con incluso menos transparencia”, con la NSA, la otra agencia de seguridad estadounidense.

El portal dice que, al difundir toda esta documentación, ha tomado cuidado de no distribuir “armas cibernéticas”, hasta que “emerja un consenso sobre la naturaleza política y técnica del programa de la CIA y de cómo tales ‘armas’ deben ser analizadas, desactivadas y publicadas”.

Julian Assange dirigió la difusión de “Vault 7” desde su residencia en la embajada de Ecuador, donde se refugió el 19 de junio de 2012 para evitar su extradición a Suecia, que le reclama para interrogarle sobre un delito sexual que él niega.

Assange teme que ese país pueda entregarle a su vez a EEUU, que lo investiga por las revelaciones de su portal en 2010, cuando difundió cables diplomáticos confidenciales estadounidenses.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »