Mundo

Austriaco se convierte en primer hombre supersónico

Con el dramatismo de quien arriesga la vida por ampliar nuevos horizontes, el deportista austriaco Felix Baumgartner cumplió su sueño de ser el primer hombre supersónico al alcanzar una velocidad máxima de 1.342 kilómetros por hora.

También inscribió su nombre en otras dos marcas superadas, arrojarse en caída libre desde el lugar más alto, 39.045 metros, y subir en un globo tripulado al punto más alejado de la tierra, según los datos preliminares de la misión.

En los primeros 40 segundos de caída libre, el experimentado deportista aceleró hasta los 1.342 kilómetros por hora (Mach 1,24), o lo que es lo mismo, 373 metros por segundo.

Esos primeros segundos fueron los más terribles, cuando parecía que Baumgartner giraba sobre sí y perdía el control sobre el descenso.

“Durante unos segundos pensé que iba a perder el sentido”, confió el deportista de 43 años, en sus primeras declaraciones tras llegar a tierra sano y salvo en paracaídas, en la localidad de Roswell, en Estados Unidos, donde tuvo lugar el salto.

El deportista no ocultó su alegría al llegar a tierra de una sola pieza cuando felicitó y abrazó a sus padres y su novia, que habían seguido al borde de las lágrimas la aventura, especialmente su madre, Eva, que no pudo evitar llorar.

Le faltó un récord por romper

“A veces tenemos que llegar muy alto para ver lo pequeños que somos”, declaró a la prensa poco después el deportista.

“Cuando uno está de pie en la cima del mundo, se es demasiado humilde como para pensar acerca de los récords”, agregó.

Poco le importó que no hubiera superado una de las marcas que se propuso romper.
Y es que en el descenso total de unos nueve minutos, la caída libre de Baumgartner fue de cuatro minutos y 20 segundos, por lo que no batió el récord anterior, de cuatro minutos y 36 segundos.

Esa marca sigue en posesión de quien supervisó el salto desde el control central: Joe Kittinger, de 84 años, que se arrojó en 1960 cuando era miembro de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos desde una altura de 31.333 metros.

El ascenso al borde del espacio

La ascensión de dos horas y 36 minutos en globo de la cápsula fue un acontecimiento planetario, seguido en directo por millones de personas en 150 televisiones y en Internet.

Solamente en el portal digital de vídeo Youtube, casi 7,3 millones siguieron en directo el momento de más visitas, cuando se sentó en el borde de la cápsula antes de arrojarse al vacío a más de 39 kilómetros de altura.

También la agencia espacial estadounidense, la NASA, le dedicó un mensaje en su cuenta de Twitter: “Felicitaciones para Félix Baumgartner y Red Bull Stratos por el salto sin precedentes desde el borde del espacio”.

Red Bull catalogó la misión como científica y el deportista considera que se podrá conseguir información crucial sobre la reacción del cuerpo humano para futuras misiones espaciales. / Efe.

Foto: Félix Baumgartner en un momento de la comunicación con el centro de control, desde la cápsula. / Efe.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »