Mundo

Bagdad concluye su operación relámpago en zonas disputadas con el Kurdistán

Miembros de las Fuerzas de Movilización Popular iraquíes patrullan las calles de Tuz al sur de Kirkuk (Irak)

18 de octubre de 2017 – EFE.

Las fuerzas iraquíes anunciaron hoy el fin de la breve y exitosa operación militar que lanzaron a principios de la semana para “imponer la seguridad” en la provincia de Kirkuk y otros territorios del norte de Irak disputados con el Gobierno de la región autónoma del Kurdistán.

La Comandancia de Operaciones Conjuntas – bajo cuyo paraguas actúan unidades del Ejército, la Policía, fuerzas especiales y milicias progubernamentales – aseguró que en los pasados dos días han recuperado varias áreas de las provincias de Kirkuk, Diyala y Nínive, que estaban controladas por las fuerzas kurdas “peshmergas”.

Las tropas del Kurdistán estaban presentes en esas áreas desde queexpulsaron de las mismas al grupo terrorista Estado Islámico (EI) en los pasados años, pero el Gobierno central no había intervenido hasta la celebración de un polémico referéndum de independencia el pasado 25 de septiembre.

Ante el temor de que las autoridades kurdas quisieran anexionarse estas áreas, en algunas de las cuales tuvo lugar la votación, Bagdad lanzó el pasado lunes una campaña para recuperar el control de las mismas, en primer lugar la ciudad y provincia de Kirkuk, rica en petróleo.

Los campos e instalaciones de crudo están ahora en manos de las autoridades iraquíes, así como la urbe en la que conviven árabes, kurdos y turcomanos, y que ha sido el principal foco de tensión.

Las fuerzas iraquíes también se han desplegado en la comarca de Janaquín y en el municipio de Yalulá, en la provincia de Diyala y próximos a la frontera con Irán.

Asimismo, han impuesto su presencia en la comarca de Majmur y en la ciudad de Baashiqa, así como en la presa de Mosul y otras zonas de la provincia de Nínive, limítrofe con el Kurdistán.

En torno a esa presa, ubicada a 25 kilómetros al norte de Mosul, se produjeron ayer enfrentamientos violentos entre las milicias progubernamentales Multitud Popular y los uniformados “peshmergas”, en los cuales murieron y resultaron heridos ocho combatientes de ambos bandos.

Según un comunicado de las milicias, entre los fallecidos está el ayudante del director de la Inteligencia de la Multitud Popular, identificado como Abu Yaser al Habar.

Por su parte, el primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, ordenó hoy la retirada de las milicias de la provincia de Kirkuk, después de que se difundieran informaciones sobre abusos contra civiles así como robos supuestamente perpetrados por estas a modo de venganza.

Al Abadi destacó en una nota que la Policía Local es la encargada de la seguridad en Kirkuk, con el apoyo de las Fuerzas Antiterroristas, por lo que prohibió la presencia de “cualquier otro grupo armado en la provincia”.

El jefe del Gobierno y de las Fuerzas Armadas también ordenó perseguir a aquellos que “difunden el odio y el racismo”, e informaciones falsas que “tienen el objetivo de crear división entre los ciudadanos y poner en peligro la paz social”.

Mientras, un dirigente de la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK), una de las dos principales formaciones kurdas, confirmó que las fuerzas “peshmergas” se retiraron de la localidad de Baashiqa, al norte de Mosul, donde Turquía tiene tropas desplegadas.

Gayaz al Suryi también señaló que las fuerzas iraquíes aún no se han desplegado en el área de Al Jazer, al este de Mosul, donde se encuentran varios campamentos de desplazados, administrados hasta el momento por las autoridades kurdas.

Todavía no existe un acuerdo sobre quién gestionará esos campos, donde todavía quedan miles de civiles que se vieron desplazados en las ofensivas contra el EI en la zona, según Al Suryi.

Por su parte, un miembro del Consejo de la provincia de Nínive, Gazuan al Daudi, dijo en un comunicado que las operaciones militares que han tenido lugar “no son ni victorias ni derrotas, sino pactos entre los dos Gobiernos” de Bagdad y Erbil.

Según el representante provincial, ahora se están aplicando los acuerdos asumidos por las dos partes antes de la gran ofensiva contra el EI en 2016, así como la Constitución, “bajo la supervisión directa de la coalición internacional” liderada por EE.UU.

En la Carta Magna iraquí de 2005 se reconoció la autonomía del Kurdistán y se estableció que el estatus de las zonas disputadas tendría que ser decidido en un plazo de dos años desde su redacción.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »