Mundo

China se pronunció en contra de una intervención militar internacional en Siria

El órgano oficial del Partido Comunista chino (PCCh) se pronunció hoy ante la comunidad internacional en contra de una intervención internacional militar en Siria y recordó que China como Rusia se opone a una injerencia en el país árabe.

“La cuestión siria debería ser resuelta por el pueblo sirio”, escribió el Diario del Pueblo, que refuerza la línea gubernamental de no intervenir en el conflicto del país, a pesar de la escalada de violencia de los últimos días (en especial la matanza de Hula, que dejó un saldo de más de un centenar de muertos).

En un tono más firme que el empleado de forma tradicional por los portavoces del Gobierno chino al respecto de Siria, el órgano oficial del PCCh destacó hoy que las “potencias extranjeras no tienen derecho a meter ahí la mano”.

China ha negado que actúe como un “obstáculo” para resolver el conflicto en Siria y ha defendido de forma reiterada su papel “positivo” en la crisis, enfocado en encontrar una solución mediante la vía política, según palabras del portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Liu Weimin.

Liu respondió así el 1 de junio a las recientes declaraciones de la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, en las que aseguró que “Rusia y China” lo estaban poniendo “muy difícil” para poner fin a la crisis en Siria.

Si bien China y Rusia, miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, han vetado resoluciones a favor de una intervención militar en Siria, Pekín apoya el plan de mediación del enviado especial de Naciones Unidas y la Liga Árabe, Kofi Annan, y anunció hace semanas que enviaría observadores chinos a la misión del organismo multilateral.

Algunos países occidentales quieren elaborar pronto una propuesta de sanciones contra Siria, con la esperanza de que Rusia ceda algo de terreno para incrementar la presión sobre el presidente Bachar al Asad, y salvar el plan de Kofi Annan.

Pese a que tanto el régimen como la oposición aceptaron ese plan y el alto el fuego, que entró en vigor el pasado 12 de abril, la violencia persiste en Siria, donde desde el inicio de la revuelta contra el régimen dictatorial en marzo de 2011 han muerto más de 10.000 personas, según la ONU.

Foto: El primer ministro Wen Jiabao (i) y el presidente Hu Jintao (d), aplauden durante una sesión plenaria en el Consejo Nacional del Pueblo (CNP) en Pekín (China). EFE/Archivo

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »