Alabama

Cofradía del Señor de los Milagros

“Quien hace siembras generosas, generosas cosechas tendrá”

El sábado pasado, tuve la oportunidad de asistir con mi familia a la última estación de la novena del Señor de los Milagros, una tradición religiosa Peruana, pero no limitante al país suramericano, que envuelve todo un sentimiento religioso de adoración. Los fieles (cofrades) buscan como fin primario el enriquecer su vida espiritual, acercarse cada vez más a la santidad, mediante la oración. La novena inicia en el mes de enero y la imagen peregrina del Señor de los Milagros llega al hogar de quien lo solicite y permanece allí todo el mes. La hermandad se reúne allí con sus familias para orar, cantar y agradecer por las bendiciones que reciben todos los días. Al final del mes, se reza la novena correspondiente al mes y la imagen continúa su peregrinaje en otro hogar el mes siguiente.

En Septiembre, llegamos a casa del Hno. Juan Mau, en Birmingham, atendiendo su cordial invitación. Allí tuvimos la oportunidad de compartir y dialogar sobre este evento religioso, su tradición y conocer más de cerca las familias que comparten esta devoción por El Señor de los Milagros. Desde nuestro arribo a casa de la familia Mau, quedamos gratamente impresionados por la cordialidad y amabilidad tanto de los anfitriones Juan y su esposa Esther, como la de los demás miembros de la hermandad.

Compartimos con el sacerdote Rev. Antonino Silva, los aspectos históricos de la devoción peruana, los objetivos de la cofradía y el carácter religioso de la misma, sus proyectos y deseos por acrecentar el número de cofrades en la hermandad. Conocimos a su esposa y su familia y al igual que en todos los allí presentes, se podía palpar el sentimiento religioso y la enorme devoción por El Señor de los Milagros.

Luego de un acto religioso, donde se leyeron pasajes bíblicos y el santo evangelio, presidido por el Rev. Antonio Silva, todos los presentes compartimos los deliciosos platos peruanos preparados por los miembros de la hermandad.

Fue una agradable reunión, en la que se ve el deseo de tener a Dios entre nosotros, que a pesar de los aspectos malignos que a diario percibimos por las noticias negativas, que inundan nuestras mentes, a pesar de la guerra, de las muertes, de las injusticias; a pesar de que vemos diariamente cómo las bajas pasiones cautivan a nuestros jóvenes y se pierden los valores morales; aún quedan oasis de religiosidad cristiana donde se reúnen los fieles a beber de la espiritualidad del Señor, a agradecerle por todas las bendiciones recibidas y a pedir por un mundo más religioso, más espiritual. Eso nos anima a pensar que todavía hay tiempo, que no todo está perdido.

Conozcamos más del “El Señor de los Milagros”

Su Fiesta: el 18 y 19 de octubre. En el lienzo aparece Jesús crucificado. Sobre la cruz, el Espíritu Santo y el Padre. A la derecha del Señor, Su Santísima madre con su corazón traspasado por una lanza de dolor y Su derecha, el fiel Apóstol San Juan. Además de su hermosura, el lienzo es una maravillosa representación de las verdades de nuestra fe.
En el siglo XVII, un esclavo angoleño pintó en la pared la preciosa imagen de Cristo, la cual a pesar del tiempo y los desastres de la naturaleza, se conserva igualmente bella. El 13 de noviembre de 1655, a las 2:45 de la tarde, un fuerte terremoto sacudió a Lima y Callao, haciendo caer muchos edificios y causando miles de muertos. Los angoleños, que eran ya muy pobres, sufrieron muchísimo. Todas las paredes de su cofradía se cayeron. Pero en medio de aquello, apareció el gran milagro: El muro de adobe con la imagen del Cristo permaneció en pie perfectamente preservado.

Para más información sobre La Hermandad del Señor de los Milagros: Juan Mau 205-531-4218.

Foto: El celebrante Rev. Antonino Silva, a su derecha, el Hno Juan Mau. / Archivo.

Por: Jairo Vargas

Para: El Periódico Latino

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »