Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Colocar un código QR en la uña, así es como Japón quiere evitar que los ancianos se extravíen

17 de enero de 2017 – Agencias.

La pérdida de memoria es uno de los problemas que más aqueja a las personas de avanzada edad, así como las enfermedades degenerativas, como el Alzheimer que también afecta a la memoria, sin mencionar la demencia senil. Todas estas situaciones pueden resultar en escenarios terribles para las familias, y de hecho sucede muy seguido.

Medicamentos, tratamientos y otras soluciones se han probado, pero con resultados aún no tan alentadores, ya que algunos tienen efecto secundarios y en otros casos los resultados dependen del paciente. Es entonces cuando la tecnología aborda el problema desde otra perspectiva y ofrece no una solución, pero sí al menos una medida para evitar desgracias.

Los códigos QR están en todos lados, hasta en las uñas

En Japón, aquel país en donde quieren construir el super computador más rápido del mundo, una compañía ha tenido la idea de marcar a las personas de la tercera edad con códigos QR que se imprimen en las uñas. La razón de que sea de esta manera, es que si bien se han intentado imprimir estas etiquetas en ropa, por ejemplo, los ancianos no siempre cargan con las prendas.

El funcionamiento es sencillo y de lo más conocido. El código contiene la información de contacto del paciente y en caso de extravío, la policía puede acceder a dicha información con un software especializado. Lo mejor es que este servicio de etiquetado es gratuito (financiado por el gobierno); aunque en contraste la etiqueta tiene un tiempo de vida aproximado de dos semanas, quizás un tiempo algo breve.

Esta es una medida que ha sido tanto celebrada como cuestionada en Iruma, ciudad al norte de Tokio en donde se ha comenzado a implementar. Sin embargo, teniendo en cuenta que la población del país nipón es cada vez más anciana, es una medida que quizás pueda funcionar a largo plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *