Latinoamérica Hoy

“Colombia merece el Premio Nobel de Medicina”

“Los aportes a la investigación de los científicos Rodolfo Llinás y Manuel Elkin Patarroyo hacen a Colombia merecedora del Premio Nobel de Medicina”, dijo el jueves pasado en una entrevista con Efe el director del Departamento de Ciencia, Tecnología e Innovación de este país (Colciencias), Carlos Fonseca.

Fonseca, quien asumió esta dirección en septiembre pasado, se comprometió a lograr ese propósito y adelantó que el reto es trabajar “para saber más y para la humanidad”.

Y no es una utopía ya que Llinás, un doctor en neurociencia que trabaja en la Universidad de Nueva York, ya es candidato al Nobel, mientras que Patarroyo tiene en su haber ser el inventor de la primera vacuna de la malaria, en la que trabaja para hacerla efectiva al cien por cien.

“Como en los deportes, vamos a conseguir medallas de oro y vamos a trabajar para lograr un Nobel, aunque no es nuestra obsesión lograrlo de cualquier manera, sino por entregarle a la humanidad algo que le sirva, y en verdad vamos por buen camino”, insistió.

Los aportes de Llinás

Fonseca celebró la medalla de oro que el Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España (CSIC) entregó recientemente a Llinás por sus aportaciones al conocimiento del funcionamiento cerebral.

Actualmente este científico, nacido en Bogotá, Colombia, en 1934 y quien ha hecho importantes avances en la cura del cáncer y el alzheimer, trabaja junto a colegas estadounidenses en la transformación de la estructura del agua para optimizar la función celular de los seres humanos.

Apoyo a Patarroyo

Sobre Patarroyo, quien en 1986 descubrió la primera vacuna de la malaria, entregó la patente a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y ahora trabaja para lograr el cien por cien de efectividad, le defendió frente a los problemas que afronta por el cierre de su laboratorio en la Amazonía.

Después de 32 años de investigaciones, un tribunal decretó la clausura de su laboratorio en la selva al dar la razón a la asociación Entropika, que acusa al investigador de tráfico de animales por usar monos capturados supuestamente al otro lado de la frontera colombiana.

El director de Colciencias confirmó que “Patarroyo recoge animales de la selva, hace experimentación con ellos y, sólo cuando está garantizado que no llevan ningún tipo de enfermedad, son liberados. Ese fue el acuerdo con las corporaciones autónomas regionales”.

Dejó así claro que el padre de la vacuna sintética de la malaria no hace uso de “bioterios”, lugares especiales donde los animales son confinados desde que nacen hasta que mueren.

Fonseca, además de respaldar a los científicos colombianos más laureados, garantizó que los cuidará y apoyará.

Y aprovechó para resaltar el mérito que esto supone, si se tiene en cuenta que Colombia está “bien atrás” en investigación e innovación respecto a otros países iberoamericanos. / Efe.

Foto: El catedrático colombiano de Neurociencia de la NYU, Rodolfo Llinás. / Archivo de Efe.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »