Latinoamérica Hoy

Colombia y Guatemala destapan sus posiciones frente al tema central de la Cumbre: la despenalización de las drogas.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, cree que “hay buenos argumentos para la legalización” de las drogas, pero es necesario mantener “una discusión objetiva” sobre el asunto, mientras el guatemalteco, Otto Pérez Molina, asegura que al final se verá que no hay “camino mejor” que la despenalización.

El diario The Washington Post publicó entrevistas con Santos y Pérez Molina, en las que exponen su visión sobre uno de los temas que centrará la Cumbre a la que están convocados el 14 y el 15 de abril en Cartagena (Colombia) los gobernantes de todos los países del continente, salvo Cuba.

Tras señalar que EE.UU. no apoya la legalización de las drogas, porque considera mayor el coste que los beneficios, Santos indicó que él quiere “ver una discusión donde sean analizadas ambas opciones por expertos que digan si realmente el coste es más bajo o no”.

“Si encontramos que hay una mejor alternativa que impida que las organizaciones criminales se lucren y, tal vez, que pueda enfrentar el problema del consumo en una manera más efectiva, entonces todo el mundo gana, y eso es lo que quiero, una discusión sin una propuesta específica”, enfatizó Santos.

Por su parte, el presidente guatemalteco consideró que el combate contra el narcotráfico tal y como se ha planteado en los últimos años no ha funcionado, mientras “el narcotráfico ha aumentado, ha penetrado instituciones, fiscales, jueces y hay un nivel generalizado de corrupción y lavado de dinero”.

“Creo que está muy claro que la guerra que hemos orquestado contra el narcotráfico en los últimos 40 años no ha dado los frutos que esperábamos”, ni en el área donde se produce, ni en las zonas por donde se transporta, como es el caso de Guatemala y Centroamérica, ni donde se consume “la mayoría en Estados Unidos”, señaló.

Pérez Molina explicó que lo que propone es una despenalización parcial o completa del tráfico y consumo de estupefacientes, como una alternativa al combate del narcotráfico y la violencia que genera.
“La otra estrategia que propongo es poner más énfasis en lo relacionado con la salud, con la educación y la prevención, y por otra parte, que haya una corte con jurisdicción regional que juzgue exclusivamente delitos relacionados con el tráfico de drogas”, señaló.

Estados Unidos “tiene que reconocer que hay una necesidad de debatir sobre este asunto”, opinó Pérez. A su juicio, será un proceso de diálogo y debate, y “al final no veremos otro camino (mejor) que la despenalización”.

En cuanto a las políticas contra el narcotráfico puestas en marcha en Colombia, Pérez Molina señaló que “se ha estado hablando de éxito en Colombia, pero, en Colombia todavía se está produciendo cocaína, y la cocaína continúa saliendo de Colombia, continúa siendo trasladada a Centroamérica y todavía llega a Estados Unidos”.

“No tienen los grandes cárteles y los grandes capos que tenían en las décadas pasadas, pero hay carteles más pequeños, grupos más pequeños que continúan produciendo”, se lamentó.

Foto: Un grupo de trabajadores dan los últimos retoques al centro de convenciones Julio Cesar Turbay Ayala este 10 de abril, donde se realizará la VI Cumbre de las Américas, en Cartagena de Indias (Colombia). EFE

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »