México

Cómo el ciberacoso por Twitter en México sobrepasa los límites y llega a la realidad

Los mensajes que atemorizan a las víctimas van en aumento, al punto que en dos semanas usaron 1,950 veces la frase “el patrón ya dio la orden”. Alberto Escorcia, el activista que descubrió una red de bots de Enrique Peña Nieto, ha sido amenazado de muerte.

27 de octubre de 2016 – México – Univision.

Un usuario te amenaza por Twitter y te dice que “el patrón ya dio la orden”, que “tu sangre será derramada”, y acompaña el mensaje con una fotografía de un ejecutado, restos humanos o un sicario. Luego desde 74 o 150 cuentas más seguirán acosándote por horas y tu celular no dejará de enviarte notificaciones. La idea de estar a salvo se irá conforme llega cada tuit.

Es México las leyes no contemplan los ataques por Twitter. Justin Sullivan/Getty Images

Es México las leyes no contemplan los ataques por Twitter. Justin Sullivan/Getty Images

Al principio pensarás que se trata de trolls o bots y que es Internet y que no pasará nada malo, pero pierdes la tranquilidad cuando golpean la puerta de tu casa o te apuntan desde la calle con un láser y te escriben que ellos saben que estás dentro. Que están cerca. Rondando. En ese momento, cuando lo virtual cruza la frontera de lo físico es cuando el miedo y el pánico se apoderan de ti.

¿Quién o quiénes son? ¿Por qué lo hacen? No se sabe mucho, lo cierto es que detrás de estos ataques están ‘cibermercenarios’ que cobran grandes sumas de dinero por ello. Incluso presumirán que te atacaron, que los buscan en el extranjero o que crearon un Trending Topic, como pudo constatar Univision Noticias.

Estos usuarios que están cobrando vida existen en diferentes partes del mundo, pero las cuentas que atacan desde México -donde la violencia y la impunidad impera- son más agresivas, a tal grado que en dos semanas usaron 1,950 veces la frase “el patrón ya dio la orden”.

En México estas agresiones tienen como blanco principal periodistas, activistas y personas que critican al gobierno o defienden alguna causa social. En Estados Unidos las autoridades han solicitado información pronta a la empresa Twitter para investigar.

La ley mexicana no contempla estas agresiones como un delito, por eso no son perseguidos, a pesar de que las estadísticas refieren que cada 26 días un comunicador es asesinado, según datos de la organización Artículo 19.

Alberto Escorcia, bloguero, experto en redes y el activista que descubrió en 2012 la red de bots del entonces candidato presidencial Enrique Peña Nieto, es víctima de estos ataques. Ha recibido variasamenazas de muerte -el martes fue la más reciente- que incluso el gobierno de Barcelona, España, tuvo que exiliarlo durante meses, pero a su regreso a México fue atacado nuevamente.

Escorcia explica en entrevista con Univision Noticias que no solo se trata mensajes por redes sociales, sino que existe toda una estrategia que contempla el monitoreo y espionaje de la víctima, además de una operación donde participan decenas de personas que alimentan esas cuentas de Twitter a las cuales les dan vida y personalidad, haciendo más sutiles y sofisticadas estas agresiones.

“En 2014, cuando documenté el ataque a la tendencia #YaMeCansé (relacionada con el caso Ayotzinapa) tuve acceso a algunos testimonios de personas que lo hicieron y que se arrepentían y querían colaborar para frenar esto. Ellos decían que ganaban 50,000 pesos mexicanos (2,688 dólares) por hora para coordinar un ataque, que contemplaba operadores que alimentaban 150 cuentas de Twitter con la ayuda de TweetDeck u otros softwares. A veces había 10 o 15 operadores para un ataque de dos horas. Ahora los ataques se han vuelto más oscuros y más sofisticados y no tengo las cifras actualizadas pero ¿quién puede financiar ataques de dos o tres millones de pesos? Son o una empresa o una institución”, relata Alberto Escorcia, quien se encuentra bajo el mecanismo federal de protección a periodistas y defensores de derechos humanos.

El experto indica que en esta red de ataques existe un trabajo de inteligencia y planificación, pues los agresores conocen información de los familiares y horarios de la víctima. A él le han hecho comentarios sobre su familia y esta semana, mientras lo atacaban por redes sociales también golpearon insistentemente la puerta de su casa.

Alberto detalla que hace cinco años los ataques se realizaban con bots, donde algún ingeniero con un algoritmo creaba cuentas artificiales de Twitter que atacaban en masa repitiendo mensajes, pero dejaron de funcionar porque eran fáciles de detectar y dejaban rastro.

La siguiente generación que tuvo inicio en 2013 fueron las ‘cuentas zombie’ (sin tantos seguidores) en la que los usuarios ponen en alquiler su usuario para que otra persona opere un ataque desde otro sitio; en la tercera etapa se usaron influencers o celebrities los cuales pidieron votar por algún político o inventaron rumores que generaron el linchamiento en Twitter de la víctima.

La última fase son cuentas que monitorean, espían a la víctima y llevan el acoso a la realidad.

Periodistas como Andrea Noel, quien fue víctima de una agresión sexual mientras caminaba por la calle en la Ciudad de México , recibió amenazas en Twitter, luego se difundieron sus datos de geolocalización y mientras se encontraba en su casa alguien desde un auto en la calle le apuntó con un láser.

Al periodista Álvaro Delgado también lo amenazaron de muerte en la misma red social. A la lista se suman Denise Dresser, Denise Maerker, Aranzazú Ayala el escritor Rafael Pérez Gay, el activista Alejandro Solalinde. También han realizado advertencias contra el equipo de Centro Prodh, cuyos abogados llevan los casos como Ayotzinapa, Atenco, entre otros.

Hasta el momento no hay registro de víctimas mortales relacionadas con estos ataques, pero Alberto Escorcia exige a las autoridades tomar medidas porque “estos ‘cibermercenarios’ se están haciendo más fuertes y si no se hace nada habrá consecuencias reales”.

“Hago un llamado a las empresas que los contratan para que se pregunten si vale la pena promocionar un producto o servicio usando cuentas de Twitter que también amenazan”, advierte Alberto.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »