Mundo

Cómo eliminar el hábito de la postergación

“Es mejor hacer algo imperfectamente que hacer nada perfectamente”.
Robert Schuller

¿Te has propuesto un objetivo y luego lo has abandonado ante el primer obstáculo? ¿Tienes metas que te darían más satisfacción pero no encuentras tiempo para realizarlas? La postergación es un hábito y para que tu capacidad se manifieste y tu eficacia brille necesitas deshacerte de él. En este artículo, te enseño paso a paso, cómo dejar de postergar para obtener más en tu vida con menos esfuerzo y más satisfacción.

Paso 1: Eliminar el perfeccionismo. La postergación es un hábito originado en una creencia en nuestro interior, y es también una conducta. Toda conducta tiene una finalidad positiva, aunque las consecuencias no sean las deseadas. La finalidad de la postergación es evitarnos el miedo a fracasar. En otras palabras, la postergación es una forma negativa de protegernos a través del miedo. Yo te invito a protegerte a través de generar en tu interior una conversación que te impulse a actuar para lograr lo que deseas.

Otra finalidad de la conducta de la postergación es la búsqueda de la perfección. Parece una finalidad positiva, pero en realidad significa que necesitamos hacer las cosas perfectas o no las hacemos. Y la verdad es que, por nuestra condición humana en continua evolución, la perfección es sólo un ideal; para fines prácticos de obtener resultados, es mejor actuar en el momento con lo que sabemos, o el momento y la meta pasarán.

¿Qué te dices a ti mismo para seguir postergando? ¿Qué nueva conversación interna te motivaría a hacer ahora aquello que vienes postergando? ¿Qué 3 cosas eliminarías de tu vida para dejar de postergar? ¿Qué 3 beneficios obtendrías si hicieras ya lo que vienes postergando? ¿Qué precio pagas hoy por postergar aquello que deseas?

Paso 2: Modifica tu idea de “fracaso”, cámbiala por “entrenamiento”. El fracaso sólo es una manera distinta de aprender a hacer bien las cosas. Si fracasas y eliges verlo como un proceso de entrenamiento, eso te permitirá extraer la lección beneficiosa y la experiencia para modificar tu accionar la próxima vez. Hay valiosísimas joyas de aprendizaje en cada “error”, sólo si eliges no tomártelo de forma personal.

¿Cuántas cosas lograrías si te dieras permiso para “fallar” y que no te importe la primera vez? ¿Cuántas cosas lograrías si te permitieras tomar cada “fracaso” como aprendizaje positivo? ¿Cómo te sentirías contigo mismo si le perdieras el miedo al fracaso y de todas maneras hicieras lo que se necesita? ¿Se te harían las cosas más sencillas al saber que en el fondo nunca puedes fallar?

Paso 3: Definiendo lo que quieres – hoja de ruta. Si un barco no sabe a dónde va, ¿llegará a algún puerto? Si no sabes exactamente qué quieres, ¿crees que podrás obtenerlo?

Muchas veces, postergamos porque no tenemos una definición clara de qué queremos, por qué lo queremos y cómo habremos de lograrlo. Sin objetivos claros y específicos, los deseos son fábulas pasajeras.

Por eso, hazte las siguientes preguntas: ¿Qué quiero realmente en esta área de mi vida (trabajo, estudios, hogar, relaciones, etc.)? ¿Por qué lo quiero? ¿Cómo podría lograrlo?
¿Qué 3 primeros pasos tendría que dar para acercarme a lo que quiero? ¿Qué 3 cosas tendría que dejar de hacer para acercarme a lo que quiero?

Estos sencillos pero poderosos ejercicios, te ayudan a desarrollar claridad. Son muy simples y el aporte de motivación es muy valioso. Hacerlos te garantiza obtener mucho con muy poco, ¿Suena bien verdad? Empieza ahora.

Por tu éxito.

Por Elizabeth Polack

2 Comments

2 Comments

  1. Rosa

    09/06/2012 at 1:53 am

    Este artículo me ayuda mucho, gracias

    • eli

      04/07/2012 at 6:30 am

      Muchas gracias a ti Rosa por tu comentario, eso me motiva aun más a seguir escribiendo para personas como tú.
      Muchos saludos
      Elizabeth Polack

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »