Mundo

Cómo lograr el éxito con el poder de las creencias

“La fe mueve montañas, pero las dudas las construyen”.

Las creencias son nuestra explicación personal del mundo. Ante una situación difícil, ¿qué prefieres tener: una creencia limitadora o una creencia potenciadora? Querido lector, en este artículo, te muestro una a una las claves, para que logres el éxito fácilmente, con el poder que nace de creer en ti mismo.

Recuerda, los obstáculos se crean en el mundo exterior a partir creencias limitadoras que están en tu mente y es en tu mente donde vive la interpretación que te puede dar opciones o quitártelas.

Hay una diferencia muy importante entre interpretación y realidad. Muchas veces, creemos que la realidad es un hecho terminado, que no podemos modificarla; pero la verdad es que sí podemos. Para eso está hecho el cerebro: para resolver problemas y modificar la realidad hasta ajustarla a lo que son nuestros deseos. El punto es que, se requiere de un proceso, con un objetivo y estrategia claros, lo demás es un asunto de constancia y actitud.

Paso 1: Creer para crear -cree que tu objetivo es posible. Si bien es cierto, no somos superhéroes, y tenemos algunos límites. Aunque no sabemos, con exactitud, cuáles son esos límites.

Muchas veces, confundimos posibilidad con competencia; creemos que no es posible hacer algo cuando en realidad aún no sabemos cómo hacerlo. La diferencia es abismal.

No es que no puedas, es que aún no sabes cómo hacerlo, pero puedes aprender. Sólo necesitas empezar por creer que es posible.

Ejemplo: Supón que alguien desea aumentar sus ingresos, pero cree que tendrá que trabajar muy duro para lograrlo. Por lo tanto ni lo intenta, sigue haciendo lo mismo de siempre. ¿Dónde está el verdadero problema?

Si fuera verdad que sólo trabajando muy duro se logra tener dinero, la gente que trabaja más de 14 horas al día sería millonaria.

Ganar dinero está más relacionado con aquello que amas hacer, que con el nivel de “esfuerzo”. Esforzarse es importante pero no es “determinante”, lo decisivo es aquello que crees que es posible para ti.

Paso 2: Cambia el lenguaje. Cambiar el lenguaje es el primer paso para cambiar la forma de pensar. ¿Qué tipo de lenguaje utilizas para justificar tus supuestas limitaciones?

El problema con el uso negativo del lenguaje es que te hace enfocarte en lo que te falta, en lo que no puedes y no te deja espacio para enfocar distinto y actuar en consecuencia.

Paso 3: Merecimiento. ¿Qué tendría que pasar para que te merecieras tu objetivo?

Existe la creencia (arraigada en la infancia) de que no nos merecemos aquello por lo que no hayamos trabajado duro; a veces no nos sentimos dignos ni merecedores.

Analiza en tu mente, ¿quién o qué determina lo que te mereces o no: tu nivel de esfuerzo, tus padres, la sociedad, tus amigos?

En ocasiones, adoptamos creencias ajenas como nuestras y no son más que la creencia de alguien más, si hoy ya no te funcionan, olvídalas y construye nuevas.

Cree en ti, si los demás no creen, la limitación está en el cerebro de ellos, no en el tuyo; Tú construyes tu mundo a partir de lo que eliges creer de ti mismo. A propósito, te mereces lo mejor, ¡porque existes!

Por tu éxito

Por: Elizabeth Polack

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »