Mundo

Condenan a Mursi a 20 años de cárcel

El Cairo – Mohamed Siali/EFE

El depuesto presidente egipcio Mohamed Mursi fue condenado hoy a 20 años de prisión por el uso de la violencia durante los disturbios registrados en El Cairo en 2012, en la primera sentencia contra él de uno de los procesos en los que afronta la pena capital.

Además de Mursi, 12 dirigentes y activistas islamistas fueron condenados, en este juicio, a la misma pena, entre ellos el vicepresidente del Partido Libertad y Justicia (PLJ) -brazo político de los Hermanos Musulmanes-, Esam al Arian, y el miembro de su Ejecutiva Mohamed Beltagui.

Mohamed-Mursi

Mohamed Mursi. Reuters.

Los sentenciados, y otras dos personas condenadas a diez años de prisión en el mismo caso, fueron procesados por el uso de la fuerza y la retención y tortura de personas durante los choques entre opositores y seguidores de Mursi ocurridos el 5 de diciembre de 2012, cerca del Palacio Presidencial Al Itihadiya, en la capital egipcia.

El fallo estipula además para todos los procesados cinco años de vigilancia policial una vez que sean excarcelados y la remisión del caso a un juicio civil para que los condenados reparen los daños causados por sus delitos.

Los procesados fueron, sin embargo, absueltos de los cargos de asesinato premeditado y posesión de armas de fuego sin licencia, algo que evitó que fueran condenados a la pena de muerte.

El abogado de Mursi, nombrado por la corte después de que se retirara la defensa original, Sayed Hamed, dijo a Efe que la sentencia es “equilibrada” al absolver a los acusados del cargo de homicidio, pero adelantó que recurrirá ante el Tribunal de Casación.

El día de los acontecimientos, decenas de simpatizantes de la hermandad desalojaron una protesta de grupos opositores a Mursi contra la Declaración Constitucional emitida, en noviembre de 2012, por el entonces mandatario.

Mursi asumió el poder en junio de 2012 en las elecciones que siguieron a la caída del presidente Hosni Mubarak y fue depuesto por un golpe militar en julio de 2013.

En la Declaración Constitucional, Mursi blindó los decretos presidenciales ante los recursos judiciales y ofreció la inmunidad al Parlamento y a la Asamblea Constituyente.

Según la sentencia, los procesados ordenaron de forma directa o incitaron a través de los medios de comunicación a que los simpatizantes islamistas desalojaran la manifestación opositora, lo que causó la muerte del periodista egipcio Al Huseini abu Dif a causa de un disparo, además de varios heridos.

Asimismo, 54 manifestantes opositores y ciudadanos que se encontraban en el lugar durante los disturbios fueron retenidos y torturados.

La sesión de hoy, que duró apenas diez minutos, se celebró en la Academia de la Policía, en las afueras de El Cairo, cuyas entradas principales fueron ocupadas por un amplio despliegue de los agentes de seguridad y de fuerzas especiales.

Dentro de la sala solo asistieron una decena de abogados, decenas de agentes de seguridad y la prensa, mientras que los familiares de los procesados o de las víctimas no estuvieron presentes.

Los acusados presenciaron el proceso encerrados en jaulas de metal con doble fondo de cristal, que aislan del sonido y perjudican su identificación a causa del polvo acumulado sobre el vidrio.

Sin embargo, las jaulas no impidieron que los reos hicieran símbolos islamistas con las manos.

Al final de la lectura de la sentencia, Mursi fue trasladado en un helicóptero a su prisión de Burg al Arab, en las afueras de la ciudad septentrional de Alejandría, mientras que el resto de los condenados fueron desplazados en vehículos al complejo penitenciario de Tora, cerca de El Cairo.

En su primera reacción, la Coalición Nacional para la Defensa de la Legitimidad, encabezada por la cofradía de los Hermanos Musulmanes, calificó de “nula” la condena de hoy y reiteró su determinación de continuar sus esfuerzos hasta el derrocamiento del sistema político actual, que tacha de golpista.

Por su parte, Amnistía Internacional (AI) calificó el fallo de “farsa” y pidió que se repita el proceso o que Mursi sea puesto en libertad.

Después de este caso, el expresidente y varios dirigentes de la hermandad afrontan la pena de muerte en otros dos casos en los que la justicia se pronunciará el próximo 16 de mayo.

En el primer caso, Mursi está acusado de coordinarse con el movimiento islamista palestino Hamás durante la revolución del 25 de enero de 2011, que derrocó a Mubarak, para enfrentarse a los servicios de seguridad y liberar a los detenidos islamistas de las prisiones.

Mientras, en la segunda causa, el expresidente está procesado por haber huido de la cárcel de Wadi Natrun durante esa revolución, gracias a una supuesta ayuda de combatientes de Hamás y de la organización libanesa chií Hizbulá.

En otros dos casos, el exmandatario está siendo juzgado por supuestamente filtrar documentos clasificados a Catar y por insultar a la justicia, a la que acusó en uno de sus discursos en junio de 2013 de falsificar los resultados de las elecciones parlamentarias egipcias de 2005.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »