Mundo

Crean medusa sintética con células de rata

Con ayuda de silicona y células cardíacas de rata, los bioingenieros lograron crear una medusa sintética llamada “medusoide” que, al ser sometida a un campo eléctrico, se mueve y nada igual que una medusa real.

Kit Parker, biólogo de la Universidad de Harvard en Cambridge, Massachusetts lo explica gráficamente: “Morfológica y funcionalmente hemos construido una medusa. Genéticamente esta cosa es una rata”.

El laboratorio de Parker trabaja en la creación de modelos artificiales de tejidos cardíacos humanos que puedan emplearse en la regeneración de órganos, o para la comprobación de fármacos.

Parker y su equipo decidieron crear al medusoide como ejercicio para la comprensión de las “leyes fundamentales de los latidos musculares”.

Cómo nació la idea
A Parker, la idea comenzó a rondarle por la cabeza en 2007, cuando visitó el Acuario de Nueva Inglaterra en Boston. “Vi el tanque de las medusas y me impactó como un rayo. Enseguida pensé, yo puedo construir eso”.

Para lograrlo reclutó a otro bioingeniero llamado John Dabri, encargado del estudio de la propulsión biológica en el Instituto Tecnológico de California (Caltech) en Pasadena.

Janna Nawroth, estudiante de graduado en Caltech, que realizó la mayor parte de los experimentos, comenzó mapeando cada célula de los cuerpos de ejemplares jóvenes de medusa luna (Aurelia aurita) para entender el modo en que nadaban.

Básicamente una medusa luna consiste en una capa única de músculo con fibras que se alinean firmemente alrededor de un anillo central y a lo largo de ocho radios.

Para hacer que su cuerpo acampanado se doble hacia abajo, se transfieren señales eléctricas que viajan a través de sus músculos en una onda suave, “como cuando lanzas una piedra al agua”, dice Parker, quien añade: “Es exactamente lo mismo que se ve en el corazón, Mi apuesta es que para conseguir una bomba muscular, la actividad eléctrica tiene que expandirse como un frente de onda”.

Para lograr una estructura con las mismas propiedades, Nawroth hizo crecer una capa única de células cardíacas de rata sobre una lámina de polidimetilsiloxano (caucho de silicona) que tenía la forma de una flor de ocho pétalos.

Aplicando un campo eléctrico a través de la estructura, los músculos se contraen rápidamente, comprimiendo al medusoide e imitando el “aleteo” de la medusa. Cuando el campo cesa, la silicolna elástica tira de la medusa hasta devolverle su forma original. Lista para repetir el proceso. / Agencias.

Foto: Fotografía del “medusoide”. / Agencias.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »