Latinoamérica Hoy

Cuba abre la puerta a medias

El Gobierno castrista podrá negar salidas por «interés público»

Una mujer cubana muestra los documentos antes de pedir la visa para viajar a Estados Unidos, ayer, en La Habana

cubaDecenas de personas hacían fila ayer en un céntrico barrio de La Habana para confirmar las novedades, iniciar trámites y constatar si en sus casos necesitan o no permisos del Gobierno para viajar. Desde ayer los cubanos ya no necesitan un permiso de salida y una carta de invitación de alguien en otro país para salir al extranjero. Poco después de que Fidel Castro tomara el poder en 1959, las leyes estrictas de viaje se pusieron en marcha para frenar el éxodo de Cuba. Ahora los cubanos sólo necesitan un pasaporte para viajar al extranjero y pueden permanecer en el exterior durante dos años, el doble de tiempo del permitido en la restricción anterior, sin perder su propiedad o capacidad de volver a la isla.

Una de las más madrugadoras en acudir a informarse e iniciar trámites para renovar su pasaporte fue la bloguera crítica Yoani Sánchez, quien aseguró a la agencia Efe que el Gobierno le ha denegado en 20 ocasiones el permiso de salida del país en los últimos cinco años.

Pese a lo que se había insinuado al principio, los médicos y otros profesionales que, según el Gobierno, le deben a la sociedad cubana por su formación también serán capaces de tomar ventaja de las restricciones más flexibles. Por primera vez, los cubanos podrán viajar al extranjero con sus hijos pequeños. Las autoridades han dicho que los oficiales militares –quienes pueden poseer secretos del Gobierno– y estrellas del deporte podrían ganar una fortuna en el extranjero en comparación con sus salarios en Cuba y tendrán que enfrentarse a restricciones adicionales. No está claro si los miembros de organizaciones disidentes podrán recibir premios en el extranjero, pero también serán capaces de viajar con mayor libertad. Además, la mayoría de los países piden visa a los cubanos y los costes de tramitación son muy elevados. Por otro lado, el Gobierno cubano puede denegar los permisos por motivos de seguridad o interés público, por lo que continuará habiendo restricciones.

La disidencia denuncia que el objetivo principal de esta ley es que los cubanos envíen más divisas a la isla en un momento crítico para la economía cubana. Y más ahora que la salud de Chávez pende de un hilo y el régimen podría quedar sin el sustento energético que le regala el líder venezolano.

Estudios realizados por las autoridades cubanas desestiman que se produzca una salida masiva de médicos. Migración informó que desde 2000 se recibieron casi un millón de solicitudes de salida y se autorizaron los viajes al 99,4% de las personas. La misma fuente asegura que entre quienes viajaron de forma temporal al exterior sólo el 12,8% se quedó a vivir fuera definitivamente. En ese mismo periodo, salieron más de 150.000 graduados universitarios y apenas el 10% abandonó el país. Incluso los considerados «desertores» podrán regresar a la isla si ya han pasado más de ocho años desde su salida. En las misiones diplomáticas de México, España y otras naciones se vio ayer un incremento en el número de cubanos que se presentan para tramitar peticiones de visas,

La secretaria de Estado adjunta de Estados Unidos para el Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson, afirmó ayer durante su visita a Madrid que «habrá que ver si esta medida se implementa de una manera muy abierta». «Si es así, será muy positivo», añadió durante una conferencia en la Casa de América, en la que dijo que 2013 se presenta como un año «prometedor» para Iberoamérica porque la región está viviendo un auge debido a sus políticas democráticas y a la resistencia de su economía frente a la crisis.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »