Mundo

Cuida tu línea mientras comes en Navidad

Por estas fechas, conservar la línea parece por momentos una tarea titánica: entre el almuerzo donde la abuelita y la cena en casa de tu mejor amiga, las calorías se cumulan y los gorditos saltan a la vista. Pero tranquila, con estas pautas siempre presentes, podrás comer tranquila y lucir hermosa.

1. Desayuno Navideño: Siempre es importante desayunar, pero más aún en estas fechas, en las que la comida y los dulces abundan por todas partes. Si empiezas el día sin nada en el estómago, irás acumulando hambre y no podrás evitar quitártela con algo poco adecuado.

Además de hidratos de carbono saludables, incluye en tu desayuno proteínas y tendrás el hambre bajo control hasta la siguiente ingesta. Por ejemplo, una rebanada de pan de centeno con aceite de oliva, tomate y jamón ibérico.

2. La regla de las 5: Si ya tienes clara la regla nutricional más importante, hacer al menos cinco comidas al día, le habrás ganado la batalla al hambre. Esta regla es aún más importante en estos días: no es buena idea aguantar sin comer porque tengas una cena, todo lo contrario, intenta llegar con el estómago en calma. Las tentaciones están por todas partes así que ten siempre a mano bocados saludables (fruta, yogures, fiambre bajo en grasa…) e incluye en las típicas bandejas navideñas frutos secos naturales y frutas deshidratadas, perfectos para quitarte el hambre de forma sana.

3. Cuida lo que bebes: El alcohol es el principal causante de los kilos de más al final de las Navidades, así que no te dejes llevar por la euforia y controla lo que bebes. El agua es la mejor elección, pero si quieres algo con más sabor, pide cerveza sin alcohol o una copa de vino, mejor tinto, más digestivo y bajo en calorías. Y haz que te dure toda la comida o aperitivo.

4. Evita las salsas: Pueden convertir una ensalada, un canapé o una saludable porción de pescado en una bomba calórica. Nata, mantequilla, sal, queso en crema… la única saludable y con las calorías justas es la clásica vinagreta mediterránea. Si ciertos platos no te saben igual sin la salsa, hazla con yogur desnatado en lugar de nata. Y utiliza las especias para condimentar tus platos, además de darles más sabor, tienen poder saciante y muchas propiedades beneficiosas para el organismo.

5. El poder de las infusiones: Entre horas, tomar infusiones te ayudará a controlar el hambre y hasta las emociones, además de aportarte sustancias antioxidantes que te ayudarán a mantenerte joven y a metabolizar mejor las grasas, como en el caso del té verde. Psst. Las infusiones de diente de león ayudarán a tu hígado a depurarse, sobre todo si has cometido algún exceso gastronómico.

6. No te castigues, compensa: Como algunos días será inevitable cometer excesos, no te castigues, compensa. Durante toda la Navidad, intenta cenar más ligero de lo habitual para tener la báscula a tu favor: pescado o carnes magras a la plancha con verduras, sopas, tortillas francesas, mejillones al vapor… con yogur o una infusión de postre.

Día détox. Al día siguiente de una gran comilona o algún exceso con el alcohol, debe seguirle un día depurativo a base caldos, verduras cocidas, infusiones y pescado hervido o a la plancha.

7. Tiempo de actividad física: Será la mejor forma de mantener el equilibrio calórico a tu favor, ya que te ayudará a gastar un poquito más de lo que ingieras. Puede ser el momento ideal para apuntarte a un gimnasio, empezar con clases de yoga o pilates. Tu máxima debe ser añadir tiempo de actividad física a tu día a día. Todo cuenta. Una clase en el gym, un paseo mientras haces shopping navideño, una tarde patinando con tus niños, un día de transporte público en lugar de coche, un paseo en tu hora de comer. / Agencias.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »