Mundo

Deserciones y nuevos combates marcan situación Siria

Los rebeldes sirios anunciaron la deserción de unos doscientos soldados en el norte de Siria, mientras se intensificaron los combates entre ambos bandos, que se registraron incluso cerca de uno de los palacios presidenciales en Damasco.

Este repunte de la violencia en Siria, donde ese día murieron más de medio centenar de personas según la oposición, ha llevado a la ONU a decidir que se prolongue la suspensión de las operaciones de sus observadores, al considerar que las condiciones sobre el terreno son “demasiado peligrosas”.

El consejero de comunicación del rebelde Ejército Libre Sirio (ELS), Fahd al Masri, anunció en un comunicado la masiva deserción de uniformados en la provincia de Idleb, uno de los principales feudos opositores.

El opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos señaló que al menos un rebelde y cinco militares perdieron la vida en combates en Jan al Subul, mientras que otros cuatro soldados fallecieron por una explosión en un puesto de control en el área próxima de Yabal al Zauiya.

Entretanto, se registraron duros choques entre los insurgentes y los efectivos del régimen en las afueras de Damasco y cerca de uno de los palacios presidenciales, donde, según el representante del ELS, al menos doce personas murieron.

El portavoz del ELS precisó que las fuerzas gubernamentales comenzaron a bombardear sobre las 03.00 hora local (00.00 hora GMT) Al Hama y Qadsaya, donde en solo media hora cayeron 50 proyectiles.

Estos bombardeos causaron la muerte de una treintena de personas, según los opositores Comités de Coordinación Local, que apuntaron que la cifra total de víctimas en Siria en esa jornada superó los 80 muertos.

En medio de la violencia, las autoridades continúan con su programa de reformas -que hasta el momento no han contentado a la oposición-, como la formación de un nuevo Gobierno, cuyos miembros prestaron este martes juramento ante Al Asad.

Este Ejecutivo, el tercero desde el estallido de la revuelta, está encabezado por Riad Hiyab, anterior ministro de Agricultura y ex secretario general del partido gubernamental Al Baaz en la provincia de Deir el Zur (este) entre 2004 y 2008.

Entre los integrantes del nuevo gabinete, que cuenta con un Ministerio para la Reconciliación Nacional, hay algunas figuras de la llamada “oposición interna” que dirigen formaciones toleradas por el régimen.

Sin embargo, no parece probable que el cambio de gobierno calme la situación en Siria, donde después de dieciséis meses de conflicto se calcula que han muerto más de 15.000 personas, según datos de Naciones Unidas. / Efe.

Foto: EFE

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »