Latinoamérica Hoy

Detenciones de disidentes empañan el entierro de Oswaldo Payá en La Habana

EFE – Las detenciones de decenas de disidentes, entre ellos el psicólogo y periodista independiente Guillermo Fariñas, empañaron ayer el funeral y entierro en La Habana de Oswaldo Payá, un referente de la oposición interna que se destacó por su activismo en favor de una transición democrática en Cuba.

Los restos mortales de Payá, fallecido a los 60 años en un accidente de tráfico, recibieron sepultura en el Cementerio de Colón de La Habana tras un funeral oficiado por el cardenal Jaime Ortega, máxima autoridad católica en la isla, en la parroquia que solía frecuentar Payá.

Al finalizar ese acto religioso y cuando el cortejo se encaminaba hacia el camposanto, entre 40 y 50 disidentes fueron detenidos en los alrededores del templo y trasladados a dependencias policiales, según denunció la opositora Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) que lidera Elizardo Sánchez.

Entre los arrestados estaban, además de Fariñas, Antonio González Rodríguez, su esposa Ailer, Julio Aleaga, Ricardo Medina o Pavel Herrera, dijo Sánchez a Efe.

Horas después fueron liberados la mayoría de los opositores detenidos, entre ellos, Fariñas, quien confirmó a Efe, vía telefónica, que había sido trasladado desde las dependencias policiales a su casa en la ciudad central de Santa Clara, al igual que otros de sus compañeros.

En el Cementerio de Colón, donde no se registraron incidentes, más de 300 personas, entre familiares, amigos, opositores y algunos diplomáticos, dieron su último adiós y brindaron una ovación a Payá, que fue sepultado en una bóveda familiar.

Su viuda, Ofelia Acevedo, agradeció allí la compañía y colaboración de “los hermanos de la oposición” y garantizó que la lucha de su marido y las propuestas pro democráticas que plasmó en documentos como el famoso “Proyecto Varela” darán su fruto y suponen una “base común” para la disidencia.

Uno de los aspectos más relevantes de las honras fúnebres a Payá, de profundas convicciones católicas, fue la participación de muchos representantes de la jerarquía católica encabezados por el cardenal Jaime Ortega quien ofició personalmente su funeral.
Incluso el papa Benedicto XVI envió un mensaje de pésame y apoyo a la familia del opositor que fue leído por Ortega durante el funeral.

El cardenal cubano en su homilía destacó de Payá su fe cristiana “siempre firme y constante” y una “clara vocación política” que no lo alejó de la iglesia pues, “al contrario, siempre buscaba en su fe cristiana inspiración para su opción política”.

“La aspiración a participar en la vida política de la nación es un derecho y un deber del laico cristiano”, señaló el también Arzobispo de La Habana quien recordó que sin embargo “la jerarquía, obispos y clero en general no deben hacer opción política partidista en ningún caso”.

En los últimos tiempos, Payá cuestionó a la jerarquía católica en Cuba porque el diálogo que abrió con el Gobierno de Raúl Castro y que propició la excarcelación de presos político excluyó a la disidencia.

El pasado mayo, este opositor divulgó una declaración criticando que el “discurso” político de Ortega apareciera como la posición de la Iglesia en Cuba y sirviera de “plataforma” para un grupo de laicos que actúan como “comisarios políticos”.

Con la muerte de Payá, líder del Movimiento Cristiano Liberación (MCL), la disidencia cubana pierde a uno de sus referentes más importantes y más respetados dentro y fuera de la isla.

Oswaldo Payá fue el primer opositor cubano en recibir, en 2002, el Premio Sájarov del Parlamento Europeo, una distinción que también se otorgó a las Damas de Blanco en 2005 y a Guillermo Fariñas en 2010.

El opositor murió el 22 de julio en un accidente de tráfico ocurrido cerca de la ciudad de Bayamo (a 750 kilómetros al este de La Habana) cuando viajaba en un vehículo junto al también cubano Harold Cepero, que falleció, el español Ángel Carromero y el sueco Jens Aron Modig.

Foto: Cientos de personas acompañan el féretro con los restos del opositor cubano Oswaldo Payá, durante la ceremonia fúnebre oficiada por el cardenal Jaime Ortega, arzobispo de La Habana, en La Habana (Cuba). EFE

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »