Mundo

Dinamarca, Suecia y Alemania defienden los controles a falta de respuesta europea

Bruselas – Agencias.

Dinamarca, Suecia y Alemania defendieron hoy la aplicación de controles fronterizos temporales para frenar la oleada de refugiados en sus territorios, a falta de una respuesta europea a la crisis migratoria.

El comisario europeo de Migración, Dimitris Avramopoulos, se reunió hoy con el titular sueco de Justicia e Inmigración, Morgan Johansson, la ministra danesa de Inmigración e Integración, Inger Støjberg, y el secretario de Estado parlamentario en el Ministerio de Interior alemán, Ole Schroeder.

Agentes de seguridad comprueban la identidad de los pasajeros en la estación de tren de Copenhague (Dinamarca). EFE.

Agentes de seguridad comprueban la identidad de los pasajeros en la estación de tren de Copenhague (Dinamarca). EFE.

Durante el encuentro se pasó revista a las medidas aplicadas en esos tres países en los últimos meses para responder a la crisis migratoria.

Los tres países defendieron la importancia del espacio Schengen de libre circulación de personas en la Unión Europea (UE), pero justificaron los controles fronterizos temporales para responder a los importantes flujos de inmigrantes que tratan de entrar en sus territorios.

También subrayaron la necesidad de “compartir responsabilidades” entre todos los países de la Unión.

El ministro sueco dijo que los controles fronterizos que su país puso en marcha desde noviembre y los controles de identidad que ha comenzado a aplicar esta semana en todos los medios de transporte procedentes de Dinamarca han sido “necesarios para controlar la situación”.

Recordó el alto número de solicitantes de asilo en Suecia, que solo en 2015 recibió a 163.000 personas, el mayor número per cápita en la Unión Europea, e indicó que el país no desea repetir esa situación este año.

Aseguró además que las autoridades suecas están de acuerdo en que los actuales controles “no se pueden mantener mucho más tiempo” y que los países de la Unión deben “trabajar juntos” para facilitar la reubicación de los refugiados, aplicar la normativa sobre el asilo y proteger las fronteras exteriores.

“Somos los países que más refugiados hemos acogido per cápita. Podemos hacer mucho, pero no todo. Tenemos que compartir la responsabilidad”, añadió Johansson.

Por su parte, la titular danesa advirtió de que su país, que ha reintroducido los controles en su frontera con Alemania -en principio del 4 y el 14 de enero-, podría aplicar también en el futuro, si fuera necesario, controles de identidad similares a los puestos en marcha en Suecia.

“No queremos ser el destino final de miles y miles de solicitantes de asilo”, dejó claro la ministra, que subrayó la necesidad de “soluciones europeas” para responder a la crisis.

Alemania dejó claro, por su lado, que el problema es que la UE todavía no cuenta con un sistema operativo de control de las fronteras exteriores, en particular entre Grecia y Turquía.

Según el representante alemán, el mecanismo para la reubicación de refugiados “no está funcionando” y hay dificultades en la aplicación del sistema de asilo y de Eurodac, la base de datos europea interconectada sobre solicitantes de asilo.

“Mientras no logremos una solución europea (…) serán necesarias las medidas por parte de los Estados miembros”, señaló Schroeder.

Recordó que su país reintrodujo los controles fronterizos el pasado 13 de septiembre para responder al elevado flujo de inmigrantes, unas 3.200 personas al día, “cifra que no ha descendido en los últimos días”, añadió.

Por su parte, el comisario aseguró que los tres países y la CE están de acuerdo en que Schengen y la libre circulación “deben ser salvaguardados y que las medidas excepcionales se tienen que limitar al mínimo” y volver a la normalidad “lo antes posible”, lo que hace necesaria la disminución de los flujos de inmigrantes.

La única forma es una solución europea para proteger las fronteras, respetar las leyes y garantizar la reubicación de refugiados, consideró el comisario.

Según los últimos datos de la Comisión Europea, con fecha de 5 de enero, hasta ahora solo 272 personas han sido trasladadas desde Italia y Grecia a otros países de la UE.

Los Veintiocho se han comprometido a trasladar a 39.600 refugiados desde Italia y a 66.400 desde Grecia.

España ha acogido hasta la fecha a 18 refugiados, procedentes de Italia.

Por otra parte, solo tres centros de acogida de refugiados funcionan de momento en Italia y Grecia, recordó la portavoz comunitaria de Interior, Tove Ernst.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »