Mundo

Dragon, de SpaceX, parte con éxito en su primera misión oficial para la NASA

EFE –  La cápsula espacial no tripulada Dragon, de la compañía SpaceX, partió hoy con éxito hacia la Estación Espacial Internacional (EEI), en su primera misión oficial de abastecimiento para la NASA, que abre una nueva etapa al sector privado.

“El lanzamiento de SpaceX esta noche marca el inicio oficial de las misiones de reabastecimiento comerciales de empresas estadounidenses que operan desde aquí”, señaló el director de la NASA, Charles Bolden, en una rueda de prensa tras el lanzamiento.

Bolden, que compareció junto con la presidente de SpaceX Cwynne Shotwell, quien agradeció a la NASA su apoyo, destacó que tan solo un año después de la retirada de los transbordadores, con los que la agencia espacial aprovisionaba la EEI, ya tienen sustitutos.

El exastronauta señaló que esta asociación con la empresa privada permite a la NASA “centrarnos en lo que mejor hacemos: Explorar”, en referencia a los objetivos de enviar una misión tripulada a un asteroide y viajar a Marte en 2030.

La cápsula llevará 454 kilos de carga y permanecerá acoplada al complejo espacial tres semanas antes de regresar a la Tierra.

Tras una cuenta atrás sin problemas técnicos y con el clima a su favor, Dragon emprendió puntual la primera de 12 misiones de abastecimiento que ha contratado la NASA con la compañía de Elon Musk, cofundador del sistema de pagos por internet PayPal.

La cápsula partió a bordo de un cohete Falcon 9, también fabricado por la compañía, que mide 54,9 metros de largo y 3,6 metros de ancho, con una masa de 333,4 toneladas y propulsado por la combustión de oxígeno líquido y queroseno.

El cohete fue lanzado a las 20.35 hora local (0.35 GTM) desde el complejo 40 de la zona de lanzamiento espacial de la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral (Florida), adyacente al Centro Espacial Kennedy de la NASA.

Musk, que siguió el lanzamiento desde el centro de control de la misión en Hawthorne (California), nombró Falcon al cohete propulsor en honor a la nave Halcón Milenario de la saga “Star Wars”, mientras que la cápsula fue nombrada por el personaje de ficción Puff, de “Magic Dragon”.

La nave, que entró en órbita sin contratiempo, llegará el miércoles a la Estación Espacial Internacional y la tripulación utilizará el brazo robótico para facilitar el acoplamiento.

Dragon lleva ropa, alimentos y otros elementos necesarios para la tripulación así como un congelador para conservar las muestras científicas con las que trabajan en el laboratorio espacial, un experimento que tendrán que descargar los astronautas y una variedad de materiales necesarios para trabajar en la estación espacial.

Según reveló el centro de control de la misión, antes de que sea utilizado para fines científicos el congelador lleva una sorpresa a los habitantes de la estación: Helado de chocolate y vainilla.

La actual tripulación de la EEI, compuesta por el cosmonauta ruso Yuri Malenchenko, el japonés Akihiko Hoshide y comandada por la astronauta estadounidense Sunita Williams, recibirá además 23 experimentos para estudiar la microgravedad que fueron elegidos entre las más de 2.000 propuestas diseñadas por estudiantes que participaron en el Programa de Experimentos Espaciales para Estudiantes de la NASA (SSEP, en inglés).

Dragon regresará con cerca de una tonelada de muestras científicas recolectadas durante las investigaciones que se llevan a cabo en la estación espacial y piezas de soporte técnico que ya no necesitan para que los ingenieros de la NASA los analicen.

Los expertos señalan que la capacidad de regresar a la Tierra de Dragon es una de sus ventajas, que ya permite continuar con las investigaciones y liberar de carga innecesaria a estación.

La cápsula realizó su debut el pasado mayo, cuando llevó a la EEI 460 kilos de carga y se convirtió en la primera cápsula comercial en acoplarse al complejo científico que órbita a 390 kilómetros de la Tierra.

Dragon estuvo acoplada 5 días, 16 horas y 5 minutos a la EEI y trajo a la Tierra otros 600 kilos de material, algo que hasta ahora no podían hacer otros vehículos.

La principal diferencia en este cometido es que ahora irá cargada con material para una misión operacional real, mientras que en el vuelo inicial llevó otro tipo de carga, como alimentos, para demostrar que podría cumplir con su tarea de “transportista”.

La compañía estadounidense Orbital Sciences Corporation también está desarrollando un vehículo espacial de carga, Cygnus, para servir a la NASA y su cohete propulsor, Antares, que está previsto hagan su vuelo de demostración a finales de este año.

La CRS-1 es la primera de las 12 misiones que ha contratado la NASA con la compañía con un costo de 1.600 millones de dólares. La próxima está prevista para enero de 2013.

Foto: Fotografía cedida por la NASA muestra el despegue del cohete SpaceX Falcon 9 y la cápsula Dragon, en Cabo Cañaveral, Florida (EE.UU.). EFE/NASA/JIM GROSSMANN

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »