Salud

Duerme bien y te alimentarás mejor

Un estudio reciente realizado por la División de Medicina del Sueño de la Universidad de Harvard (EE.UU.), llegó a la conclusión de que existe una relación entre dormir bien en las noches y elegir comidas más saludables y nutritivas.

De acuerdo con sus autores, la investigación comprobó que las alteraciones en la duración y la calidad del sueño se relacionan con la tendencia a padecer enfermedades crónicas, el aumento de peso, la diabetes y la mortalidad prematura.

La investigación, publicada en el American Journal of Public Health y en la que participaron 542 empleados que trabajan hasta tarde y tienen turnos irregulares, también coincide con la teoría, cada vez más extendida, de que dormir bien es clave para tener una vida sana en todos los aspectos.

Hace poco, una investigación de la Universidad Laval, en Quebec (Canadá), concluyó que un sueño de larga o corta duración predice un mayor riesgo de sufrir obesidad. Tras estudiar durante seis años a 276 personas de entre 21 y 64 años, determinó que aquellas con periodos de sueño más cortos o más largos eran un 35% y un 25% más propensas a ganar cinco kilos, respectivamente, que quienes dormían de siete a ocho horas, lo considerado normal para la edad adulta.

La nutricionista danesa Arne Astrup, experta de la Asociación Internacional para el Estudio de la Obesidad, le dijo al diario The Washington Post que “es muy probable que una buena noche de sueño pueda ayudar a adelgazarnos, en cierta medida”. Según ella, el sueño está sumamente ligado a los mecanismos de control del apetito y podría convertirse en una nueva arma para combatir el sobrepeso y la obesidad. La experta siempre trae a colación un estudio alemán en el que participaron 8.000 mujeres y hombres con problemas de sueño, que demostró que estos se relacionaban con un aumento en el riesgo de obesidad y con el desarrollo de diabetes tipo 2 (asociada al sobrepeso).

Aunque aún no está del todo claro por qué el sueño tiene repercusión en el peso y la diabetes, esto podría relacionarse, dice, con las hormonas leptina, grelina y cortisol, que se ven alteradas por la falta de sueño y que, a su vez, intervienen en la regulación del apetito.

Y viceversa…
El vínculo entre descanso y alimentación es bidireccional, ya que el sueño no sólo afecta la forma en que comemos, sino que, a la inversa, la manera de alimentarnos influye en cómo dormimos. Además, según la nutricionista danesa Arne Astrup, la falta de sueño puede ser una señal de estrés, lo que de alguna manera promueve que se coma en exceso.

Tips para dormir bien
Para prevenir las alteraciones del sueño, los expertos aconsejan no acostarse con hambre ni tras una comida muy pesada y no consumir café, alcohol, té, gaseosas, tabaco o cacao, que funcionan como estimulantes, antes de dormir. También se deben evitar los ruidos, la mala ventilación y la luz en exceso en el cuarto, y las tareas que requieran de concentración mental antes de dormir. Mantenga horarios regulares para levantarse y acostarse (incluso los días festivos), haga ejercicio físico de forma regular y nunca consuma somníferos o hipnóticos por su cuenta. Si cree que los necesita, consulte con su médico. / Agencias.

1 Comment

1 Comment

  1. Olin Riggins

    10/04/2012 at 7:50 am

    Hi and Thank you in your WP Blog site. We have been investigating some of weblogs to view what’s really functioning in the Multi-level marketing Arena. Your WordPress Site is looking terrific.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »