Mundo

EE UU envía cazas al norte de Siria para proteger a los kurdos

20 de agosto de 2016 – Beirut – Agencias.

Después de que las fuerzas aéreas sirias bombardearan, por segunda vez consecutiva, este viernes posiciones de las Unidades de Protección del Pueblo kurdo, (YPG) en Hasaka, Estados Unidos, aliado de los kurdos en la guerra contra el Estado Islámico, envió, a su vez, sus cazas al noreste de Siria, en una señal de advertencia al régimen sirio.

El incidente que no fue a más podría avivar en un futuro un nuevo foco de tensión entre Damasco y la Coalición internacional, que apoya con bombardeos aéreos y asesores sobre el terreno a las Fuerzas Democráticas Siria, una coalición de milicias kurdas, árabes y cristianos asirios.

Un hombre huye con varios niños después de un ataque aéreo en Douma Reuters.

Un hombre huye con varios niños después de un ataque aéreo en Douma
Reuters.

Para rebajar tensiones, el Pentágono indicó ayer que la maniobra militar aérea era

para proteger a sus fuerzas especiales que asesoran a combatientes kurdos.

“Dejamos claro que los aviones estadounidenses defenderían a las tropas en tierra si eran amenazadas”, respaldó el portavoz del Pentágono, capitán Jeff Davis.

No obstante, no se registraron enfrentamientos directos ya que cuando llegaron los cazas de EEUU a las posiciones bombardeadas por el régimen, cerca la ciudad de Hasaka, los aviones sirios ya habían abandonado el área.

Se trata de la primera vez desde que el inicio de la guerra en Siria que Damasco bombardea posiciones kurdas.

“Consideramos que estas situaciones que ponen en peligro a la coalición son muy peligrosas y tenemos derecho de defendernos”, agregó David.

Las fuerzas especiales estadounidenses se encuentran fuera de la ciudad de Hasaka en bases de la Coalición internacional a unos seis kilómetros al norte”.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos confirmó “la llegada de refuerzos a estas bases (el viernes) de soldados provenientes de Siria y del extranjero, y de helicópteros militares”.

Tras dos semanas de tensión, este miércoles estallaron fuertes combates entre las fuerzas prorrégimen y la policía kurda (Asayech) que se han saldado de 39 muertos, según el OSDH.

En represalia por los arrestos de combatientes kurdos, las fuerzas asayesh secuestraron a decenas de milicianos prorrégimen, lo que ha llevado a miles de habitantes a abandonar la ciudad.

Por otro lado, en el vecino Irak, El Estado Islámico mantiene retenidos a más de 70.000 civiles de la localidad de Al Qayara, al sur de Mosul, que está utilizando como escudos humanos ante el avance del ejército iraquí en la zona, denunció ayer el alcalde de la comarca, Saleh al Yaburi.

Las tropas iraquíes, apoyados por unos 700 milicianos tribales, mantiene bloqueados los accesos de la población y se prepara para el asalto a este importante feudo del EI.

En los últimos días, las fuerzas gubernamentales lograron liberar varias localidades en la periferia de Al Qayara.

Con el fin de retrasar la ofensiva, el EI ha quemado pozos de petróleo para obstaculizar con el humo las operaciones de la aviación militar iraquí. Estos gases tóxicos han causado unos treinta muertos entre la población civil por asfixia, según el recuento de Al Yaburi.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »