La nación

EE UU pone en la mira a la música regional mexicana por lavar dinero del narco

Concierto del cantante Julión Álvarez, en 2016. CUARTOSCURO

El Departamento del Tesoro acusa a un promotor musical de tener vínculos con el Cártel Jalisco Nueva Generación

6 de abril de 2018 – México – Agencias.

La música regional mexicana está otra vez en el punto de mira de la justicia de Estados Unidos. Después de las acusaciones contra el cantante Julión Álvarez y el futbolista Rafael Márquez, el Departamento del Tesoro ha incluido este viernes a otro mexicano en su lista negra de narcotráfico: Jesús Pérez Alvear. El promotor musical está ligado a artistas como Álvarez y Gerardo Ortiz, dos de los máximos exponentes del género. Pérez Alvear ha sido identificado como un “narcotraficante especialmente designado” y ha sido acusado de lavar dinero a través de conciertos para el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG)y para Los Cuinis, el brazo armado de esta organización criminal.

La funcionaria estadounidense alude a una polémica perenne en el país: la de los narcocorridos, canciones que narran las “proezas”, los fracasos y las caídas de los capos. Las composiciones, a veces prohibidas de la radio mexicana, suelen hacerse bajo pedido y con el visto bueno de los criminales. Julión Álvarez no era necesariamente identificado por sus narcocorridos, pero Gerardo Ortiz tiene en su haber éxitos como Dámaso, el hijo de Dámaso López, quien facilitó una de las primeras fugas de la cárcel de Joaquín Guzmán Loera El Chapo. “Sí señor, yo soy Dámaso, soy hijo del Licenciado, de Culiacán y mi gente siempre he tenido el respaldo”, canta Ortiz en uno de los temas que lo catapultaron a la fama. El mini licenciado, como se conoce al menor de los López en el seno del Cártel de Sinaloa, se entregó a la DEA en julio del año pasado.

El Departamento del Tesoro también ha señalado al fotógrafo italovenezolano Miguel José Leone de dirigir una red de prostitución que reclutaba modelos y participantes de concursos de belleza de Europa y Sudamérica para los capos del CJNG y los altos mandos de Los Cuinis. Leone, adentrado en el mundo de la moda, era uno de los socios de Pérez Alvear, de acuerdo con las autoridades mexicanos. El fotógrafo había sido detenido en Puerto Vallarta, uno de los destinos más concurridos del Pacífico mexicano, en 2015, pero fue liberado un año después.

Washington señala que la forma de operar de Pérez Alvear es a través de la organización de espectáculos musicales en grandes ferias (que guardan cierto parecido con las ferias taurinas en España), que tienen públicos multitudinarios. “Chucho Pérez utiliza la violencia para obtener concesiones para que se celebren estos conciertos a través de su empresa, Gallistica Diamante (también conocida Ticket Premier)”, detalla el Tesoro estadounidense. Pérez Alvear supuestamente acaparaba todo el negocio para blanquear el dinero: desde la venta de entradas y de bebidas hasta el parking.

La inclusión de Pérez Alvear y Leone en la lista negra de la Oficina de Control de Activos Extranjeros de Estados Unidos (OFAC) supone que todos sus bienes y propiedades que se encuentren en el país o sean manejados por ciudadanos estadounidenses serán congelados y sus visas suspendidas. El promotor musical y el fotógrafo tampoco podrán hacer negocios en Estados Unidos. Pérez Alvear es ligado directamente con Nemesio Oseguera Cervantes El Mencho y con Abigael González Valencia, cabecillas del CJNG desde abril de 2015.

La OFAC incluyó a Julión Álvarez (cuyo nombre real es Julio César Álvarez Montelongo) en agosto del año pasado por supuestos nexos con el Cartel de los Flores, una organización aliada de los CJNG y de Los Cuinis. YouTube y Spotifyya no tenían en sus plataformas el contenido de Álvarez, que tenía decenas de millones de reproducciones. El dominio de su sitio web también se anunciaba como disponible después de las acusaciones de lavado de dinero.

La música regional mexicana no solo goza de gran popularidad en México, también es el género más popular entre los inmigrantes mexicanos en Estados Unidos. Álvarez también perdió su puesto como juez en el programa La Voz Kidsde Televisa, la cadena de televisión más grande de Hispanoamérica.

El exfutbolista del Barcelona Rafael Márquez también fue otro de los perjudicados por la decisión del Departamento del Tesoro. Márquez, capitán de la selección nacional y uno de los hasta entonces inamovibles para el técnico Juan Carlos Osorio, ha visto peligrar su participación en la próxima Copa Mundial en Rusia, pese a que regresó a las canchas unas semanas más tarde. Otros 20 mexicanos fueron señalados por tener lazos con los cárteles de la droga en esa ocasión.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »