Mundo

El Brexit empobrecerá a los británicos

Manifestantes a favor de la Unión Europea protestan a las afueras de la Parlamento en Londres, Reino Unido / EFE.

El Gobierno conservador ocultó un informe que demuestra que la salida de la UE supondrá una caída del PIB de entre el 2 y el 8% en función del tipo de desconexión que negocien

31 de enero de 2018 – Agencias.

Las cosas se complican cada vez más para la «premier» Theresa May. En medio de la guerra que se vive en su partido y cuando la presión de los «tories» más euroescépticos vuelve a poner en riesgo su liderazgo, el portal «online» americano «BuzzFeed» filtró ayer un documento secreto donde se revela que, sea cual sea el acuerdo al que Londres llegue con Bruselas, Reino Unido será más pobre fuera que dentro de la UE los próximos quince años.

El informe, fechado en enero de 2018, ha sido elaborado por el Ministerio del Brexit, cuyo responsable, David Davis, ha recibido numerosas críticas en Westminster por no haber publicado aún –19 meses después del plebiscito– un análisis con las consecuencias del divorcio. El año pasado, el ministro del Brexit dijo que el Ejecutivo había elaborado docenas de estudios detallados. Pero, cuando el Parlamento le obligó a hacerlos públicos, aseguró que había sido malinterpretado y que esos informes no existían. En su lugar, publicó una serie de análisis sectoriales vagos que no hacían sino recopilar datos de dominio público.

Según «BuzzFeed News», el documento filtrado ayer estaba siendo presentado a ministros de peso en reuniones antes de que la semana que viene fuera debatido a puerta cerrada en el Gabinete. Pero el hecho de que saliera ayer a la luz incrementó las demandas de todas las formaciones políticas para que el Ejecutivo lo publicara en su totalidad para que pudiera haber un debate al respecto.

Londres y Bruselas están a punto de comenzar la segunda fase de negociaciones del Brexit, centrada en las futuras relaciones. Y en este sentido, el documento contempla los tres escenarios más factibles. En los tres casos, el PIB británico en los próximos 15 años sería más bajo del que registraría si el país continuara en el «club».

Tres escenarios adversos

En caso de que las negociaciones terminaran sin acuerdo y las relaciones comerciales entre el país y la UE se tuvieran que regir bajo las normas de la Organización Mundial del Comercio, el crecimiento de la economía británica se reduciría en un 8% comparado con las previsiones actuales. El segundo escenario contemplado, es decir, si hubiera un pacto comercial amplio, habría un constreñimiento de la economía británica de un 5%. Por último, si se siguiera el modelo noruego –que implica acceso al mercado único a través del Espacio Económico Europeo–, un escenario que May ha descartado, la reducción del crecimiento sería de un 2%.

El euroescéptico Steve Baker, recién nombrado vicepresidente del Partido Conservador y «número dos» del Ministerio del Brexit, señaló que la filtración era un «claro intento de socavar» la salida de Reino Unido del bloque. En declaración en la Cámara de los Comunes, Baker aseguró que Davis había leído la evaluación el lunes por la noche y él mismo la había recibido esa misma mañana. «Todavía no está ni siquiera cerca de ser aprobado por los ministros. Incluso el equipo ministerial de mi departamento acaba de ser informado en los últimos días. Está claro que requiere mucho trabajo adicional», explicó el euroescéptico, que recalcó que el análisis no incluía el que sería el «resultado preferido» para el Ejecutivo, el de pactar un acuerdo a la medida.

Por su parte, el «tory» Philip Davies culpó a los funcionarios de la filtración. «Hay mucha gente en la administración pública que no quería que nos fuéramos de la Unión Europea y han reunido algunas figuras poco fiables para respaldar su caso», matizó. Lo cierto es que el documento acaparó ayer el protagonismo en Westminster. El diputado laborista Chris Leslie, que hace campaña en contra de un Brexit duro (fuera del mercado único y la unión aduanera), pidió al Ejecutivo conservador que publicara las conclusiones de este documento en su totalidad. «Nadie ha votado [en el referéndum de 2016] para que sus familias estén peor», agregó. Según el documento, la alimentación, el textil, las manufacturas, la automoción y la venta al por menor serían los sectores más afectados por el Brexit, mientras que la agricultura sería el único que no sufriría efectos adversos. Por regiones, el noroeste, oeste e Irlanda del Norte registran las caídas más importantes.

El estudio no contempla eventuales perjuicios a corto plazo que provocaría el Brexit en la economía, como el coste del ajuste a los nuevos acuerdos aduaneros. Sí asume, en cambio, que Reino Unido logrará alcanzar un acuerdo comercial con Estados Unidos, así como con otros países o bloques no europeos (China, India, Australia, los países del Golfo o el sureste asiático), corrigiendo algo las pérdidas producidas por abandonar la unión aduanera y el mercado único europeos.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »