Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

El canto de las sirenas

La situación actual con los inmigrantes y la política en vista de las próximas elecciones, y en concreto con lo que comienza a vislumbrarse de ofrecimiento por parte del candidato republicano, me recuerda el pasaje de Ulises y las sirenas.

Este nos cuenta que cuando Ulises abandona la morada de la hechicera Circe, sabe que debe pasar cerca de la isla de las sirenas, y siguiendo los consejos de la hechicera, maquina una magnífica estrategia que le permite oír los traicioneros cantos y, a la vez, salvar la nave y a sus compañeros. Tapa los oídos de sus hombres con cera después de haberles pedido ser atado al mástil, y así podrá saciar su curiosidad escuchando el canto de las sirenas, sin ceder a su encantamiento; ante el canto de las sirenas, melodioso y colmado de bellas promesas, Ulises les grita a sus compañeros para que lo desaten, y estos al no poder oírle, no le obedecen, superando el fatal destino.

Ahora, los inmigrantes constituyen la clave para que cualquier candidato llegue a la Casa Blanca, de modo que la carrera presidencial cambió de marcha. Ya no es una pelea sobre el ala del partido republicano. Mitt Romney no tiene que preocuparse por golpear a Rick Santorum nunca más, por lo que no tiene que complacer a los ultra conservadores o a los que mantienen duras líneas contra la inmigración. Él se centra ahora por completo en derrotar a Obama. Y eso significa, ahora, que se está centrado en los latinos.

NBC informó que Romney dijo en una sala llena de ricos en un evento este fin de semana para recaudar fondos en Palm Beach, Florida, que las encuestas actuales sobre hispanos muestran un aplastante apoyo al presidente Obama, y “representan la muerte para nosotros”.

Es probable que tenga razón. La mayoría de los estrategas y analistas dicen que los republicanos necesitan un 40% o más del voto latino para ganar. Eso es lo que consiguió George W. Bush en su reelección de 2004, y aún se mantiene como un “patrón de oro”. El senador de Arizona John McCain estuvo por debajo del 31% y Obama asumió la Casa Blanca.

Romney, sin embargo, está mirando un nuevo mínimo. Las encuestas lo muestran por detrás de Obama por el mayor margen de los últimos 30 años o más -con sólo el 14% de votantes hispanos dándole su apoyo, mientras un 70% lo hace con el presidente.

El objetivo: Los Hispanos. Y para ganarse su apoyo, necesita ofrecer una música que llegue a sus oídos con melodías que incluyen un DREAM ACT republicano, según NBC, y seguramente con un plan para los indocumentados, versión republicana. Todo un canto de sirenas con el que espera cautivar a los votantes latinos.

Porque a pesar de la constante letanía de los republicanos de que lo único que importa en la próxima elección es la economía, argumento que se va debilitando a medida que la recesión desaparece y los latinos consiguen más y más puestos de trabajo (los latinos obtienen mayores ganancias en los puestos de trabajo que cualquier otro grupo), Romney predijo que la inmigración será un problema mucho más grave.

En este escenario, Romney debe preparar un terreno fértil para los latinos y él sabe que los temas migratorios son de vital importancia. Lo importante ahora es lograr que los latinos olviden lo que dijo durante su campaña, cuando era importante ganarse el voto de los ultraconservadores de su partido y en su mira se encontraban los otros candidatos para la nominación de su partido, y lo importante era quitárselos de en medio.

Romney quiere hacer olvidar que él prometió repetida y enfáticamente vetar el DREAM ACT si es que alguna vez llegaba a su despacho de presidente. Y que él está en contra de cualquier tipo de “amnistía” o de legalización de estatus para los 11 millones de trabajadores sin documentos del país. De hecho, él llamó a la infame, dura y polémica ley de represión de la inmigración de Arizona “un modelo para el resto de la nación”.

Claro que para asegurarse un camino más expedito a la presidencia, tendrá que atacar a su contrincante, el Presidente Obama, y buscará resaltar lo que Obama no ha hecho. Recordar a los latinos que a pesar de la promesa sobre una reforma integral, nada se ha hecho -ni siquiera cuando los demócratas controlaban el congreso durante sus primeros dos años en el cargo.

Esto, desde luego, es algo difícil para combatir por el presidente, a pesar de que como todos sabemos hay prioridades cuando se trata de tomar decisiones y una de ellas era precisamente la encrucijada económica en la que se encontraba el país cuando asumió la presidencia. Pero definitivamente este será uno de los argumentos que esgrimirá Romney para quitarle fuerza con los latinos, al igual que resaltar que bajo su administración, las deportaciones alcanzaron números récord.

De igual manera, para el Presidente Obama, recordarles a los votantes que Romney está rodeado de algunos de los más firmes defensores de medidas de represión, como el arquitecto de la ley de Arizona, Kris Kobach, o el ex gobernador de California, Pete Wilson, quien apoyó a la versión anterior de aquella ley, la Proposición 187. O que él haya abrazado la filosofía de Kobach, de hacer dificultosa la vida de los trabajadores sin documentos para generar la “auto-deportación”.

¿De eso se trata la carrera política?, de presentar lo más negativo de su oponente para debilitarlo ante los lectores indecisos o ante los latinos que, como se dijo anteriormente, pueden colocarlo en la Casa Blanca o de vuelta al Congreso. No, no lo creo. Lo ideal es que se ganara el cargo por la presentación de los mejores proyectos: económico, de salud, de educación, de inmigración, de defensa y de protección del medio ambiente y más aún, que pudiera durante su gestión cumplir con lo proyectado. Ya veremos…

El Director
Jairo Vargas
Latino News, LLC

Foto: Cortesía de http://asusta2.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *