Mundo

El estrógeno y el tabaco pueden producir cáncer

El estrógeno puede contribuir al cáncer de pulmón al intensificar los efectos del humo de tabaco, según una investigación presentada la semana pasada en la reunión anual de la Asociación Estadounidense de Investigación del Cáncer.

El descubrimiento de los científicos de la Universidad Duke y el Centro Fox de Investigación del Cáncer en Filadelfia (Pensilvania, EE.UU.) apuntan a la posibilidad de nuevas terapias dirigidas al metabolismo de esa hormona.

“Esta investigación proporciona el eslabón entre el estrógeno y el humo de tabaco”, dijo Jing Peng, una graduada de la Universidad Nankai de China que es coautora del artículo y trabaja en el laboratorio de Margie Clapper en Fox.

Los investigadores encontraron que el estrógeno se metaboliza en derivados tóxicos en el pulmón de los ratones de laboratorio. El nivel de estos metabolitos tóxicos aumentó cuando se expuso a los roedores al humo de tabaco.

Los resultados indican que, algún día, podría haber nuevas terapias que impidan que el estrógeno se convierta en toxinas y ayuden en el tratamiento, o incluso la prevención, del cáncer de pulmón.

“En el futuro quisiéramos enfocarnos en las sendas de metabolización del estrógeno como forma de prevención del cáncer de pulmón”, dijo Peng.

Los científicos han sabido durante mucho tiempo que el humo del tabaco es la causa principal del cáncer de pulmón. Pero recientes descubrimientos señalan que el estrógeno también podría desempeñar un papel en esta enfermedad.

Peng y sus colegas examinaron los pulmones de ratones sanos y encontraron que contenían altos niveles de metabolitos de estrógeno, conocidos como 4 hidroxi-estrógenos y que son carcinogénicos (producen cáncer).

Específicamente estos hidróxi-estrógenos ayudan a activar los procesos que promueven el crecimiento de las células y generan los radicales libres que dañan a las células.

Cuando las investigadoras, que incluyen a Eun Ran Suh, de Corea del Sur y Ekaterina Shatalova, de Rusia, expusieron los ratones al humo de tabaco ocho semanas, encontraron aumentos en los niveles de esos hidroxi-estrógenos.

“Creemos que estos metabolitos de estrógeno pueden dañar las células y contribuyen al cáncer de pulmón”, apuntó Clapper.

Las ratonas expuestas al tabaco presentaron el doble de hidroxi-estrógenos en sus pulmones comparadas con los ratones, señalaron las autoras. / Efe.

Foto: EFE

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »