Editorial

¿El fin de los tiempos?

De tiempo en tiempo y aprovechándose de la ingenuidad y falta de memoria de la mayoría de las personas, salen los “profetas” y adivinos anunciando el fin de los tiempos.

De las más sonadas es la de este próximo 21 de diciembre que coincide con el fin de un ciclo de 5000 años, según el calendario Maya.

Nada más absurdo que pensar que esto traerá funestas consecuencias para nuestro querido planeta azul – ¿más de las que tiene?- y que definitivamente llegará el fin para gran parte de la humanidad, ¿Porqué la gente hace caso de estos agoreros de turno?

Si revisamos la historia, esto no es nada nuevo y a mí me gusta ampararme en lo que nos ha sucedido anteriormente como referencia para analizar lo que pudiera sucedernos.

Por eso, para los que piensan y creen que el fin del mundo ya es un hecho este 21 de diciembre, les dejo sólo algunas de las predicciones pasadas – teniendo en cuenta que aquí estamos aún y nada pasó – y futuras, que anuncian que nuestra civilización y nuestro mundo dejarán de existir:

En el año 90, San Clemente (el papa) predijo que el mundo terminaría en el año 1000. Este año es notorio por ser uno de los que más grupos se pusieron histéricos esperando el regreso de Cristo. Tal y como sucedió en el segundo milenio, hubo una gran histeria popular a la espera del Señor. Los cristianos de ese tiempo debieron saber muy bien que no sucedería porque estaba claramente establecido en la Biblia que muchas profecías tendrían que cumplirse, por ejemplo el renacimiento del estado de Israel. Durante los últimos meses del 999 DC, todo el mundo comenzó a comportase bien, lo mejor que podían. La gente comenzó a vender sus propiedades y a dársela a los pobres, miles de peregrinos comenzaron a llegar a Jerusalén, las plantaciones fueron descuidadas, etc. El 1000 llegó y nada sucedió.

Año 1524. En 1499, el famoso y respetado astrólogo alemán Johannes Stoeffer, profesor de la Universidad de Tubinga, publicó ‘Ephemerides’, anunciando que el 20 de febrero de 1524 sería el fin del mundo por la reunión de los planetas en el signo de Piscis. Dada la ascendencia de este ’sabio’ la gente se lo tomó en serio y los ricos comenzaron a construir arcas al estilo Noé. Los teólogos de aquella universidad también se apuntaron a la apocalíptica profecía y comenzaron a discutir sobre si los que tenían barcos estaban moralmente obligados a admitir a los que no los tenían. De hecho, las vísperas, 19 de febrero de aquel año, coincidió con una gran tormenta con una lluvia torrencial que provocó inundaciones. Cundió el pánico y la gente asaltó los barcos. Hubo naufragios y muertos por el exceso de pasajeros. Tras 24 horas de angustia, el 21 amaneció un esplendoroso día.

Año 1736. El profesor de geografía astronómica de la Universidad de Cambridge, William Whiston, amigo de Isaac Newton, anunció seriamente desde su cátedra que en la madrugada del 14 de febrero de ese año aparecería un cometa y, en tres días, este mundo ya no existirá debido al fuego, los terremotos y las matanzas. Esta increíble profecía tenía cierta credibilidad pues a la hora anunciada se dejó ver por primera vez la impresionante cola del Cometa Halley. Los bancos no abrieron sus puertas y hubo una paralización general en todo Londres. Sin embargo, las autoridades eclesiásticas en un rasgo de lucidez se negaron a abrir las puertas de la Catedral de Westminster para la ‘plegaria final’. En últimas, pasó todo sin mayor novedad y Whiston simplemente se disculpó diciendo que había hecho mal los cálculos, aunque le costó la cátedra.

Año 2000. Este año se lleva las palmas por la cantidad de predicciones apocalípticas. Según Windows, todos los computadores estallarían porque su calendario de Windows no contaba los años posteriores a 1999, por lo que se haría un reinicio general a la humanidad. El mundo se acabó en efecto a las 00:00 del 1 de enero del 2000. Numerología: Si usted divide 2000 entre 3, usted obtendrá el número 666.6666666666666. Este sistema increíble fue usado para predecir la ocurrencia del Rapto.

2000 (5 de mayo) todos los planetas se alinearon. De acuerdo con algunos profetas, esto causaría terremotos, erupciones volcánicas, y otras cosas terribles. Nada sucedió.

2000 (5 de mayo) el estadounidense Richard Noone predijo que un desprendimiento de hielo desde el Polo Sur cubriría el planeta con trillones de toneladas de esta materia.

Después de siete años, el hielo sólo parece estar derritiéndose.

2012 (21 de diciembre) algunos creen que esta fecha “final” (13.0.0.0.0 en el calendario maya de Cuenta Larga) es un anuncio del fin. Otros, que contemplan sólo el fin de un mundo y su reemplazo por otro. Sería una pena que ensombreciera los Juegos Olímpicos. Pero esperen, por si las moscas y no pasa nada el 21 de diciembre, ya hay otras predicciones haciendo cola para que no perdamos la costumbre fatalista y seguir entusiasmados con el fin de los tiempos, lo malo es que algunas de esas futuristas predicciones la verán otros ojos porque los nuestros ya estarán cerrados para siempre….
2085 (11de junio) algunos científicos calcularon que el cometa Catalina tiene una posibilidad de una en 300 mil de chocar con la Tierra. Tiene un kilómetro de diámetro. Claro, para ponerle más posibilidades, esta probabilidad se puede reducir peligrosamente, si Catalina no choca con algo en su camino que lo desvíe a una colisión más segura con nuestra pequeña tierra.

3786 Nostradamus sigue mostrando un invencible don. Después que en 1999 no se produjo, nuevas lecturas de él afirman que se acabará en 3786. O en 3797.
Tres mil millones de años: es para los optimistas. Algunos esperan que la galaxia de Andrómeda colisione con la Láctea, dando un piadoso fin a una humanidad que quiere ser rescatada del aburrimiento.

Pero recuerden los cristianos: en Mateo 24:36 36 Más de aquel día y hora, nadie sabe nada, ni los ángeles de los cielos, ni el Hijo, sino sólo el Padre.

Por lo tanto, la misma probabilidad la tiene que se acabe el mundo hoy, que el 21 de diciembre, que dentro de mil años, que dentro de 5.000. Bueno, yo también puedo hacer una: Cuando nuestro querido sol se apague, de seguro nuestro planeta dejará de existir, claro que esto pasará dentro de unos 5.000 millones de años….

El Director
Jairo Vargas
Latino News, LLC

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »