Editorial

El ladrón que nos roba nuestros recuerdos

20 de marzo de 2019 – Por: El Director.

A medida que envejecemos perdemos la capacidad de recordar eventos recientes o nos olvidamos de nombres, donde dejamos el carro, las llaves, las gafas, etc. Si esto no es algo repetitivo, hasta cierta forma es producto de nuestro envejecimiento, pero si no recordamos haber ido a la cita médica el día anterior o para que sirven las llaves cuando las encontramos, esas circunstancias si son muy preocupantes.

La frecuencia con la que ocurren esos olvidos también es muy importante, si es de vez en cuando, no es alarmante, pero olvidar todos los días que comprar en el supermercado, si lo es.

A medida que nos volvemos mayores necesitamos mas tiempo o esfuerzo para recordar algunos datos o para aprender cosas complejas como usar el último modelo de celular.

Pero cuando la perdida de memoria es patológica, la nueva información no puede ser almacenada, por lo tanto, no importa cuanto tiempo se disponga, jamás va a poder ser recuperada.

Cierto grado de desorientación en el tiempo o en el espacio es también natural por el paso de los años, por ejemplo: dudar si hoy es 27de marzo o 28 o perdernos en un lugar donde nunca hemos estado, pero no recordar en que año estamos, olvidar el camino habitual del trabajo a la casa o no reconocer el barrio donde crecimos, son claros signos de alarma.

La velocidad con la que estos problemas empeoran es también clave para tener muy en cuenta cundo valoremos la magnitud de los problemas de memoria. Si las fallas de memoria interfieren significativamente en las actividades cotidianas se debe consultar a un especialista. Pero todo esto lo podemos enmarcar dentro el envejecimiento y la demencia, pero otra cosa es de lo que hablo a continuación:

Observemos lo que es el Alzheimer

“No puedo pensar en ninguna otra condición que sea un desafió mayor para las familias, comunidades, sociedades y economías del mundo”. Margareth Chan en el encuentro con el G8 con referencia a esta terrible enfermedad.

Cada tres segundos hay una persona diagnosticada en el mundo con esta afección y hoy afecta a una de cada 8 personas mayores de 65 años, se estima que actualmente hay mas de 36 millones de personas con esta enfermedad. Según las proyecciones esta cifra aumentara a 66 millones para el 2030 y a 116 millones para el 2050.El número de pacientes se está duplicando cada veinte años y los costos se estiman en el 1% del producto interno bruto mundial.

El Alzheimer es una de las principales causas de discapacidad y dependencia entre adultos mayores. Debido a esto, muchas son las personas que necesitan ayuda para desarrollar sus actividades diarias y requieren supervisión, incluso algunas veces todo el día. Esto indica que no solo esta afectando a los pacientes sino también a los cuidadores lo que duplica o triplica los llamados “otros enfermos”

Los costos económicos que trae consigue toda esta situación, directos, como gastos médicos y costos formales de los cuidadores, profesionales de salud e instituciones médicas y los indirectos como los cuidadores informales que no reciben remuneración, pero sufren una perdida de productividad, todos ellos se estiman para el 2018 en un billón de dólares y dos billones de dólares para el 2030. Si el cuidado de esta condición a nivel global se tratara de un país, sería la 18 economía mas grande del mundo y superaría el valor del mercado de empresas como Apple y Google.

La enfermedad de Alzheimer es la demencia mas frecuente y constituye alrededor del 70% de los casos.

Se trata de una enfermedad progresiva e irreversible que ataca el cerebro y lentamente afecta la memoria, la identidad y la conducta con un impacto en el funcionamiento social y ocupacional.

Esta enfermedad no es una consecuencia normal del envejecimiento, ni propia de la vejez, sino que representa una enfermedad especifica.

Hasta ahora no se ha identificado un único factor como causante de la enfermedad, ya que es probable que sea una combinación de varios factores, aunque sin duda el factor más importante de padecerla es la edad.

Como el envejecimiento de la población mundial esta aumentando significativamente, esta enfermedad se ha transformado en un gran problema de salud pública.

Al inicio de la enfermedad pueden observarse problemas en la memoria reciente, preguntas repetitivas, dificultad para aprender algo nuevo, olvidar eventos y citas; desorientación en lugares familiares conocidos,  problemas en la comunicación y en el lenguaje, dificultad para manejar bien los gastos o cuentas personales, problemas para razonar, o tomar decisiones adecuadas, pérdida de la iniciativa, depresión y dificultad para realizar las actividades cotidianas.

Aunque no existe una cura para el Alzheimer (hasta ahora), existen medicamentos que ayudan a retrasar el desarrollo de esta enfermedad. Es importante que los familiares o los cuidadores obtengan la mayor información posible acerca de la enfermedad e identifiquen recursos y ayudas existentes en la comunidad y los profesionales a cargo del tratamiento.

Todos tenemos o hemos tenido un familiar o amigo que sufre o ha sufrido de esta terrible enfermedad que nos roba los recuerdos y nos sumerge en túnel del olvido. Quizás ya no es doloroso para el que ya no tiene conciencia (o eso creemos) pero si de tremendo impacto en sus familiares y amigos.

 

El Director
Ing. Jairo Vargas
jairo@latino-news.com
Latino News, LLC

 

 

 

 

Lo más leído

To Top
Translate »