Mundo

El nuevo juguete de Kim: la Bomba-H

Hong Kong/Nueva York – Agencias.

Corea del Norte desafió, por cuarta vez, las advertencias de la comunidad internacional sobre el uso de su armamento nuclear. Así, el régimen del líder norcoreano, Kim Jong Un, aseguró ayer haber lanzado con éxito una bomba de hidrógeno en su interés constante de ampliar su arsenal atómico. Horas después del lanzamiento, que fue registrado por la Organización del Tratado de Prohibición Completa de Pruebas Nucleares (Ctbto) como un «evento sísmico no usual» en el noroeste del país, precisamente en la zona donde había venido realizando pruebas atómicas en el pasado, se produjo el anuncio oficial a través de la televisión estatal, que confirmó el ensayo nuclear de una bomba de hidrógeno. El impacto provocó un seísmo de 5,1 grados en la escala Richter sobre las 01:30 horas GMT, según advirtieron los expertos desde Corea del Sur. Se trata de la última provocación nuclear llevada a cabo por Corea del Norte desde 2006, con otros ensayos armamentísticos en 2006, 2009 y 2013. De confirmarse que efectivamente fue una bomba de hidrógeno, se trataría del primer ensayo realizado por el régimen de Pyongyang con un arma termonuclear, cuya detonación es más poderosa que la de los dispositivos atómicos convencionales que ha utilizado Corea del Norte en sus tres pruebas anteriores.

El dictador norcoreano, Kim Jong Un, firma un documento en el que ordena la prueba nuclear, ayer. Reuters.

El dictador norcoreano, Kim Jong Un, firma un documento en el que ordena la prueba nuclear, ayer. Reuters.

Desde la Casa Blanca, su portavoz Josh Earnest, indicó que «la información de varias fuentes no coincide con las reivindicaciones de Corea del Norte de una prueba con una bomba de hidrógeno», un arma que sería más peligrosa que la bomba atómica. Aun así, en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se acordó ayer preparar medidas que no se especificaron contra Corea del Norte. El órgano de quince miembros, que incluye a China, único aliado de Pyongyang, «condenó de forma contundente» las acciones de este país con su prueba, cuya autenticidad debía ser confirmada todavía al cierre de este edición. Asimismo, Elbio Rosselli, el embajador de Uruguay, presidente de turno este mes en el Consejo, amenazó con las sanciones de la ONU en caso de que se concluya que Pyongyang ha violado de nuevo las resoluciones de Naciones Unidas contra las pruebas atómicas e hizo referencia a los castigos de 2006, 2009 y 2013. Pese a la prohibición que pesa sobre Pyongyang, Kim Jong Un se comprometió a intensificar su programa de «disuasión» nuclear en calidad y cantidad, y advirtió de que no suspendería ni desmantelará las centrales nucleares a menos que Estados Unidos, a quien califica como su eterno enemigo, cese su actividad hostil hacia la nación comunista. Este ensayo atómico tiene lugar tan sólo semanas después de que el Gobierno de Pyongyang anunciase que había adquirido una bomba de hidrógeno para su arsenal nuclear. Para el líder norcoreano, Kim Jong Un, el avance de su programa atómico es una de las prioridades de su mandato, que ha venido desarrollando a través de la renovación y la ampliación de su principal complejo nuclear en Yongbyon, donde mantiene su fuente de plutonio determinante para las armas nucleares.

Según expertos, en dichas instalaciones se podrían producir alrededor de seis kilos de plutonio al año, cantidad suficiente para fabricar una bomba nuclear. Las mismas fuentes creen que el régimen comunista norcoreano podría contar con hasta una docena de cabezas nucleares. «Hemos tenido la capacidad de miniaturizar ojivas nucleares, así como la producción de armas multiformes, desde hace algún tiempo», manifestó el Ejército de Corea del Norte en un comunicado difundido por la Agencia Central de Noticias en mayo. La tecnología desarrollada por el Gobierno de Kim Jong Un podría haberle llevado a ser capaz de miniaturizar armas nucleares, un paso esencial en la creación de misiles balísticos intercontinentales capaces de alcanzar a Estados Unidos o Japón. Pero también hay analistas que dudan de que el ermitaño sistema de Pyongyang sea capaz de desarrollar este tipo de tecnologia y lo atribuyen a una campaña de propaganda.

«Ahora el Gobierno debe cooperar estrechamente con la comunidad internacional para asegurarse de que Corea del Norte paga el precio correspondiente de la prueba nuclear», aseguró la presidenta de la vecina Corea del Sur, Park Geun Hye, tras una reunión del Consejo de Seguridad Nacional surcoreano. El lanzamiento de la bomba puso en alerta a las fuerzas de Corea del Sur, que ha instado a la comunidad internacional a tomar todas las medidas necesarias contra su díscolo vecino del norte.

Dura condena de China

La comunidad internacional ha apostado por China, aliado clave de Corea del Norte, como el mejor interlocutor para tratar de contener las ansias nucleares de Pyong-yang, que ha venido expresando su oposición a los intentos del régimen de Kim de construir armas atómicas. La última vino ayer, mostrando su rechazo a la prueba de la bomba de hidrógeno e instando a Pyongyang a cumplir con su compromiso de desnuclearización. La participación de China como agente clave para frenar las ambiciones nucleares de Corea del Norte es vital, ya que es una de las potencias con derecho a veto de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad y el único país que tiene cierta influencia en el régimen.

Un arma más devastadora que Hiroshima

– Explosivo nuclear. Es una bomba nuclear que se produce por la fusión de átomos ligeros. Se suele denominar como bomba-H, bomba de hidrógeno, bomba fusión o termonuclear.

– Peor que la bomba atómica. La bomba-H posee, además de la fusión atómica, un arma de fisión interna que se usa para activar la energía liberada de la parte fusionada de la bomba.

– Devastación. Si se detona un dispositivo completamente termonuclear, se produce un estallido de una magnitud de unos 10.000 kilotones o más. Se alcanza una temperatura superior a la del sol.

– Actividad sísmica. Frente al 5,1 en la escala Richter de ayer, si hubiera sido un dispositivo termonuclear completo, se habría generado una medida sísmica de 7 en la escala de terremotos.

– ¿Qué países han experimentado con ella? Estados Unidos, la URSS, Francia, Reino Unido y China. La peor fue la soviética: su detonación en 1961 alcanzó los 50.000 kilotones.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »