Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

El presidente peruano Ollanta Humala habló con los mineros. Aún no están a salvo

El presidente peruano, Ollanta Humala, habló ayer con los mineros atrapados en una mina derrumbada desde el pasado jueves y dijo que todavía hay que esperar unas horas hasta ponerlos a salvo.

En declaraciones a los periodistas, tras ingresar al túnel donde trabajan los socorristas, Humala dijo que se está trabajando para sacar a los nueve mineros “sin que haya una víctima”.

“Todavía vamos a tener que esperar unas cuantas horas, no se ha precisado (cuántas), pero tiene que hacerse un trabajo seguro”, afirmó el mandatario.

Humala agregó que el ánimo de los mineros es “bastante optimista”, después de hablar con ellos a través de una manguera instalada en un túnel que atraviesa el cerro.

“Ahora lo que tenemos que hacer es concentrarnos en rescatar a los mineros que están atrapados”, dijo el gobernante.

El jefe de Estado se quejó de que los Gobiernos que le precedieron han hecho poco para regularizar a los miles de mineros que trabajan informalmente en esta actividad en el Perú.

“Así como estos mineros están atrapados en el cerro, los mineros informales están atrapados en la pobreza”, indicó Humala.

El presidente peruano llegó a la mina Cabeza de Negro, situada en el distrito de Yauca del Rosario, a unos 38 kilómetros de la capital regional, Ica, para supervisar las labores de rescate a cargo de bomberos, la policía y trabajadores de minas cercanas.

Los mineros atrapados han sido identificados como Jacinto Pariona, de 59 años, y su hijo Roger Pariona, de 32; Félix Cucho Aguilar, de 41, Edwin Bellido, de 34, y los hermanos Santiago y Juan Tapia, de 22 y 23 años, respectivamente.
Además, Carlos Huamaní, de 47 años, Jesús Ccapatinta Raymi, de 35, y Julio César Huayta, de quien no se tiene otros datos.

Foto: El presidente peruano Ollanta Humala en la mina Cabeza de Negro/Cortesía de: http://www.larepublica.pe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *