La nación

El robo póstumo de los Zetas

EL CUERPO DE «EL LAZCA» FUE SUSTRAÍDO DE LA FUNERARIA POR UN GRUPO ARMADO

Un grupo armado se lleva el cadáver de El Lazca, el narco más peligroso de México. Heriberto Lazcano había sido abatido horas antes en una operación del Ejército

9 Octubre 12 – Agencias

Fiel a su política de confrontación directa con los cárteles, el presidente Felipe Calderón ha conseguido uno de los trofeos más preciados en la guerra contra el narcotráfico: la cabeza del líder de los Zetas, Heriberto Lazcano Lazcano, El Lazca. Así lo anunciaba la Secretaría de Marina: El Lazca murió durante un enfrentamiento con personal naval en la carretera de Sabinas a Progreso, en Coahuila». LA RAZÓN confirmó que el cuerpo del «capo» no se encuentra en manos de las autoridades, ya que durante la madrugadadel lunes un grupo armado robó el cuerpo. El asalto se produjo en la funeraria a la que habían sido trasladados el cuerpo de El Lazca y el del otro supuesto narcotraficante abatido en el mismo operativo, Mario Alberto Rodríguez. Alrededor de las 2.00 horas, un comando irrumpió en las instalaciones y redujo a los empleados de la funeraria para robar los dos cadáveres. «El dueño nos informó de lo sucedido a las 8:05», explicó Ramos durante una comparecencia ante los medios de comunicación.

Colaboración ciudadana

Antes de que se produjera el robo del cadáver, el Ministerio Público ya había realizado las diligencias adecuadas en el lugar del enfrentamiento y pudo enviar el cuerpo para realizar la autopsia y tomarle huellas dactilares, así como un registro fotográfico del rostro. Con estas muertes, el Gobierno federal ha asestado el golpe más fuerte al narcotráfico en los últimos doce años, culminando la persecución del personaje más violento del crimen organizado. De acuerdo con la institución castrense, el fallecimiento de El Lazca ocurrió el domingo pasado a las 13:30, tras recibir denuncias ciudadanas en las que se informaba que personas armadas se encontraban en el área de Progreso. El «narco» se encontraba viendo un partido de béisbol en la televisión cuando tuvo que salir huyendo. Los agentes de la autoridad que circulaban por la zona fueron agredidos con granadas desde un vehículo en movimiento, en plena persecución. Un agente de la dependencia resultó herido. «Durante este enfrentamiento, dos presuntos delincuentes fueron abatidos, asegurándose dos armas largas, un tubo lanzagranadas con 12 granadas útiles, además de un tubo lanzacohetes con dos cohetes, cargadores y cartuchos para armas de fuego diversos», puntualizó la Marina.

Según la agencia antidrogas estadounidense (DEA), Lazcano era considerado desde junio de 2009 como «objetivo prioritario» por el Equipo de Control de Drogas contra el Delito Organizado de EE UU, donde enfrentaba cargos que le hubieran llevado a una condena mínima de 10 años. Según una acusación formal en 2009 de una corte estadounidense, Lazcano y sus cómplices enviaban cargamentos de cocaína y marihuana «desde Colombia y Venezuela a Guatemala, así como a diversas ciudades y ‘plazas’ en México», desde donde eran remitidos a Texas. Entre los envíos de los que sería responsable está un cargamento de 11,7 toneladas de cocaína decomisado en octubre de 2007 y que en su momento fue considerada la mayor incautación de esa droga realizada en México.

El Lazca también usaba programas sofisticados para controlar los pagos regulares que hacían los Zetas a funcionarios y agentes de fuerzas públicas, según las autoridades estadounidenses. La crueldad de Lazcano era tal que, según los testimonios de algunos de sus lugartenientes, solía arrojar a algunas de sus víctimas a los animales salvajes que tenía en una de sus haciendas. Otros testimonios señalan que los hombres de Lazcano obligaban a algunas de sus víctimas a enfrentarse entre sí a muerte por pura diversión. Después de su ruptura con el Cartel del Golfo, los Zetas se consolidaron como una de las dos mayores organizaciones del narcotráfico extendiendo sus operaciones a 17 de los 32 estados de México, en rivalidad con el cartel de Sinaloa de Joaquín El Chapo Guzmán. Hace tres años las autoridades mexicanas incluyeron a Lazcano en la lista de los 37 mayores narcotraficantes y ofrecieron por su captura o muerte 2.3 millones de dólares. Estados Unidos ofrecía por su parte cinco millones de dólares de recompensa. Varios informes de agentes de la Fiscalía federal mexicana señalan que El Lazca delegó hace meses parte de su poder en Miguel Ángel Treviño Morales.

Bajo el mando de El Lazca, los Zetas están considerados responsables de algunas de las mayores matanzas realizadas por grupos de narcotráfico, como la de 72 inmigrantes de Centro y Suramérica en agosto de 2010 y la de 52 personas en un incendio provocado en un casino un año después. En diciembre, Calderón dejará el cargo. Más de 60.000 personas han muerto en México en una ola de violencia que empezó en 2006, cuando el presidente lanzó una ofensiva contra los cárteles de la droga. Con la caída de Lazcano, Calderón se apunta un tanto, aunque algunos analistas aseguran que la bestia descabezada será aun más peligrosa.

LA IMAGEN
La pista para el clan

El robo del cuerpo de El Lazca se produjo poco después de que las autoridades hicieran publica la imagen del narcotraficante. La Secretaría de la Marina Armada de México asegura que los datos dactilares y fisionómicos del delincuente abatido el domingo son los del líder del poderoso cártel de los Zetas.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »