La nación

El Servicio Secreto adopta nuevas normas de conducta tras los escándalos

El Servicio Secreto de EE.UU. distribuyó a su personal nuevas normas de conducta obligatorias tras los escándalos de varios de los agentes del cuerpo, encargado de la protección del presidente estadounidense, Barack Obama.

No llevar a extranjeros a sus habitaciones de hotel -con la excepción del personal del mismo o de agentes de seguridad oficiales-, no frecuentar “establecimientos no reputados” y no beber alcohol en las diez horas anteriores a su horario de trabajo son algunas de las 6 reglas distribuidas hoy en un memorando interno.

El portavoz del Servicio Secreto, Bryan Leary, confirmó a la revista Politico que las normas, tituladas “estándares mejorados de conducta”, han entrado en vigor de forma inmediata y se aplicarán a todo el personal de la agencia.
Las normas exigen además llevar a cabo una sesión informativa sobre los estándares de conducta antes de cada viaje oficial, incluido al extranjero, e impiden beber alcohol en el hotel en el que se alojan los agentes.

Por último, prevén que los funcionarios de seguridad del Departamento de Estado proporcionen sesiones informativas sobre el país visitado a la llegada de los agentes, con el fin de explicarles “los problemas de seguridad y las zonas y establecimientos prohibidos para el personal” del Servicio Secreto.

El refuerzo normativo se produce tras el escándalo que ensombreció la VI Cumbre de las Américas celebrada los pasados 14 y 15 de abril en Cartagena de Indias (Colombia), en la que 12 agentes fueron reemplazados tras confirmarse la relación de al menos uno de los agentes con prostitutas.

Ese agente, que tuvo una discusión con una prostituta tras negarse supuestamente a pagarle, fue identificado hoy como Arthur Huntington, y es uno de los 9 agentes que han abandonado el cuerpo de seguridad tras el escándalo, informó la cadena CNN.

El caso tomó nuevas dimensiones el jueves, cuando la cadena KIRO-TV de Seattle (Washington) reveló, citando fuentes anónimas, que empleados del Servicio Secreto presuntamente recibieron favores sexuales en San Salvador y llevaron prostitutas a su hotel antes de la visita del presidente Barack Obama a ese país en marzo de 2011.

Según el Washington Post, los agentes que acompañaron al expresidente Bill Clinton en una visita a Buenos Aires (Argentina) en 2009, también vivieron una noche de fiesta en locales de estriptis.

El senador republicano Charles Grassley, que pidió el jueves una investigación independiente sobre el episodio de El Salvador, dijo hoy a la cadena CBS que “algo va muy mal en Washington si no ruedan cabezas en el Servicio Secreto” por los escándalos.

Sin embargo, la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, última responsable del Servicio Secreto, aseguró el miércoles ante el Senado que el de Colombia era un caso aislado, y reiteró su confianza en el director del cuerpo de seguridad, Mark Sullivan.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »