Mundo

El terrorista de Niza preparó el atentado leyendo manuales yihadistas

15 de julio de 2016 – París – Agencias.

El fiscal de París, Franois Molins, ha afirmado este viernes que Mohamed Lahouaiej Bouhlel, el autor del “ataque terrorista” perpetrado el jueves por la noche en Niza, era “un total desconocido para los servicios de Inteligencia”, a pesar de que estaba fichado por delitos comunes.

Molins ha confirmado que Bouhlel ha sido identificado como el hombre que conducía el camión frigorífico que arrolló a las cientos de personas que se congregaron en el paseo marítimo de Niza para ver los fuegos artificiales de los festejos del 14 de julio.

identificacionSegún ha contado el jefe del Ministerio Público francés, Bouhlel era un tunecino de 31 años de edad que vivía en Niza junto a su mujer, de la que se estaba divorciando, y sus hijos. Trabajaba como conductor de reparto.

“Era un conocido” de las fuerzas de seguridad por delitos de amenazas y violencia. De hecho en marzo fue condenado a seis meses de cárcel por “unos hecho de violencia armada ocurridos en enero”. A pesar de estos antecedentes como delincuente común “era un total desconocido para los servicios de Inteligencia” porque “jamás ha sido fichado por radical”.

Los motivos que llevaron a Bouhlel a atentar aún son un misterio para las autoridades francesas, aunque, tal y como ha reconocido Molins, siguió los consejos que aparecen en los manuales yihadistas.

“La investigación determinará si tenía cómplices y sus eventuales vínculos con organizaciones terroristas islamistas”, ha subrayado.

Investigaciones

Como parte de las investigaciones, las fuerzas de seguridad francesas han realizado registros en dos direcciones relacionadas con Bouhlel y se han incautado de diverso material de telefonía e informático para analizarlo.

Además, en el camión han encontrado una pistola automática, un cargador, cartuchos, una segunda pistola automática falsa, dos réplicas de fusiles de asalto, una granada y un teléfono móvil, además de una bicicleta y palés vacíos.

Perfil

Y es que, una vez más, un delincuente de poca monta, con problemas familiares a la espalda y aparentemente no muy piadoso, es el autor de un atentado en Francia, en este caso la masacre cometida con un camión en Niza.

La Policía francesa ha identificado al autor por sus huellas dactilares.

El retrato del presunto autor presenta grandes semejanzas con los terroristas que han perpetrado el reguero de atentados que han sacudido de Francia en el último año y medio, desde la matanza en la sede de la revista satírica “Charlie Hebdo”, en enero de 2015.

Los testimonios de sus vecinos difundidos por la prensa gala dibujan a un hombre con antecedentes policiales por actos de violencia -y específicamente de violencia doméstica-, robo y otros delitos menores, aunque no estaba en el radar de los servicios antiterroristas.

Hace solo quince días fue colocado bajo control judicial, según el canal informativo “BFM TV”, por haberse quedado dormido al volante.

El terrorista se hallaba en trámites de divorcio y tenía problemas con su familia en Túnez, supuestamente originaria de Susa, donde hace un año murieron 38 turistas en un atentado en las playas de dos hoteles.

Bouhlel comenzó el ayuno pertinente durante el mes de Ramadán, pero ni siquiera llegó a concluirlo, de acuerdo con esos testigos, que aseguran que le gustaba la salsa y frecuentar a mujeres en locales nocturnos.

También señalan que tenía permiso de conducir vehículos pesados desde hacía pocas semanas y que sufría dificultades financieras.

Padre de tres hijos, Bouhlel no era, siempre a falta de la confirmación por parte de las autoridades, una persona conocida por sus convicciones religiosas.

Sus vecinos comentan que era una persona muy “discreta y silenciosa”, que vestía a menudo pantalones cortos y que solía moverse en bicicleta y en una pequeña furgoneta que aparcaba en las cercanías del apartamento.

El recorrido mortal del camión

Molins ha aprovechado la comparecencia para dar detalles de los hechos. Así, ha contado que el camión, que alquiló el 13 de julio, recorrió hasta dos kilómetros, entre los números 11 y 147 del Paseo de los Ingleses.

Tres policías dispararon contra el vehículo para intentar detenerlo pero aún así consiguió avanzar otros 300 metros hasta pararse a la altura del Hotel Negresco, donde los agentes lograron abatir al conductor, que quedó muerto en la cabina.

El fiscal ha actualizado el balance de víctimas indicando que la cifra de muertos de mantiene en 84, entre los cuales hay una decena de niños y adolescentes, aunque los heridos “en estado de urgencia absoluta” ascienden a 52, con 25 en “reanimiación”.

El camión utilizado anoche por el autor del atentado había sido alquilado el pasado lunes por el propio Bouhlel con documentación válida para hacerlo, según reveló el canal público de televisión “France 2”.

Una empresa de Saint Laurent du Var, a pocos kilómetros al oeste de Niza, alquiló el vehículo al presunto terrorista, que actuó, según todos los indicios, de forma premeditada.

El hombre tenía en su poder un arma corta de calibre 7.65 que utilizó antes de ser abatido por la Policía, además de varias armas largas y una granada de mano, que resultaron ser falsas.

En el camión, también se descubrió una tarjeta de crédito y un móvil que podrían servir para avanzar en la investigación.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »