Latinoamérica Hoy

Emblemático fallo contra ex dictadores argentinos

La justicia argentina concluyó el jueves pasado un proceso emblemático que condenó al exdictador Jorge Rafael Videla a 50 años de cárcel por el robo sistemático de bebés durante la última dictadura militar (1976-1983) de ese país.

Junto a Videla, primer gobernante del régimen de facto, se sentaron en el banquillo Reynaldo Bignone, último presidente de la dictadura, condenado a 15 años, y otros ocho represores sentenciados a penas de hasta 30 años.

La justicia consideró probada “la práctica sistemática y generalizada de sustracción, retención y ocultamiento de niños menores de 10 años”, en el contexto de un “plan general de aniquilación” contra parte de la población civil con el argumento de acabar con la “subversión” durante la dictadura militar.

Sentados en primera fila del tribunal oral Número 6 de Buenos Aires, Videla, de 86 años, y Bignone, de 84, escucharon sin inmutarse los gritos de júbilo de víctimas y familiares que abarrotaban la sala tras el anuncio de la condena, que se suma a las penas de cadena perpetua que ya pesan en su contra por delitos de lesa humanidad cometidos durante el régimen de facto.

El juicio alcanza a 34 delitos de apropiación de hijos de mujeres que, en su mayoría, dieron a luz en los centros de detención de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), la guarnición militar de Campo de Mayo y el denominado Pozo de Banfield, en la periferia de Buenos Aires.

Durante el proceso, que comenzó en febrero de 2011 como resultado de una denuncia presentada hace más de quince años por Abuelas de Plaza de Mayo, se han sucedido los testimonios de víctimas y represores, como el propio Videla, que negó un plan sistemático de robo de bebés y llegó a afirmar que las madres “eran militantes activas de las maquinarias del terrorismo y muchas de ellas usaron a sus hijos embrionarios como escudos humanos al momento de ser combatientes”.

Para Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, hay motivos para celebrar porque “hemos logrado que se reconozca que fue un plan sistemático, que tuvieron esa aberrante idea de que nosotros no íbamos a criar a nuestros nietos, pero viajamos por todo el mundo para encontrarlos”.

Junto a Videla y Bignone, fueron condenados el exalmirante Antonio Vañek, sentenciado a 40 años, el excapitán de fragata Jorge Eduardo Acosta, a 30, y el exgeneral Omar Riveros, a 20.

El tribunal también condenó al excapitán del Ejército, Víctor Gallo a 15 años de cárcel y a su exesposa, Susana Inés Colombo, a cinco; al antiguo prefecto Juan Antonio Azic, a 14 y al represor Jorge Magnacco, a 10.

Mientras, el exjefe de la Armada almirante Rubén Oscar Franco y el exagente de Inteligencia Eduardo Ruffo fueron absueltos.

Según estimaciones de organizaciones humanitarias, 105 niños robados durante la dictadura han recuperado su identidad, aunque aún hay más de 400 denuncias pendientes por casos similares y unas 300 familias han depositado datos en bancos de ADN con la esperanza de recuperar a sus hijos y nietos robados. / Efe.

Foto: Los ex presidentes de facto de Argentina, Reinaldo Bignone (izq.) y Jorge Rafael Videla (der). / Efe.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »