Alabama

Enfrentaría pena de muerte por “atroz” asesinato

Un jurado dictaminó ayer que Michael Berry debe ser ejecutado por matar a tiros a su esposa delante de sus cuatro hijos, un crimen que fue capturado en video de seguridad.

El futuro de Berry ahora recae en el juez de circuito Michael Youngpeter, quien tiene la decisión de sentencia definitiva.

La defensa dice que en una audiencia en octubre planea pedir al juez anular el fallo del jurado y, en su lugar, imponer cadena perpetua sin libertad condicional.

El jurado encontró a Berry, de 45 años, culpable de homicidio capital por disparar a Wendy Stevens seis veces mientras estaba sentada en su camioneta estacionada en un cajero automático en el oeste de Mobile, el 11 de mayo de 2010. Sus cuatro hijos -de 13, 11, 9 y 3- se encontraban en el vehículo y fueron testigos de los disparos. Los dos niños más jóvenes eran hijos de Berry.

La fiscal de distrito, Ashley Rich, dijo que la decisión del jurado fue la correcta, y se le pedirá al juez que la mantenga.

La prueba clave
La pieza clave de evidencia en el juicio fueron dos clips de video tomados de dos cámaras de seguridad en el cajero automático en las calles Schillinger y Cottage Hill. Una cámara en el interior del cajero automático ofreció una vista de cerca de Stevens siendo baleada seis veces mientras que su hija de 11 años de edad veía todo en el asiento delantero del pasajero.

De igual forma, una cámara cenital grabó a Berry caminar por la parte delantera de la camioneta, disparando a través de las ventanas. Él hizo los disparos finales a quemarropa a través de la ventanilla del conductor.

El abogado Sid Harrell dijo que el tratar de convencer a un jurado de votar por la vida en la cárcel, “era simplemente muy difícil de superar, debido al video”.

Bajo estrés extremo
El día después del tiroteo, Berry tenía que comparecer ante el tribunal y enfrentar una posible pena de cárcel de por vida por violar una orden de restricción que Stevens había solicitado en su contra. Ella también había presentado una demanda de divorcio.

La defensa había argumentado ante un jurado que Berry estaba bajo estrés extremo. Se enfrentó a 30.000 dólares en deuda de tarjetas de crédito y la bancarrota y tenía tres empleos. Después de mudarse de la casa de su familia, a veces dormía en su auto, apenas comía y había perdido 70 kilos en los meses previos al tiroteo, dijeron sus abogados.

“Él pensó que estaba perdiendo a su familia”, dijo la abogada Ashley Cameron. “No es una excusa. No es una defensa. Es una razón para salvar su vida”.

En los argumentos de cierre, Rich dijo que merece ser ejecutado porque el delito fue especialmente atroz, atroz y cruel como lo define la ley estatal.

Youngpeter programó una audiencia de sentencia para el 12 de octubre. Dijo que anunciará su decisión dos semanas después, el 26 de octubre. / Agencias.

Pie de foto: Michael Berry, acusado de asesinar a su esposa frente a sus 4 hijos. / Agencias.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »