NOVEDADES

Estos fueron los culpables del error histórico en la gala de los Oscar

28 de febrero de 2017 – La vanguardia.

Lamentablemente la gala de los Oscar 2017 será recordada por su histórico error a la hora de entregar el premio a la mejor película. Fue un falló humano. Había dos sobres para cada una de las 24 categorías, por seguridad, y los encargados de entregar la tarjeta a los presentadores Warren Beatty y Faye Dunaway se liaron. Martha Ruiz y Brian Cullinan eran los dos miembros de la consultora PricewaterhouseCoopers (PwC) y hoy todas las miradas apuntan a ellos.

Martha L. Ruiz y Brian Cullinan subieron al escenario para intentar corregir el error (Lucy Nicholson / Reuters).

La pareja de PwC son los únicos que conocen los ganadores de los Oscar antes de la gala. Ellos mismos se encargan del recuento de cada uno de los votos a mano. Después imprimen dos copias para las 24 categorías y se encargan de custodiar los sobres con el contenido en dos maletines. Es tan importante este secretismo que hasta es habitual ver a los miembros elegidos de PwC posando en la alfombra roja con sus maletines como si fueran grandes estrellas.

Martha Ruiz y Brian Cullinan nunca olvidarán la importancia de leer y releer cada sobre para entregarlo en el momento correspondiente, sobre todo él, que fue quien se equivocó. Este año repetían responsabilidad. Llevan décadas ligados a PwC y ya son expertos en la gala de los Oscar. Como es tradición cada uno de ellos se pone en un extremo del escenario y van entregando los sobres a los presentadores dependiendo del lado por el que entren.

Como ellos cuentan uno a uno todos los votos saben de memoria el nombre de todos los ganadores. Por ese motivo se dieron cuenta de su error en cuanto Faye Dunaway pronunció ‘La La Land’ en lugar de ‘Moonlight’. Acudieron de inmediato a arreglarlo, pero el ridículo ya estaba hecho.

Fueron los productores de ‘La La Land’ quienes se percataron, ya sobre el escenario, de lo ocurrido. Ya habían empezado los discursos de agradecimiento y tuvieron que pararlos en seco por un error humano. Lo que ocurrió a continuación fue un esperpento nunca antes visto en la gala más importante del cine.

La consultora PwC asumió la responsabilidad del fallo y pidió disculpas horas más tarde en un comunicado en Twitter. Después en un comunicado explicaron que no se ejecutaron los protocolos para corregir el error con la rapidez suficiente. Mientras que la Academia de Hollywood ha sido la última en pedir perdón por lo sucedido. Además, han anunciado que tomarán las medidas que sean necesarias para mantener la integridad de estos prestigiosos galardones.

La Academia de Hollywood se ha disculpado y analizará qué acciones serán apropiadas para el futuro

La institución presidida por Cheryl Boone Isaacs destacó que en los últimos 83 años encomendó a PwC la gestión de los resultados, y recordó que la auditora asumió ayer “toda la responsabilidad” por las “rupturas de los protocolos” establecidos para la ceremonia.

“Hemos pasado la última noche y hoy investigando las circunstancias (de lo sucedido), y determinaremos qué acciones son apropiadas en el futuro. Estamos firmemente comprometidos con la defensa de la integridad de los Óscar y de la Academia”, concluye el escrito.

El Wall Street Journal y la web de noticias de celebridades TMZ.com informaron el lunes que Cullinan había publicado una foto entre bastidores de la actriz Emma Stone en la red de micromensajería minutos antes de que se produjera el error. La foto, publicada en la cuenta de Twitter de Cullinan, fue eliminada posteriormente, pero todavía era visible el lunes en un archivo almacenado en el caché de la página.

Sin duda, fue un día negro para la Academia de Hollywood, que también metió la pata durante el segmento en recuerdo a los fallecidos de la industria, en el que incluyó la imagen de una productora australiana aún viva. La institución quiso recordar la figura de Janet Patterson, una diseñadora australiana cuatro veces nominada al Óscar (‘The Piano’, ‘Portrait of a Lady’, ‘Oscar and Lucinda’ y ‘Bright Star’) que falleció en octubre de 2015, pero para ello se utilizó la fotografía de Jan Chapman, una productora australiana aún con vida.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »