La nación

Fans hispanos se gastan hasta $5,000 para ver el Super Bowl en Atlanta

Emily Martínez le toma una foto a su esposo Josué Tirado.

Llegaron desde California y México para ver a Rams y Patriots. Los latinos de Atlanta también disfrutaron del ambiente

4 de febrero de 2019 – Atlanta – Agencias.

Aficionados hispanos de Los Ángeles Rams y New England Patriots llegaron hasta Atlanta para disfrutar del Super Bowl LIII pese al esfuerzo económico que supone asistir al evento deportivo mas popular en Estados Unidos.

Josué Tirado, 38, y su esposa Emily Martínez, 34, vinieron a Atlanta desde California, pero le van a los Patriots. Este matrimonio recién casado de Santa Cruz compró los tickets y los pasajes aéreos hace dos semanas, cuando New England ganó a Kansas City y clasificaron para el Super Bowl. Entre los dos pagaron unos $10 mil dólares.

“Más de $3,000 dólares cada ticket, $800 el vuelo y luego el Airbnb”, explica Emily. “Los hoteles de $80 se pusieron en mil dólares la noche”.

Para la pareja es su primer Super Bowl. Josué es fanático de los Patriots porque dos amigos suyos jugaron para el equipo: Stephen Neal y James Sanders. Aunque su jugador favorito es Tom Brady.

“Si le dejan hacer su trabajo, los Pats van a ganar”, asegura.

Para Emily la clave puede estar en su favorito, Rob Gronkowsky: “Si juega bien al final en el cuarto cuarto, ganarán”.

El soccer local, presente

Entre las camisetas de Rams y Patriots también se podían ver jerseys de otros equipos, como los locales Falcons y Atlanta United, reciente ganador de la Major League Soccer. El United cuenta con muchos fanáticos hispanos, como Karen Fuentes, 31, originaria de Ciudad Victoria, Tamaulipas, y que llegó a Atlanta hace dos años desde Marin County, cerca de San Francisco.

Junto a su amiga Rubí Martínez, 30, acudió al centro de Atlanta para disfrutar del ambiente previo al juego, aunque no tienen boletos para el juego.

“Es demasiado dinero”, explica Karen. “Si fuera apasionada y fuera mi equipo, por ejemplo el Atlanta Falcons, pagaría $2 mil dólares como mucho. Pero yo soy más apasionada al soccer”.

El Atlanta United juega en el mismo estadio que los Falcons de la NFL y en el que hoy tiene lugar el Super Bowl LIII.

“El estadio es todo nuevo, muy cómodo, aquí en el centro”, comenta Karen. “A ver si ganan los Rams. Ya no más Patriots. Se necesita algo nuevo”, añade.

Su amiga Rubí, que lleva 12 años viviendo en Atlanta, dice que “pese a la controversia”, le gusta que el Super Bowl esté en su ciudad.

“La gente que ha venido ha causado mucho tráfico. Pero el ambiente es familiar, puedes traer a los niños”, explica junto a su hijo Miles, de 7 años, que estaba cazando Pokemons con su iPad en el Centennial Park.

Venidos desde México

Tania Odabachian, 45, de la Ciudad de México, aficionada a todos los deportes -juega fútbol, béisbol, pádel y practica triatlón, deporte en el que representó a México el pasado mundial en Australia- vino a su primer Super Bowl.

“Ya fui a una final de Champions en Madrid –Bayern contra Inter-, a dos Mundiales de fútbol, acabo de estar en el América –Cruz Azul final del fútbol mexicano… así que tenía el Super Bowl en mi bucket list”, apunta.

Desde la Ciudad de México también llegaron los empresarios Juan Carlos Lugo, 46, y Salvador Castro, 52. Aficionados de Los Ángeles Rams, decidieron acudir al juego hace tan solo tres días. El pasado jueves comprobaron los tickets y el boleto avión. Se gastaron $5,000 dólares cada uno.

“Hay que estar en el Super Bowl una vez en la vida”, apunta Juan Carlos. “Está increíble el ambiente”.

El lunes a la noche volverán a México. “Hay que trabajar para pagar el viaje”, dice. Y esperan que los Rams les den una alegría.

“Odiamos a los Pats”, comenta. “Pero por Belichick más que por Brady. Tramposos…”.

Atlanta, con los Rams

Daniel Cárdenas, 27, nació en West Covina, en el condado de Los Ángeles, pero hace más de 10 años se mudó a Atlanta, donde trabaja en una empresa de mudanzas. Se hizo fanático de los Rams en 2015, cuando el equipo volvió al Sur de California.

“Es muy padre que estén aquí”, dice Daniel, cuya madre es de Cuernavaca y su padre de Mexicali. “Estoy orgulloso de que llegaran hasta aquí. Si ganamos, bien. Pero si perdemos también estaré orgulloso porque fue por los Ramos que me hice fanático del football”.

“Si tuviera dinero, pagaría lo que fuera, mil, mil doscientos o más”, apunta, esperanzado de que los tickets bajen de precio cuando se acerque la hora del partido. “Pero no soy rico para andar gastando dinero así”.

Su amigo y compañero de trabajo José Ventura, 24, de familia salvadroreña, es fanático de los Atlanta Falcons, pero quiere que ganen los Rams.

“La mayoría de Atlanta quiere que pierdan los Patriots”, asegura, recordando el Super Bowl LI en que los de Nueva Inglaterra remontaron un partido que tenían perdido en el tercer cuarto ante Atlanta.

Lo más leído

To Top
Translate »