Latinoamérica Hoy

Fernández promulgó la ley de expropiación de las acciones de Repsol en YPF

La presidenta argentina, Cristina Fernández, promulgó la ley de expropiación de las acciones de Repsol en YPF y designó a Miguel Galuccio, un experimentado profesional del sector, para conducir una petrolera “moderna, competitiva, alineada con la dirección del país”.

Arropada por el Gobierno, gobernadores, empresarios, sindicalistas y dirigentes oficialistas, y en medio de vítores, aplausos y cánticos peronistas, Fernández firmó la ley de expropiación de YPF que, además, declara de interés público el autoabastecimiento de hidrocarburos.

La mandataria anunció el nombramiento de Galuccio, un profesional del sector petrolero con más de 20 años de experiencia internacional que afronta el difícil reto de hacer de YPF “una empresa moderna, competitiva y alineada con la dirección del país”, en palabras de la mandataria.

“Vamos a desarrollar tarea con profundo sentido político y patriótico”, afirmó.

Galuccio, nacido hace 44 años en la ciudad argentina de Paraná, se forjó en yacimientos de YPF en la Patagonia y ahora trabajaba en Londres como ejecutivo de proyectos de Schlumberger, la empresa de servicios de exploración y perforación petrolera más grande del mundo.

Su nombramiento tendrá que ser ratificado en la asamblea de accionistas de YPF, convocada para el próximo 4 de junio.
Desde el pasado 16 de abril, cuando Fernández decretó la intervención de YPF y envió al Parlamento la propuesta de expropiación, la petrolera estaba bajo la gestión de un grupo de interventores dirigidos por el ministro de Planificación, Julio de Vido, y el viceministro de Economía, Axel Kicillof.

Galuccio “es un ingeniero que trabajó en YPF y que representa un símbolo, recuperar a los que se nos fueron cuando pasó lo que pasó en Argentina”, agregó la mandataria en alusión a la emigración argentina durante el crack económico del 2001.

Cristina Fernández pretende lograr “una YPF absolutamente, moderna, competitiva, con gente profesional y con una dirección tendente a volver a tener superávit y autoabastecimiento en Argentina”.

Para la presidenta, el reto de la petrolera consiste, además, es demostrar que “desde el Estado, podemos ser eficientes” y que “los intereses de una empresa pueden ser contradictorios con los intereses de un país”.

Fernández aprovechó para reclamar “un importante compromiso por parte de todas las empresas que se dedican a las producción de petróleo y gas en Argentina”.

“No me molesta que los empresarios ganen plata, al contrario, para eso son empresarios, y quieren tener su rentabilidad, a nadie le gusta perder, pero esta rentabilidad tiene que estar acorde con el crecimiento y sustentabilidad de la economía”, agregó.
La mandataria agradeció a la oposición el apoyo brindado a la iniciativa gubernamental en el trámite parlamentario, tras la contundente mayoría que respaldó la expropiación tanto en el Senado como en el Parlamento.

“Llamo a la unidad, a la sensatez y la memoria: unidos, con sensatez y la con la memoria de nuestros fracasos, y con nuestra inteligencia somos capaces de dar vuelta a la Historia como lo estamos haciendo”, dijo.

Tras la expropiación, las acciones de YPF se repartirán entre Estado (26,03%), el Grupo Petersen de la familia Eskenazy (25,46%), las provincias petroleras (24,99 %), Repsol (6,43%) y el 17 por ciento continuará cotizando en las bolsas de Buenos Aires y Nueva York.

Foto: La presidenta Cristina Fernández.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »