La nación

Florence, el huracán potencialmente catastrófico, se acerca a EE.UU.

Posted on

La posible trayectoria del huracán Florence incluye también media docena de plantas nucleares, pozos con cenizas de carbón y otros desechos industriales, y numerosas granjas de cerdos que almacenan sus residuos en grandes lagunas al aire libre

11 de septiembre de 2018 – Agencias.

Con órdenes de evacuación obligatoria ya en vigor en parte de tres estados de la costa este, millones de ciudadanos de Estados Unidos se preparaban para la llegada del huracán Florence, que podría ser uno de los ciclones más catastróficos que golpee la región en décadas.

En Carolina del Sur, el gobernador Henry McMaster ordenó una orden de evacuación obligatoria a partir del mediodía del martes para ocho condados a lo largo de la costa. La orden es aplicable a los condados Jasper, Beaufort, Colleton, Charleston, Dorchester, Georgetown, Horry y Berkeley.

McMaster dijo que las marejadas allí pudieran llegar a hasta 3 metros (10 pies) de altura y que aproximadamente 1 millón de residentes dejarán el área costera.

El gobernador ya declaró el estado de emergencia en Carolina del Sur y le pidió al presidente Donald Trump una declaración federal antes del arribo de la tormenta.

Los primeros efectos del Huracán Florence ya se sentían en algunas islas, donde peligrosas corrientes azotaban las playas y el mar inundó una carretera estatal.

Con vientos de hasta 215 kilómetros por hora (130 millas por hora) y convertido en un huracán de categoría 4, se espera que Florence alcance la categoría 5 el martes. Según la previsión se acercará a Carolina del Norte y del Sur el jueves, azotando una parte de la costa vulnerable al aumento del nivel del mar debido al cambio climático.

“¡Por favor estén preparados, tengan cuidado y estén SEGUROS!”, dijo el presidente Donald Trump en un tuit el lunes en la noche.

La posible trayectoria del huracán incluye también media docena de plantas nucleares, pozos con cenizas de carbón y otros desechos industriales, y numerosas granjas de cerdos que almacenan sus residuos en grandes lagunas al aire libre.

Algunas aerolíneas como American y Southwest permitieron que los pasajeros cambien sus vuelos si se encuentran dentro de la posible ruta del huracán.

A las 8:00 de la mañana del martes, el ojo de Florence estaba a unos 1.530 kilómetros (950 millas) al este-sureste de Cape Fear, Carolina del Norte, y avanzaba en dirección oeste-noroeste a 24 km/h (15 mph). Su vórtice pasará el martes y el miércoles entre las Bermudas y las Bahamas y el jueves se acercará a la costa de Carolina del Sur o del Norte, señaló el Centro Nacional de Huracanes.

Por otra parte, Isaac -que podría golpear las islas del Caribe. es el quinto huracán con nombre de la temporada del 2018 en el Atlántico, agregó el centro. Después de Isaac viene Helene, mucho más lejos en el mismo océano.

Las autoridades no están dejando nada al azar y los gobernadores de las Carolinas y Virginia declararon de antemano estados de emergencia.

Se piensa que Florence pudiera demorar su avance o incluso permanecer en la costa o muy cerca, desplazando masivas cantidades de agua de mar. Algunos modelos meteorológicos prevén hasta 60 centímetros (24 pulgadas) de lluvia en algunos sitios, causando devastadores inundaciones. Los meteorólogos advirtieron además del peligro de fuertes marejadas y vientos dañinos.

Barcos de la Marina en la costa de Virginia se aprestan a desviarse de la ruta del fuerte huracán, una universidad de Carolina del Norte canceló clases y muchas personas comenzaron a juntar maderas, agua y otros abastecimientos aun cuando Florence estaba lejos, al sureste de Bermudas.

Las banderas rojas ya han estado colocadas en playas, advirtiéndoles a las personas que no entren al agua. Los residentes de apresuraron a preparar sus suministros de emergencias, trazar rutas de escape, llenar sacos de arena y proteger sus viviendas.

En Charleston, en la costa de Carolina del Sur, las autoridades municipales les ofrecieron sacos de arena a los residentes. La alcaldesa de Myrtle Beach Brenda Bethune llamó a la gente de proteger sus viviendas, pero dijo que era aún demasiado pronto para saber si habría evacuaciones.

John Johnson, encargado de una ferretería en el centro, dijo a la AFP que la carrera por conseguir baterías, linternas, cubiertas de plástico y sacos de arena comenzó el viernes pasado y no ha parado.

“No hemos parado”, comentó.

Las tiendas y ferreterías en Myrtle Beach estaban atareadas con ventas de agua embotellada, generadores y tablas de madera.

También este lunes, varios condados de Carolina del Norte emitieron órdenes de evacuación obligatoria para las zonas costeras, como las islas de Topsail Beach.

“Aquí en Carolina del Norte nos estamos preparando para un golpe fuerte”, dijo el gobernador de ese estado, Roy Cooper, en una conferencia de prensa el lunes.

Añadió que Carolina del Norte se está tomando el huracán Florence “muy seriamente” y pidió a los ciudadanos que también lo hagan.

Por el momento, se espera que el ojo del huracán entre al continente a la altura de la pequeña ciudad portuaria de Wilmington, en el sur de Carolina del Norte.

– Otros dos huracanes –

Entretanto, otros dos huracanes soplan en el Atlántico, en momentos en que la temporada de huracanes, que termina el 30 de noviembre, alcanza en septiembre su punto álgido.

Isaac sopla con fuerza de categoría 1 y con vientos máximos sostenidos de 120 Km/hora al este de las Antillas menores.

Su trayectoria lo muestra atravesando el jueves las mismas islas caribeñas que fueron devastadas el año pasado por los huracanes Irma y María, y que difícilmente estén en condiciones de soportar otro desastre tan pronto.

No obstante, los pronósticos estiman que este huracán relativamente pequeño comience a debilitarse para mediados de la semana a medida que se aproxime a las islas, señaló el NHC.

Más al este, cerca de las islas de Cabo Verde ante las costas de África, el huracán Helene soplaba con vientos de 165 Km/hora, pero se dirige hacia el norte del Atlántico sin representar un peligro para ninguna costa.

En setiembre del año pasado, los monstruosos huracanes Irma y María destrozaron en particular las islas de Martinica, Dominica, Puerto Rico, Barbuda e Islas Vírgenes estadounidenses.

Según un estudio divulgado a fines del mes pasado, el desastre que dejó María en Puerto Rico, que pasó semanas sin comunicaciones ni electricidad y con las vías cortadas, provocó casi 3.000 muertos.

Click to comment

Lo más leído

Latino-news - Todos los derechos reservados © 2017.