México

Fuga de 131 reos en cárcel de Coahuila dejó en evidencia la debilidad de la seguridad en las cárceles de México

La fuga de 131 reos de una cárcel del norte de México puso en evidencia la debilidad de la estrategia contra el crimen organizado lanzada por el Gobierno de Felipe Calderón, que dejará una asignatura pendiente en política penitenciaria a su sucesor.

En declaraciones a Efe, el penalista Julio Hernández Barros dijo que en México hay “una crisis en las prisiones desde hace mucho tiempo” que ha motivado varias fugas masivas.

El propio Calderón consideró este martes “deplorable la fuga del penal estatal de Piedras Negras”, ubicado en el estado de Coahuila, y apuntó a que “debe corregirse la vulnerabilidad de instituciones de justicia estatales”.

El comentario del presidente trascendió vía Twitter un día después de que 131 reos se fugaran de una cárcel de Piedras Negras, que alberga a hombres y mujeres, a través de un túnel de 30 metros de largo y 3 de profundidad.

Investigan los hechos

El director de la prisión, el jefe de turno y el responsable de los guardias han quedado bajo arresto preventivo mientras se investiga su supuesta responsabilidad en la fuga.

Se trata de la segunda mayor fuga durante el sexenio de Calderón, superada sólo por la de 141 reos ocurrida el 17 de diciembre de 2010 en Nuevo Laredo, Tamaulipas, y preocupa sobre todo porque entre los prófugos hay 86 reos federales, esto es, los ligados con los delitos más graves como tráfico de drogas y crimen organizado.

Las autoridades estatales pusieron en marcha un operativo de búsqueda desde la tarde dellunes y se alertó a Estados Unidos, en particular a Eagle Pass, urbe vecina con Piedras Negras.

Hasta el momento, sólo 16 personas han sido recapturadas, sumando así 115 las personas que aún están libres tras fugarse el lunes del penal, agregaron las fuentes de la Fiscalía estatal.

Mala política criminal

Hernández, considera que en el país hay “una mala política criminal en donde las cárceles están atestadas de personas que quizás no debieran estar” en ellas, “mientras que la impunidad hace que quienes sí debieran estar, se encuentren prófugos”.

Respecto a los indicios en el caso de Piedras Negras de presunta “complicidad” entre los funcionarios a cargo de la prisión y los fugados, Hernández señaló que es común que existan cárceles con “un autogobierno de los propios reos”, ante los cuales la autoridad “se queda como un mudo testigo y cobra un sueldo al que no tiene derecho”.

“La corrupción en México está infiltrada en todos los lugares, especialmente los que tienen que ver con la Administración de Justicia”, resaltó.

Sobre la estrategia de Calderón en esta materia, el experto dijo que al poner la responsabilidad en los estados, el Gobierno federal se estaba “curando en salud”.

Además, señaló que con los hechos queda de manifiesto que en México hay “una lucha contra la delincuencia organizada fallida” que, en su opinión, “ha sido un fiasco”, deja “cerca de 70.000 muertos” y fallas graves en las cárceles.

“Creo que toda la estrategia contra el crimen organizado de Calderón ha sido fallida. Entrega saldos rojos ahí y un país en una condición de emergencia nacional nada alentadora. Le deja un gran paquete a su sucesor y al país teñido en sangre”, concluyó. / Efe.

Foto: Agentes federales resguardan el exterior del penal de Piedras Negras, en el estado mexicano de Coahuila. / Efe.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »