NOVEDADES

“Gabo” padece demencia senil

La vida se vuelve un poco más triste al saber que el escritor de “Cien años de soledad” y “El amor en los tiempos del cólera”, el Nobel de literatura colombiano, Gabriel García Márquez, padece demencia senil y no volverá a escribir. Al respecto, su hermano Jaime explicó que, “desgraciadamente, creo que no va a ser posible, pero ojalá esté equivocado”.

DESTACADOS:.

*** “En la familia todos sufrimos de demencia senil”, dijo Jaime García Márquez, “y él ya tiene los estragos que se le adelantaron debido al cáncer que le puso en una situación casi de muerte. La quimioterapia le salvó la vida, pero también acabó con muchas neuronas, muchas defensas y células, y se le aceleró el proceso”.

*** Y añadió: “Todavía conserva el humor, la alegría y el entusiasmo que siempre ha tenido”.

*** El porqué del secretismo que, de alguna manera, siempre ha rodeado la salud del escritor fue achacado por su hermano a que “se trata de su vida, y él siempre ha intentado protegerla”.

El hermano de Gabriel García Márquez, Jaime, dijo en la ciudad caribeña de Cartagena de Indias que el escritor padece demencia senil, aunque “todavía conserva el humor, la alegría y el entusiasmo que siempre ha tenido”.

También comentó que “desde el punto de vista físico está bien, aunque ya tiene algunos conflictos de memoria” que se agravaron por el cáncer linfático que superó en 1999.

Sus palabras cobraron un extraño eco porque fueron dichas en el colombiano Museo de la Inquisición, en un encuentro con los expedicionarios de la Ruta Quetzal BBVA.

“En la familia todos sufrimos de demencia senil”, continuó, “y él ya tiene los estragos que se le adelantaron debido al cáncer que le puso en una situación casi de muerte. La quimioterapia le salvó la vida, pero también acabó con muchas neuronas, muchas defensas y células, y se le aceleró el proceso”.

Atrás queda la última aparición pública de García Márquez, el pasado 4 abril, junto a su amigo Álvaro Mutis, premio Cervantes 2001, que compartieron anécdotas sobre su vida en Ciudad de México con el candidato izquierdista para Jefe de Gobierno del D.F., Miguel Ángel Mancer, quien finalmente ha resultado elegido.

Entonces los escritores tuvieron una comida “cordial y amena”, en palabras del coordinador de prensa del político, y estuvieron aproximadamente dos horas con el candidato, con quien hablaron de diversos temas.

También entonces trascendió que, durante la comida, García Márquez y Mutis compartieron anécdotas sobre su vida en Ciudad de México, donde residen desde hace varias décadas, y dialogaron con Mancera sobre las propuestas culturales de éste para la capital mexicana.

Ahora, Jaime García Márquez, el hermano de “Gabo”, explicó que todavía se puede hablar con el escritor, “con mucha alegría y entusiasmo, como siempre ha sido. Siempre lleno de humor”.

“Cuando hablamos con él tenemos mucha preocupación por su salud, pero terminamos profundamente contentos porque lo tenemos vivo”, añadió.

El porqué del secretismo que, de alguna manera, siempre ha rodeado la salud del escritor fue achacado por su hermano a que “se trata de su vida, y él siempre ha intentado protegerla”.

“El hecho real es que hay muchos comentarios, que algunos son ciertos, pero que siempre están llenos de morbo. A veces da la sensación de que quisieran que se muriera, como si su muerte fuera una gran noticia”, señaló.

El pasado 6 de marzo, “Gabo” celebró su 85 aniversario. Lo hizo en compañía de su familia en su residencia de la capital mexicana, en su casa del exclusivo barrio del Pedregal de San Ángel, al lado de los suyos, tanto familiares como trabajadores cercanos, sin grandes celebraciones.

En aquella cercana ocasión, “Gabo”, vestido con traje de cuadros, camisa negra y corbata gris, aceptó que Efe le tomara varias fotografías dentro de la casona, ubicada en el sur de Ciudad de México, donde entre 1965 y 1966 escribió su obra cumbre, “Cien años de Soledad”.

El autor, que mostraba una gran sonrisa, aceptó que le tomaran las imágenes en el jardín de la residencia junto a su nieto Mateo García y su asistente, Genovevo Quirós.

Los 85 años del novelista se sumaron a la conmemoración de los 60 años de su primer cuento (“La tercera resignación”), los 45 años de la publicación de “Cien años de soledad”, los 30 de haber obtenido el Nobel y los 10 desde que empezó a publicar sus memorias.

RICARDO ALBILLOS.
EFE-REPORTAJES.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »