La nación

«Haré todo lo necesario para frenar a Irán»

Obama lanza un duro mensaje en el que advierte a los ayatolás de que abandonen su carrera nuclear. El presidente insta a luchar contra los extremismos y a aislar a los que usan el odio a EE UU para matar

Obama y Romney: tan lejos, tan cerca; por César Vidal

26 Septiembre 12 – – Marta Torres

NUEVA YORK- El presidente Barack Obama se subió ayer al podio de la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York para abordar las preocupaciones de política exterior que han irrumpido en los últimos días en su campaña presidencial.

Criticado por no incluir en su agenda ninguna reunión bilateral estos días en Nueva York, el líder demócrata defendió su gestión en Oriente Medio y recordó la intención de su Administración de seguir con su apoyo a la democracia en el mundo árabe. Estas palabras se realizaron en clara referencia al ataque del consulado de Bengasi (Libia), donde murió hace días el embajador Christopher Stevens en medio de las manifestaciones en contra del vídeo de Mahoma, aprovechadas por los atacantes en una agresión coordinada. Obama mencionó a su diplomático al principio y al final de su intervención en Naciones Unidas.

«Habrá grandes desafíos que vendrán con la transición a la democracia, y estoy convencido de que al final el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo traerá estabilidad, prosperidad y oportunidades individuales que sirven como base para la paz en el mundo», indicó el presidente de EE UU en un discurso de treinta minutos que se prolongó más de lo habitual.

Mientras, Obama también aprovechó para advertir a Irán de que Estados Unidos «hará lo que deba[mos] para evitar que Irán se haga con armas nucleares». Estas palabras de advertencia destacaron después de las críticas del candidato republicano, Mitt Romney, sobre su gestión ante las ambiciones atómicas de Irán. «Que nadie se equivoque. Un Irán nuclear armado no es un desafío que se pueda aceptar», indicó Obama en su mensaje, en clara referencia a la comunidad judía de Florida, un estado clave para ganar las elecciones presidenciales del 6 de noviembre.

«Amenazaría la eliminación de Israel, la seguridad de las naciones del Golfo y la estabilidad de la economía global. Nos arriesgaríamos a una carrera nuclear en la región y se desharía el Tratado de No Proliferación Nuclear. Por ello, Estados Unidos hará lo que tenga que hacer para evitar que Irán obtenga armas nucleares», recalcó el presidente Obama, que ha hecho una parada en su campaña para asistir a la Asamblea General de Naciones Unidas. Pero, al mismo tiempo, utilizó su discurso en clave electoral, a pesar de que hasta el suceso de Bengasi disfrutó de un impecable currículum en política internacional. Curiosamente, esto era de lo que más se dudaba de él cuando se presentó como candidato demócrata en las presidenciales de 2008 contra el republicano John McCain.

El presidente de Estados Unidos también aprovechó para denunciar una vez más el vídeo contra los musulmanes que desató la crisis del consulado libio, que produjo un cruce de acusaciones entre el demócrata y el candidato republicano. «Es desagradable», explicó de la cinta, de la que también reconoció que tampoco la puede prohibir debido a la libertad de expresión. A juicio de Obama, la libertad de expresión significa que se puede condenar un vídeo, pero no prohibirlo. «Como presidente de nuestro país y comandante en jefe de nuestro Ejército, acepto que la gente me diga que soy horrible todos los días», explicó ante las risas de varios líderes que asistieron ayer a la apertura del debate de la Asamblea General de Naciones Unidas.

«Siempre defenderé su derecho a hacerlo», explicó Obama mientras invitaba al mundo musulmán a inspirarse en las libertades de discurso y religión que los ciudadanos no sólo disfrutan, sino que dan por hecho en Estados Unidos.

«El futuro no debe pertenecer a los que calumnian al profeta del islam. Pero, para ser creíbles, los que condenan la calumnia también tienen que condenar el odio que vemos en las imágenes de Jesucristo que son profanadas, iglesias destruidas, o el Holocausto negado», explicó el presidente Obama en clara referencia al líder iraní, Mahmud Ahmadineyad, quien ha afirmado que el exterminio de los judíos por parte de los nazis es una falacia histórica.

«Es hora de aislar a los que cuando utilizan la violencia se sirven del odio a Estados Unidos, o contra Occidente, o Israel como principio central de sus políticas», recordó el presidente estadounidense, de nuevo en una clara referencia a la comunidad judía de Estados Unidos, que tradicionalmente ha votado al Partido Demócrata.

Claves del desafío atómico
Guiño a Israel
El presidente norteamericano no contestó cuáles son sus «líneas rojas», como le pidió el «premier» israelí, Benjamin Netanyahu, ni tampoco se entrevistó con él, pero sí quiso ayer dejar claro que actuará para prevenir un Irán atómico.

Sanciones

En 2010, el Consejo de Seguridad aprobó un texto contra el programa nuclear iraní que contó con el voto a favor de China y Rusia. La resolución 1929 permitió la puesta en marcha de una serie de duras sanciones económicas contra el régimen islamista.

Alerta

El Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) reiteró en su reciente informe la preocupación por los fines militares del programa de enriquecimiento de uranio en Irán. Las alertas podrían facilitar una nueva ronda de sanciones.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »