México

¿Hubo compra de votos?

El martes pasado, miles de personas salieron a redimir unas tarjetas prepagadas que, según dijeron, les fueron dadas por el partido que ganó las elecciones presidenciales de México. Con esto se refuerzan las acusaciones de compra de votos durante los comicios del pasado domingo.

Algunos de los poseedores de las tarjetas estaban furiosos. Se quejaron de que no recibieron tanto como se les prometió o de que algunas tarjetas ni siquiera funcionaban. Los vecinos de una de las tiendas ubicada en un barrio pobre de las afueras de la Ciudad de México dijeron que la multitud de clientes, inusualmente grande, les impedía hacer sus compras cotidianas.

Según la ley electoral mexicana, dar regalos a los votantes no es un delito a menos que esté condicionado a su voto o a influir en él. Además, los partidos deben informar a las autoridades del costo de los regalos y no pueden exceder los límites de gastos de campaña. Las violaciones de estas normas suelen ser castigadas con multas, pero generalmente no se consideran motivo para anular unas elecciones.

Les pidieron copia de la credencial electoral
Algunos de quienes hacían fila para usar sus tarjetas de regalo dijeron que las recibieron a cambio de apoyar al Partido Revolucionario Institucional (PRI), cuyo candidato Enrique Peña Nieto ganó la presidencia según el conteo preliminar de votos. Algunos llevaban gorras y camisetas rojas con el nombre de Peña Nieto en letras blancas.

María Salazar, una estudiante universitaria de 20 años, se presentó con su padre, Antonio Salazar, de 70 años, para cobrar tres tarjetas de regalo.

Tanto ella como su padre dijeron que se les pidió entregar una fotocopia de su credencial de elector a cambio de obtener las tarjetas de regalo.

El PRI niega acusaciones
El equipo de campaña de Peña Nieto y la oficina de prensa del PRI dijeron que no tenían declaraciones de inmediato al respecto. En los últimos días de la campaña, funcionarios del PRI negaron acusaciones similares acerca de que el partido había distribuido tarjetas de débito de un banco local.

Humberto Fayad, vocero de la cadena de tiendas Soriana, negó que la empresa hubiese vendido grandes cantidades de tarjetas electrónicas al PRI.

“No hay ningún acuerdo entre Soriana y el PRI, ni entre Soriana ni ningún partido político. Soriana es una empresa apolítica”, declaró Fayad.

Antes de la elección, el PRI acusó al conservador Partido Acción Nacional (PAN), cuya candidata quedó en tercer sitio en las votaciones, de entregar despensas durante la campaña y aseguró que el Partido de la Revolución Democrática (PRD), recibió financiamiento ilegal en la campaña. Ninguna de estas acusaciones ha sido demostrada.

Alfredo Figueroa, miembros del consejo del Instituto Federal Electoral (o IFE, la oficina que supervisó los comicios), dijo este martes que las autoridades investigan las denuncias de las tarjetas de Soriana. Miembros del IFE han dicho que estaban al tanto de las tentativas de compra de votos. / Agencias.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »