Ciencia y Tecnología

«Hubo más especies tan ancestrales como la nuestra»

MeaveLeakey descubre que el Homo erectus convivió con otros dos homínidos

12 Agosto 12 – – Agencias

MADRID- No estábamos solos. Ni éramos los únicos. La antropóloga MeaveLeakey ha demostrado que la evolución humana no era tan sencilla como se había planteado. Unos restos fósiles demuestran que el Homo erectus, del que proviene el hombre actual (Homo sapiens), compartió hábitat con otros homínidos similares. «Este descubrimiento demuestra que nuestro pasado es más complejo de lo que habíamos pensado y con un mayor índice de diversidad», asegura la investigadora. El hallazgo –el montaje del cráneo de un ejemplar de ocho años (descubierto con anterioridad) y dos mandíbulas inferiores: una perteneciente a un adulto, que se conserva íntegra y que incluso conserva algunas piezas dentales, y un fragmento de otra– completa un rostro nuevo a nuestra historia y añade otro «homo» al árbol de la evolución. «Aunque nosotros sabemos que el Homo erectus vivió antes que el Homo sapiens, que surgió hace unos 200.000 años, todavía desconocemos qué especies dieron pie al Homo erectus. Estos fósiles representan una evidencia de unas especies potenciales que pudieron haber sido tan ancestrales como el Homo erectus», asegura la paleontóloga. La descripción de este individuo es bastante parca de momento. Poseía una faz alargada y un cerebro de un tamaño grande. El cráneo, conocido como «1470», fue objeto de una larga polémica durante décadas. Su extraña morfología y la comparación con otros vestigios abrió una larga disputa científica. Para algunos era la prueba de otro «homo». Para los demás, sus variaciones provenían de las diferencias sexuales de su especie. Pero en 2007 y 2009, el equipo de Meave y LouiseLeakey, encontró dos piezas que completan el puzzle. «Todas estas especies pertenecen al mismo género, así que estaban estrechamente relacionadas. ¿Cómo compartían el entorno? Tendrían que haberse repartido los recursos y las formas de convivencia». Uno de las interrogantes que asoman ahora es por qué sobrevivió sólo uno de los tres «homos». «No podemos afirmar todavía por qué el Homo erectus sobrevivió a los demás. Quizá fue capaz de hacerse con una habilidad para desarrollar mejores instrumentos y tecnología. Quizá tenía un cerebro más grande o, a lo mejor, desarrolló alguna clase de lenguaje primitivo. No tenemos ninguna certeza sobre este aspecto». En el aire queda la influencia que ejercen la inteligencia, la capacidad de adaptación o el desarrollo biológico en la supervivencia de una especie. «Pueden ser todos esos factores a la vez o sólo uno», afirma con cautela. Igual que cuando se le pregunta si espera encontrar más: «¡No lo sabemos! Pero seguiremos buscando».

¿Cómo surgen?

Para muchos es un enigma. ¿Cómo nace una especie de «homo»? «Igual que todas las demás –sostiene Leakey–. Aparecen cuando una parte de la población se queda aislada de la población original por un largo periodo de años. Esto conduce al aislamiento y la población evoluciona hasta llegar a estar mejor adaptada al entorno, a través de una serie de mutaciones. Si la población está separada por mucho tiempo, se desarrollará una nueva especie que ya no se reproducirá con la original».

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »