NOVEDADES

Iberdrola descubre en Escocia un submarino alemán de la I Guerra Mundial hundido por un «monstruo marino»

21 de octubre de 2016 – Agencias.

Los ingenieros de Iberdrola trabajaban en la instalación de uno de los cables eléctricos submarinos más largos del mundo, entre Inglaterra y Escocia, cuando un hallazgo les ha dejado de piedra.

Se trata de un descubrimiento que podría ayudar a resolver unos de los misterios navales más extraños de la Primera Guerra Mundial. Los ingenieros navales que trabajan en el proyecto “Western Link”, que llevará la energía renovable desde Escocia hasta los hogares y empresas de Inglaterra y Gales, han descubierto el pecio de un submarino alemán cuando sondeaban el fondo marino frente a las costas de Dumfriesshire.

misterio-navalLas extraordinarias imágenes del sonar muestran el buque de cien años de antigüedad prácticamente intacto y los intentos procurados para identificar los restos han llevado a los expertos a la conclusión de que pueden ser los restos del UB-85, un submarino que, según la leyenda, fue atacado por un “monstruo marino” cerca de la costa escocesa, a finales de la Primera Guerra Mundial.

Según los informes oficiales de la época, el 30 de abril de 1918, el UB-85 fue capturado en la superficie y hundido por un barco patrulla británico, el HMS Coreopsis, que fue construido en Clyde, cerca de Glasgow, por parte de los famosos astilleros, Barclay Cure & Co de Elderslie Dockyard.La tripulación del submarino alemán se rindió sin resistencia, para sorpresa de sus homólogos británicos.

Sin embargo, existe otra historia ligada desde hace tiempo al submarino y su comandante, el capitán Krech. Una vieja leyenda marina, ampliamente compartida en Internet, relata que cuando se preguntó al capitán el motivo por el que navegaba en la superficie, afirmó que el submarino estaba cargando sus baterías por la noche cuando de repente surgió del mar una “extraña bestia”. Se dice que la describió como una “bestia” con “ojos grandes incrustados en una especie de calavera con cuernos. Tenía la cabeza pequeña pero sus dientes se podían distinguir a la luz de la luna”.

El animal era tan grande que se cree que forzó al submarino a escorar fuertemente a estribor. “Todos los hombres que estaban de guardia empezaron a disparan a la bestia con armas de fuego”, se cree que afirmó Krech cuando relató cómo siguió la disputa hasta que el animal volvió a sumergirse en el mar. Durante la contienda, la cubierta delantera quedó dañada y, por tanto, el submarino ya no podía sumergirse. “Ese es el motivo por el que pudieron atraparnos en la superficie”, concluyó el capitán.El historiador y arqueólogo náutico Innes McCartney, que ha trabajado con el equipo de Western Link en la identificación del pecio, concluye que se podría estar un paso más cerca de resolver el misterio del UB-85 y explicó:

“En las aguas del mar de Irlanda, hay por lo menos 12 submarinos británicos y alemanes que se sabe que se hundieron y posiblemente otros cuya zona de hundimiento sigue siendo un misterio. Las características de este pecio en concreto, que está prácticamente intacto, confirman que se trata de un submarino de clase UBIII; sabemos que dos se perdieron en la zona, el más famoso el UB-85 y su buque hermano, el UB-82.

“Si bien puedo concluir que probablemente estos restos corresponden a uno o a otro, sería imposible distinguirlos, aparte de por los números que se pintaron sobre ellos en su momento y que obviamente han desaparecido”.”Salvo que un submarinista pudiera encontrar un sello de un astillero, no podríamos llegar a una conclusión definitiva, pero sí estaríamos más cerca de resolver el misterio del UB-85 y la razón que se esconde detrás de su hundimiento, tanto por un fallo mecánico habitual, como por algo más difícil de explicar”.

Y si bien el Dr. McCartney cree que se produjo un error en el esquema de conexiones del submarino, un experto de otro tipo tiene otra teoría.Gary Campbell, administrador del Registro Oficial de Avistamientos del Monstruo del Lago Ness, afirmó: “Es completamente factible que una gran criatura marina incapacitase al submarino.

El informe de la Primera Guerra Mundial redactado un año antes por el capitán del barco británico HMS Hilary, deja claro que los marineros de la época conocían muy bien a los “monstruos” marinos que podían dañar sus barcos”. “La historia ha demostrado que existen denuncias coherentes de grandes “monstruos”, no solo en lagos como el Lago Ness, sino en aguas abiertas también. Durante muchos años el calamar gigante era conocido como el temible kraken y, teniendo en cuenta el tamaño de los océanos, no sorprendería que todavía no se hayan descubierto muchas grandes especies”. “La zona del mar donde tuvo lugar el ataque tiene un historial de avistamientos de monstruos marinos, que abarcan desde la costa norte de Gales hasta la bahía de Liverpool. Lo que afirmó el capitán alemán bien podría ser verdad”. “Es fantástico ver cómo el primo marino de Nessie (el monstruo del Lago Ness) contribuyó en la guerra; incluso logró hacer daño sin que hubiese víctimas”.Peter Roper, que forma parte del proyecto Western Link de la mano de ScottishPower, afirmó: “Las imágenes que recibimos de los escáneres submarinos tienen un detalle increíble pero obviamente debemos conocer qué es lo que hay más allá antes de empezar a colocar el cable. Debo reconocer que este es el descubrimiento más extraordinario que he conocido desde que trabajo en la construcción de líneas eléctricas.

Sónar del submarino

“La historia que hay detrás del submarino también es fascinante. Probablemente, yo me incline por la opinión de los historiadores que creen que la captura del buque fue mucho más sencilla que un ataque de un monstruo marino. “Un monstruo marino atacó mi submarino”, quizás sea una de las excusas más extravagantes de todos los tiempos. Afortunadamente todavía no hemos tenido ningún incidente sanitario o de seguridad relacionado con un monstruo”.Graham Edwards, que forma parte de Western Link de la mano de National Grid, comentó: “El proyecto “Western Link” es muy importante para el Reino Unido y ha exigido una planificación muy cuidadosa en todos los aspectos pero, en concreto, en la instalación de los cables de alto voltaje en el mar, donde estamos realizando un gran esfuerzo para minimizar el impacto en el medio ambiente. En esta fase de construcción, estamos teniendo mucho cuidado con la arqueología, tanto en tierra como en el mar, y siempre resulta interesante registrar un hallazgo importante y ayudar a aportar luz sobre nuestra historia (sobre todo cuando se trata de un relato como este)”.

El cable submarino tiene una longitud de aproximadamente 385 kilómetros, siendo el más largo de este tipo en el mundo y, cuando esté colocado, funcionará desde la bahía de Ardneil en North Ayrshire (Escocia) hasta la península de Wirral en el noroeste de Inglaterra.El pecio del submarino se encuentra a aproximadamente 120 metros al noreste del centro del trazado previsto para el cable, frente a la costa de Stranraer. El estudio muestra que el buque está prácticamente intacto y tiene una longitud de 45 m con escombros esparcidos por la popa.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »